El Fin De La Historia Está Cerca

Luis Felipe Arango P

@luchoap 

El Fin De La Historia Está Cerca Columna de Luis Felipe Arango P Clic para tuitear

Hace unos años tuve oportunidad de conversar con un amigo de origen Húngaro,  quien me decía que su abuelo se llamaba Atila. Pregunté, horrorizado, que como se les ocurría llamar así a un niño considerando que Atila era un monstruo que asoló Europa y de quien se decía que la hierba no volvía a crecer donde quiera que posaba la planta de su pie.

El sonrió y me dijo: “Esa es la percepción que tienen en Europa occidental y que ustedes los suramericanos adoptaron, pero la realidad es que Atila, Rey de los Hunos, en Hungría es un Héroe y su memoria es perpetuada por generaciones en miles de niños magiares que llevan su nombre.”

Probablemente en esas lejanas tierras el nombre de los emperadores romanos,  de Carlomagno o de Napoleón es una considerado políticamente incorrecto…

En mi juventud fui un gran lector. Leí muchísimo de historia sobre todo historia de Colombia, Estados Unidos y Europa, principalmente Inglaterra, Francia y España

Si algo aprendí de mis lecturas, es que cada quien da su versión de la historia de acuerdo a cómo le va en ella y que diferentes versiones coexisten. Esto está llegando a su fin: Hoy, con la proliferación de las redes sociales y los medios audiovisuales, la coexistencia de las diferentes versiones de los hechos se está acabando y, dicho sea de paso, el registro de los hechos es cada vez mas riguroso ya que los medios audiovisuales dan un mayor soporte que los registros meramente escritos.  Por decir algo: nadie podrá disputar en el futuro la caída de las torres gemelas…

Si algo aprendí de mis lecturas, es que cada quien da su versión de la historia de acuerdo a cómo le va en ella y que diferentes versiones coexisten. Clic para tuitear

La historia está sustentada en el versión escrita de los recuerdos del historiador. Algo así como las actas que levantamos de las reuniones de cuerpos colegiados… Esto es tan evidente que en la época de la guerra fría vimos cine americano y cine soviético que mostraban los mismos hechos desde diferentes perspectivas, y parecían historias diferentes a pesar de referirse al mismo suceso histórico.

Se conoce como prehistoria el periodo de la humanidad anterior a los documentos escritos. La historia comienza cuando la escritura aparece. Y ahora que el medio escrito esta siendo desplazado por los medios audiovisuales, yo me atrevo a hablar de la llegada de la posthistoria.

De un tiempo para acá en Colombia y el mundo se ha vuelto usual la frase estar en “el lado correcto de la historia” y personajes como Churchill y otros, hablan de que “La historia la escriben los vencedores”.

Lamento decirles que eso cambiará en los nuevos tiempos de la posthistoria. El recuento de los hechos va a estar tan bien documentado y registrado, que habrá poco margen para apreciaciones particulares acerca de como ocurrieron los hechos. La posthistoria no tiene un lado correcto, son hechos escuetos e irrefutables.

“Cada quien habla de la feria como le va en ella”, dice el adagio popular. Lo mismo pasa con la posthistoria vencedores y vencidos, darán su opinión, versión y juicio de valor particular sobre  los hechos registrados, y no harán el recuento de los hechos como los recuerdan, sino como son.

El recuento de los recuerdos es como funcionaba la historia. La posthistoria hace el recuento de hechos irrefutables. Esto es cada vez mas cierto, si además consideramos los grandes avances de la Inteligencia Artificial, que junto con la Big Data, darán elementos de mayor precisión a estos registros.

Las apreciaciones subjetivas de cada quien sobre los hechos serás válidas, en ejercicio del sagrado de derecho a la opinión, pero los hechos mismos serán cada día más irrefutables.

Lo vivimos ya en Colombia, con los lamentables episodios de Petro y el fiscal Bermeo con dudosos fajos de billetes…

La función del historiador cambiará, y será más la de un sociólogo o psicólogo que dará interpretaciones acerca de las motivaciones, causas y efectos de los sucesos registrados. Los juicios de valor versarán sobre la justificación, perjuicios y beneficios de los hechos registrados y no sobre los hechos mismos, como ha sido a la luz de la historia.

En lo sucesivo es crítico que los actores de la posthistoria: gobernantes, lideres religiosos, lideres sociales, artistas y personajes públicos en general, documenten las razones que los llevan a actuar, para que después el posthistoriador, y la opinión pública, puedan formarse un verdadero criterio, acerca de lo acertado o no de sus acciones y emitir el juicio de valor sobre sus actos.

A diferencia de la historia, la posthistoria no tendrá como fin el registro los hechos como memorias, sino que se ocupará de asignarles su valor, beneficio o perjuicio, para la sociedad en general.

A diferencia de la historia, la posthistoria no tendrá como fin el registro los hechos como memorias, sino que se ocupará de asignarles su valor, beneficio o perjuicio, para la sociedad en general. Clic para tuitear

La función del personaje posthistórico, más que nunca será la de brindar valor a la sociedad, y la función del posthistoriador será la de verificar y cuantificar el valor aportado, si es que lo hay…

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras

Medio de comunicación y opinión alternativo

Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 466 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo