El de las gafas

RAFAEL GÓMEZ MARTINEZ

@RaGomezMar 

El de las gafas Columna de Rafael Gómez Martínez Clic para tuitear

A qué jugamos con el lenguaje corporal de las gafas.

La expresión hacerse el de las gafas corresponde a un colombianismo cuya interpretación o significado más común y corriente es: Me está debiendo una plata, pero se hace el de las gafas.

Cada gesto que se hace con las gafas demuestra algo de la contraparte, un lenguaje, bien sea en nuestro auto estima o sociabilidad o inseguridad.

En una entrevista de trabajo, por ejemplo, si el entrevistado se quita las gafas demuestra su ansiedad. Al contrario, si no lo hace demuestra su seguridad.

Cuando una persona te mira por encima de las gafas corresponde a una ofensa hacia la contraparte, como diciendo: Usted, de qué me habla.

Las gafas pueden ser parte del atuendo de vestir, así como los sombreros hacen parte de la moda inglesa cuando aparece la carrera hípica tradicional de Ascot.

De tal forma que una imagen vale más que mil palabras.

Eso, lo saben muy bien los políticos de izquierda.

Yo, siempre me pregunté qué era lo que Piedad Córdoba escondía debajo de ese turbante. ¿Cuántos turbantes tendrá Piedad Córdoba? O el por qué Iván Cepeda no se afeita llevando una barba estilo Che Guevara, aquel personaje oscuro y sangriento de la revolución de Fidel Castro. Vemos a Claudia Nayibe en Bogotá, siempre con un foulard muy elegante en su cuello y un saco verde. A falta de ideas, bueno es un foulard.

Vemos a Claudia Nayibe en Bogotá, siempre con un foulard muy elegante en su cuello y un saco verde. A falta de ideas, bueno es un foulard. Clic para tuitear

Desde que apareció Santrich en la escena, siempre se vislumbra una constante en su forma de presentarse ante la opinión pública.

Sin embargo, a beneficio de la duda, lo de las gafas oscuras corresponde, no solo a un aspecto mediático. Al parecer, presenta una disminución progresiva de su agudeza visual.

Desde el primer día Santrich sabía a qué jugaba con sus gafas.

Recordemos, por ejemplo, al preguntarle sobre si existía la posibilidad de resarcir a las víctimas del conflicto, sin quitarse las gafas en un gesto de arrogancia, aduciendo a un famoso bolero que se escucha en las tiendas de la Habana, respondió: Quizás, Quizás, Quizás. Riéndose del pueblo colombiano y de las víctimas.

Cuando fue detenido por agentes de la Fiscalía General de la Nación por cuenta de la negociación de unas cuantas toneladas de droga a los Estados Unidos, se hizo el de las gafas cuando le estaban leyendo su orden de captura, con la cabeza mirando hacia el piso. Solicitó una silla de ruedas, siempre con su pañolón de color rojo.

No contento con lo anterior, cuando salía de la FGN tras la orden de liberación por cuenta de la Corte Suprema de Justicia, tras uno de los episodios más vergonzosos de la justicia colombiana en todos sus frentes de lucha, Justicia Especial para la Paz, Consejo Nacional Electoral, todo en menos de 48 horas; vuelve aparecer con sus gafas negras, su silla de ruedas,  triunfante, arrogante.

Al parecer, el único momento en el cual Santrich no se estaba haciendo el de las gafas fue cuando estaba negociando el envió de droga a los Estados Unidos.

Como tampoco se hizo el de las gafas cuando recibió su primer cheque como congresista: Más de $14 millones por asistir a las pocas sesiones a las cuales tuvo acceso.

No, se tiene claridad si ya lo cobró.

Antes, con Claudia Nayibe en el decadente Congreso de la República, se hubiera producido un escándalo mediático si algún congresista del Centro Democratico hubiera cobrado semejante sueldo con tan pocas sesiones.

Pero, yo, con $14 millones de pesos en el bolsillo no me haría el de las gafas. Lo primero que haría sería ir al banco, cobrarlo en efectivo e irme de parranda con mis amigos.

De tal forma que aparece con su compañero de lucha Márquez y el paisa, de pie, sin sillas de ruedas, en un riachuelo fronterizo con Venezuela con sus gafas, riéndose de nuevo del pueblo colombiano.

Entonces, nos daremos de cuenta como dicen en Boyacá, que Santrich no solamente se hace el de las gafas, sino que, además, no estaba muerto como cantaba Héctor Lavoe. Andaba de parranda con Márquez.

La arrogancia y las burlas de Santrich al pueblo colombiano continuarán, sin lugar a duda.

Su novela está lejos de concluir. O, cerca. Porque al mejor estilo de la escritora Agatha Cristy, por donde menos se espera, saltará la liebre.

Al Chapo Guzmán se le acabó su chistecito cuando terminó en una celda de por vida en los Estados Unidos.

Santrich lo sabe. Es a lo que más teme. Por eso, tal vez, se hace el de las gafas.

Como dicen en Boyacá, que Santrich no solamente se hace el de las gafas, sino que, además, no estaba muerto como cantaba Héctor Lavoe. Andaba de parranda con Márquez. Clic para tuitear

Puntilla: No hay peor ciego que el que no quiere ver

Rafael Gomez Martinez
Acerca de Rafael Gomez Martinez 69 Articles
Magíster en Comercio Internacional Universidad Sergio Arboleda. Docente universitario en las áreas de micro, macro economía, economía internacional, pensamiento económico, comercio internacional en las Universidades: Sergio Arboleda, UDCA, San Buenaventura, San Martín, Jorge Tadeo Lozano. Asesor en procesos editoriales, comercio exterior y finca raíz. Columnista de opinión en El Nuevo Siglo desde 1995.