El cóctel de los bandidos

Aldumar Forero Orjuela

Aldumar Forero Orjuela
Lo que está pasando con la izquierda no es un juego, es en serio y debemos cuidarnos de sus envenenadas “propuestas”, recordemos que aquel que utiliza la muerte como medio es porque le gusta la muerte como fin Clic para tuitear
Aldumar Forero Orjuela

Iván Cepeda o Don Iván, José Luis Barceló, Cesar Reyes, políticos fracasados, FARC y otros son los principales autores de un proyecto criminal dirigido a desestabilizar las instituciones de Colombia, algunos magistrados de la Corte Suprema de Justicia utilizaron ese cargo para perseguir, intimidar y calumniar a un sector político de la sociedad, ellos no estaban cumpliendo con un mandato constitucional y legal, estaban actuando por intereses particulares, politiqueros y electoreros a favor de una minoría política.

Solo en Colombia las Altas Cortes tenían como magistrados a corruptos y delincuentes, solo en Colombia en un momento la justicia actúo en función de dádivas para perseguir a los ciudadanos, solo en Colombia desde la presidencia en su momento negoció el Estado con los criminales, solo en Colombia algunos tuvieron la osadía de enfrentar  al establecimiento para que los enemigos de la nación tuvieran notoriedad y toda la impunidad. Esto es una tragedia inimaginable.

Son tan ruines y criminales algunos que, fueron capaces de utilizar la majestad de la justicia para perseguir en su buen nombre a una persona, utilizaron la Constitución como medio de interpretación para no aplicar la ley y aplicar las intenciones políticas malvadas de estos; los bandidos no eran del común si lo fuera sería algo “normal”, pero los bandidos surgieron de las Altas Cortes, de donde se supone se administra justicia con la mayor objetividad e imparcialidad para cuidar la salud de la República, esto en Colombia NO existe y en consecuencia transgrede los derechos de los ciudadanos.

Lo que se vive en Colombia en materia política que es desesperante y a la vez preocupante tiene un génesis, todo lo del “Cartel de la Toga”, las FARC envalentonadas y haciendo política impunemente, lideres de izquierda a través de marullas inventando testigos, otros diciendo que el Estado colombiano TODO merece cambiar se debe a los Acuerdos de La Habana hechos por el tartufo Santos con la banda criminal más grande del mundo. En los Acuerdos está estipulado el modus operandi con que se debe manejar el poder en el país, no es gratis que se esté proponiendo eliminación de las Fuerzas del Orden, que se ponga trapisondas a las políticas para erradicar los cultivos ilícitos y una estrategia organizada en las ciudades para generar caos y terror.

Entonces hay una directriz desde Cuba para acabar todo vestigio de institucionalidad en Colombia e imponer una estructura política, social, económica y hasta cultural que tenga incluido los intereses de FARC, izquierda radical y otros para acabar con el país. Esto que digo no es mentira, como tampoco es un mensaje de miedo, es la realidad y la estamos viendo; no es mentira que le pongan palos a la rueda para erradicar cultivos ilícitos que son insumo para las drogas, tampoco es mentira que desde la justicia se haya planeado un complot para perseguir a una persona como tampoco lo es el surgimiento de “lideres” que basan sus campañas utilizando los desastres del país. Además esto no es aislado, si lo fuera entonces no habría tanta incertidumbre.

En el proceso contra el gran colombiano, Álvaro Uribe Vélez, no está solo la Corte Suprema de Justicia en persecución ilegal, está también algunos políticos que antes utilizaron la figura de Uribe para escalar en cargos públicos y ahora se hacen las víctimas, como Eduardo Montealegre y Jorge Fernando Perdomo, que alardean de ser juristas y de ello no tiene  nada cuando ejercen esa profesión, es más, insultan el derecho, la justicia y los buenos modales y principios.

Se inventaron testigos, escenas, novelas, libros, entrevistas para desprestigiar a un gran hombre, utilizaron a un delincuente común como Juan Guillermo Monsalve para inventar cosas que nunca sucedieron y en todo eso asesinaron muchas personas; en el programa de la periodista Vicky Dávila se mostró como todo lo que había dicho Monsalve era falso, todo era mentira lo cual confirma el complot por parte de Cepeda, magistrados y algunos políticos fracasados de la coyuntura nacional. Fueron capaces de ocultarle a país y en consecuencia engañarlo solo para satisfacer intereses particulares en este caso de la izquierda radical colombiana representada en Don Iván y las FARC.

En todo el entramado criminal que surgió de La Habana a través de un Acuerdo espurio está mucha gente, toda con el común denominador de ver a Colombia hecha una ruina que se asemeje a países como Cuba, Venezuela, Bolivia o Nicaragua; un coctel criminal que utilizó los cimientos republicanos para ir en contra de la democracia, las instituciones y los derechos de todos los colombianos. Lo que está pasando con la izquierda no es un juego, es en serio y debemos cuidarnos de sus envenenadas “propuestas”, recordemos que aquel que utiliza la muerte como medio es porque le gusta la muerte como fin.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 385 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo