El deshielo de Petrosky

J. Sebastián Gutiérrez Herrán

@SebastianGutih1 

El deshielo de Petrosky Columna de J. Sebastián Gutiérrez Clic para tuitear

En los tiempos del telón de acero, pocos años después de culminada la segunda guerra mundial, y en pleno Socialismo real  Stalinista se preparaba la unión soviética para asumir nuevos procesos coyunturales en su historia. Corría el 5 de marzo de 1953, cuando la noticia de la muerte del tenaz líder recorría simultáneamente la estepa y toda la pangea que formaba la federación socialista, en occidente también entre festejos hizo eco la noticia, entre zozobra y felicidad el mundo expectante aguardaba por cambios significativos para el enorme terruño en ese momento dirigido por lo que a mi concierne ha sido la peor experiencia de Estado-Nación moderno en la historia de la humanidad, la terrible Unión soviética. 

“El deshielo de Jrushchov”, como se conoce ese fenómeno dentro de la Historia de la URSS fue ese periodo de transición del Socialismo real encabezado por el terrible Stalin a un socialismo menos represivo, sin censura (o no tan tacita y palpable) a los artistas, escritores y algunas formas de oposición política; pasar entonces de ese tempano erguido de hielo a un estado de la materia menos solidificado y estrechamente entrelazado por los átomos que la mantiene, en términos del sociólogo Zygmund Bauman un estado más “liquido” más Light. Debo aclarar que entre comillas porque claramente su forma de Estado, leyes y demás configuraciones sociales no apuntaban directamente a las libertades y bondades similares  las del mundo occidental y la democracia Liberal. 

Es esta columna entonces un paralelo descarnado e incompasivo, íntimamente satírico ya que se busca cotejar un proceso histórico de la cortina de hierro con un simple político Colombiano que se muestra como un Humanista cálido con tintes de socialismo utópico muy ilustrado, similar a los socialistas previos Marx, muy Saintsimoniano y reflexivo, pero que en sus ahíncos internos no es más que un sanchesco dictador merodeador de un poder absoluto, como la mosca a la mierda o como el dulce al niño goloso. 

Dicho de otra manera el Doctor Gustavo Petro por los últimos de días de pandemia apocalíptica está viviendo su deshielo, consiente o inconscientemente, ha pasado de ser ese triste personaje crítico del sistema, saboteador, boicoteador a entrar en razón en algunas perspectivas y opiniones quizá fruto del momento que histórico que se afronta, o quizá producto de añoranza de fármacos psiquiátricos, vaya uno a saber.  

El hecho claro es que el mencionado y distinguido dirigente político ha tomado un actitud lasciva, suave, hasta en cierta medida respetuosa por las medidas que ha tomado el gobierno actual de Colombia en cabeza del doctor Iván Duque Márquez, quien ha tomado una seria de medidas, a trasvés de decretos, unas pertinentes decisiones para mitigar la contingencia del momento. La pregunta considerable acá es: se está suavizando Petro?, le está llegando algo de humanismo no de partido sino de situaciones reales como las que vivimos o simplemente estamos viviendo un deshielo de Petrosky? 

J Sebastian Gutierrez Herran
Acerca de J Sebastian Gutierrez Herran 70 Articles
Padre de Viko, nieto de Flaminio Herrán. Caldense por fortuna de Dios; Padre Manizaleño y Madre del oriente de Caldas. Coaching en Trabajador Social empresarial y organizacional. Tres años de experiencia laboral en el sector privado y un año en proyectos del sector público. Aficionado amateur de la filosofía-política, la Historia, la sociología el Derecho. Me gusta el cine clásico de John Wayne, Ford y Clint Eastwood. Amante de la música de Vikernes, Piazzolla y Antonio Aguilar.