El efecto Pastrana

César Augusto Betancourt Restrepo

César Augusto Betancourt Restrepo

@C88Caesar 

El efecto Pastrana Columna de César Augusto Betancourt Restrepo Clic para tuitear

En general, la historia ha sido un poco dura con Andrés Pastrana, especialmente por su fallido intento de paz con las Farc en el Caguán y por las crisis de gobernanza y económicas que hicieron eco en la memoria de los colombianos.

Se escuchó del ruido de sables, de la eventual moción de censura al entonces Ministro del Interior, Néstor Humberto Martínez, de sus innecesarios viajes al exterior, y otro sin fin de dificultades que nos dejan una no muy buena imagen en la memoria colectiva del exmandatario.

No obstante, recordemos que la gran crisis institucional que tenía el país, venía de Gobiernos anteriores que dejaron infiltrar a las mafias, a los paramilitares y a los guerrilleros, en todas las instancias del poder y en las instituciones democráticas. Lidiar con una realidad así merecía tacto con guantes de seda, pero decisión.

Para esa época el Estado era considerado fallido, pues colapsaban todas las instituciones y la inseguridad se palpaba en el día a día. Los narcoterroristas consideraron que les había llegado el momento de tomar el poder por la vía armada, pues su capacidad económica producto del narcotráfico era de una dimensión incalculable.

Gracias a la gestión de Pastrana, la comunidad internacional pudo entender que en Colombia no había una guerra civil sino la amenaza terrorista proveniente de diferentes actores como las AUC, las Farc y el ELN.

Gracias a la gestión de Pastrana, la comunidad internacional pudo entender que en Colombia no había una guerra civil sino la amenaza terrorista proveniente de diferentes actores Clic para tuitear

Se evidenciaron además las terribles violaciones al Derecho Internacional Humanitario que cometían este tipo de grupos terroristas, que llevaban una guerra asimétrica contra el Estado, financiados todos por el narcotráfico, mientras en el país no había ni los recursos ni la tecnología para combatir esta amenaza, entonces surgió el Plan Colombia, la semilla de lo que después sería la Seguridad Democrática.

Pastrana entendió que para vencer a las Farc no solo había que derrotarlas (por las vías de las armas o del diálogo) sino que tenía que deslegitimarlas ante el mundo, y por eso, gran parte de su agenda, la dedicó a viajar y a hacer lobby para mostrarle la realidad de lo que acontecía en Colombia.

Y también, por paradójico que suene, su más grande derrota fue también su mayor victoria, pues al fracasar los diálogos con las Farc, no solo le demostró al mundo y a los colombianos que esa guerrilla terrorista no tenía intenciones de paz, y le quitó el velo de grupo beligerante para mostrarlo como lo que siempre ha sido, terrorismo puro y duro financiado por el narcotráfico, el secuestro, la extorción y otras modalidades criminales.

Al final Pastrana salió golpeado por la opinión pública, sin mayor poder político y con el apoyo de muy pocos, pero su gestión dio frutos en la Presidencia de Álvaro Uribe Vélez.

Hoy por hoy, la historia es más o menos la misma.

Venimos de un Gobierno corrupto, que dejó un gran desbarajuste económico e institucional, con un grave problema de autoridad, y con la izquierda comunista infiltrada hasta en los tuétanos de Tutina, y quien paga los platos rotos ante la opinión y los medios es Iván Duque, y no el causante de la casi hecatombe que goza de un inmerecido Nobel.

Venimos de un Gobierno corrupto, que dejó un gran desbarajuste económico e institucional, con un grave problema de autoridad, y con la izquierda comunista infiltrada hasta en los tuétanos de Tutina, Clic para tuitear

Ojalá el país vea un poco más allá, y al final Duque remonte en popularidad y apoyo parlamentario para llevar a cabo las grandes reformas que necesita el país, pero mientras sigamos viviendo el tan Millenial YA y AHORA, no tendremos ni pasado, ni futuro.

César Augusto Betancourt Restrepo
Acerca de César Augusto Betancourt Restrepo 44 Articles
Soy Profesional en Comunicación y Relaciones Corporativas, Máster en Comunicación Política y Empresarial. Cordovista hasta los tuétanos, ciclista amateur enamorado de Medellín y admirador de Oscar Wilde, Freddy Mercury y Salvador Dalí. Escribo con alma, vida y sombrero. #DogLover #MejorEnBici