El Absurdo y Perjudicial Desempeño de la Corte

Victoria Arana

Victoria Arana

Qué triste e inentendible es presenciar como una Barrera diseñada hace siglos para defender a los colombianos es quien hoy, nos está atacando y exponiendo. Bendita sea la hora que algo o alguien nos salve de esto. Clic para tuitear

Victoria Arana

Muchos estamos con el interrogante, sobre qué sucede con el sólido tribunal de jurisdicción ordinaria, que debe garantizar nuestros derechos, nuestra integridad y nuestra vida, cuando últimamente presenciamos cada uno de los traspiés que se cometen en las altas esferas por nuestros juristas de privilegiada envergadura, sin poder entender, que les da derecho a la perjudicial autoridad; pues están aplicando metodologías que no concuerdan con las normas articuladas y la carta Magna.

Primero Colombia es un estado de derecho donde predomina el interés general sobre el particular, hablamos de un gran número de derechos y de garantías que deben proteger a las mayorías y no favorecer a una minoría en desacuerdo.

Colombia hace alarde de un marco constitucional que protege “supuestamente” todo el ensamblaje al que tiene derecho una vida, un alma, una mente y todas las de los colombianos a la vez… entonces nos surge la pregunta ¿porque estamos recibiendo de la corte decisiones y actuaciones que ante el mundo nos están dejando como un referente de inconstitucionalidad y segundo, nos genera todas sensaciones de inestabilidad, desamparo y temor al sentir que no estamos protegidos por nada ni nadie?

En qué momento este gran, prestigioso, supuestamente idóneo y capacitado ente, empezó a mostrar falencias de conocimiento, distorsiones de la doctrina, alteraciones de la norma, equivocaciones de procedimiento, y absurdos en la sustentación? Acaso no son los más capacitados y estructurados, que bajo altas pruebas de meritocracia y efectividad han logrado escalar para llegar dónde están?

Bueno las preguntas no son lo único grave, si no también lo que estamos viendo: mala administración de justicia, violación de garantías y derechos procesales, falta de ética, desactualización académica, falta de criterio, permeabilidad emocional, una ponderada mezcla entre el aspecto personal político y el ejercicio de administrar justicia, aparte de una escasez de calidades (sobre todo empáticas y humanas) lo cual es demasiado evidente en togados qué deberían ser diestros a la hora de juzgar aforados y garantizar los derechos de un estado.

Tuvimos la oportunidad de ver como una defensa ponía en jaque a una corte y a su vez ver que esta rebotara la responsabilidad jurídica a otra instancia.

Estamos ante la desfachatez de mecanismos dilatorios exagerados y la emisión de decisiones perfectamente rechazables por improcedentes, a las que les caben recursos y no deberían siquiera insinuarse.

las incógnitas que surgen, siguen en el limbo sin esperanza de respuesta, pongo como ejemplo la orden de desarmar (aún sin acto administrativo) la herramienta más necesaria para proteger una comunidad como lo es el ESMAD, ante el peligro del vandalismo cuando bien sabemos qué debe prevalecer la seguridad de todos los ciudadanos, la integridad física de una red material y humana que conforma el tejido social, del cual depende la comunidad, y ésta se pone en riesgo a merced de las protestas.

No debería ser un problema para el ministerio de justicia el desacato, pues el ESMAD es el escuadrón móvil antidisturbios de seguridad ciudadana que garantiza el respeto a la integridad física y general,  de la población civil en cambio los protestantes en un 90% son vándalos qué hacen uso de armas letales de fabricación casera, para atacar a la autoridad y a la comunidad… entonces quién nos va a defender ante las papas bombas, las Molotov, los vectores lesivos, los elementos contundentes como piedras ladrillos, adobes, quien va  a garantizar el bienestar de la infraestructura que beneficia al ciudadano si no tenemos un equipo preparado y dotado de los mecanismos  necesarios para defender a inocentes e indefensos ajenos a las protestas?

Qué va a ser de nosotros si es el ESMAD de la Policía nacional está maniatado, limitado, mutilado y con él, la población civil, ante las agresiones de una minoría de vándalos con una coraza llamada “DERECHO A LA PROTESTA” cuando las decisiones de la corte nos dejan como tortugas sin caparazón? ¿entonces quién podrá defendernos?

Qué triste e inentendible es evidenciar como una Barrera diseñada hace siglos para defender a los colombianos es quien hoy, nos está atacando y exponiendo. Bendita sea la hora que algo o alguien nos salve de esto, mientras tanto las incógnitas seguirán siendo parte de una iniciativa nuestra, para recurrir a la lucha contra el terror, el caos o la izquierda (todos son lo mismo), porque, aunque según las leyes, sepamos cual es del derecho de las cosas, tenemos una corte con decisiones “convenientes” que las burla.

Victoria Arana
Acerca de Victoria Arana 7 Articles
Victoria Arana hija de cafetero con mamá santandereana, Criada, moldeada y terminada en el departamento de Quindío, mi tierra del ama que amo. Soy abogada penalista y criminóloga, pero en mi primera profesión soy Gerontóloga de la universidad del Quindío, músico, vocalista compositora, Me dedique durante años a la música paralelo a mi actividad como estudiante de derecho y apoderada de víctimas, con experiencia en canales de tv como rcn y caracol, amante y defensora acérrima de los animales, finalmente hoy dedicada a la abogacía que me encanta; siempre caracterizada por mi manera directa de decir las cosas, así mismo prometo ser muy objetiva y concreta para el parche del capuchino.