El caos, gasolina para llegar al poder

Aldumar Forero Orjuela

Aldumar Forero Orhuela
No puede ser alguien presidente de Colombia aquel que tenga como estrategia convocar masas para que estas pierdan el norte del progreso y se enfoquen en satisfacer los deseos de un político desmovilizado Clic para tuitear
Aldumar Forero Orhuela

Los últimos hechos de orden público ocurridos en Bogotá y varias ciudades y municipios de Colombia han hecho ver a parte de la acción de la policía y de la ciudadanía el talante moral de los líderes políticos del país. La muerte de un abogado en manos de algunos policías en una clara infracción por parte de ellos al honor de la institución violando un derecho que se presume inalienable como lo es la vida pareció que fue la gota que rebozó la copa.

Sin duda alguna, todos los colombianos rechazamos de plano el abuso de fuerza de estos policías que lamentablemente resultó en la muerte de Javier Ordoñez, es deber de la Fuerza Pública velar como lo menciona el articulo 2 de la Constitución Política de Colombia que a letra dice: “Las autoridades de la República están instituidas para proteger a todas las personas residentes en Colombia, en su vida, honra, bienes, creencias, y demás derechos y libertades, y para asegurar el cumplimiento de los deberes sociales del Estado y de los particulares”.

Por supuesto que la ciudadanía tiene el derecho y además el deber de protestar y más en estos casos, pues se manifiesta el individuo para que haya cumplimiento de la ley y respeto a la dignidad humana como muchos lo hicieron, pero cabe señalar que lo que parecía protesta en rechazo por la muerte de un ciudadano se convirtió en la escusa de un sector político para avivar ánimos y enfrentar a la población.

Hechos como quemar buses de transporte público, asaltos a mano armada a ciudadanos del común, golpear sin ninguna compasión a la policía me parece que en vez de protesta y/o manifestación es una clara imagen de vandalismo y criminalidad. De esta manera quiero dejar claro en este punto que los criminales son únicamente los que atentan contra la Fuerza Publica y los bienes de todos los colombianos. Es que es imposible que se haya llegado a extremos imperdonables ante la ley de que la única forma (si es que a esto se le puede denominar forma) de protestar sea a través de la violencia; además es paradójico por decirlo menos, pues el objetivo era manifestarse contra la violencia brutal e injustificada, pero muchos lo hicieron a través de la violencia que tanto dicen rechazar.

Pero los saqueos, la destrucción de bienes públicos, el irrespeto por la autoridad, el llegar al limite de atentar contra la vida de otras personas no es gratis, para que se cometieran hechos tan lamentables como los registrados en Bogotá el pasado 9 de septiembre tuvo que haber una orden con antelación, la destrucción de Centros de Atención Inmediata (CAI) de la policía en diferentes puntos de la ciudad y bajo el mismo modus operandi no es posible sino mediante una convocatoria. En la modernidad ya no se necesitan reuniones para planear algo, y mucho menos por parte de políticos, las redes sociales son la principal fuente de convocatoria de lideres para dirigir a sus seguidores. Qué peligro que no se sepa manejar adecuadamente la tecnología.

En todo esto no existe más que un responsable, en cabeza del líder de la oposición que sin ton ni son y sin ninguna preocupación atiza desde su cuenta de Twitter el caos y el desorden, no es más que recordar que si se adiciona gasolina al fuego, este crece y crece sin control. Es evidente que este tipo de “lideres políticos” utilizan la anarquía como forma de oposición para desestabilizar el gobierno de turno como también el trampolín para llegar al poder. Colombia debe visualizar el futuro, es imperativo que estas fuerzas políticas que de esto no tienen un pelo más bien son fuerzas del caos no lleguen al poder haciendo pelear al pueblo, no puede ser presidente alguien que utiliza las necesidades de la ciudadanía para hacerlas enfrentar entre si y en consecuencia haya muertos. No puede ser alguien presidente de Colombia aquel que tenga como estrategia convocar masas para que estas pierdan el norte del progreso y se enfoquen en satisfacer los deseos de un político desmovilizado.

Es cierto que Colombia tiene muchos problemas, y ahora con la pandemia y el resultado negativo sobre la economía estos se incrementaron, por eso hago un llamado a todos los colombianos, que si bien tenemos que protestar no hagamos caso de los mensajes incendiarios de políticos que solo buscan su interés particular. Rechacemos la violencia de todos los lados, pero mantengamos firme la defensa de la institucionalidad que es lo que mantiene a una democracia firme y que la ayuda si hay problemas a resolverlos.

Adenda: Una democracia se construye sobre la base del respeto por los Derechos Humanos al igual que la instauración de la ley y el orden.

Aldumar Forero Orjuela
Acerca de Aldumar Forero Orjuela 32 Articles
Aldumar Forero Orjuela, nací el 12 de noviembre de 1998 en Bogotá D.C., estudiante de Economía de la Universidad de la Salle. Egresado del colegio Externado Porfirio Barba Jacob de Bogotá, de este colegio soy Bachiller Técnico. Durante mis últimos años de bachiller trabaje en prácticas como "asesor" contable en la misma institución académica; técnico en Asistencia Administrativa. Miembro activo del grupo más grande de jóvenes en Colombia en materia política, Universitarios del Centro Democrático (UNICD). Mi pasión la política de mi país, mi interés la coyuntura mundial.