El General crucificado

César Augusto Betancourt Restrepo

César Augusto Betancourt Restrepo

@C88Caesar

El General crucificado Columna de César Augusto Betancourt Restrepo Clic para tuitear

Cuando el Presidente Pastrana consiguió los recursos del Plan Colombia, y logró incluir a las Farc dentro de la lista de grupos terroristas, fueron los Generales Tapias, Velasco y Mora, los que transformaron esa ayuda internacional en golpes contundentes contra las estructuras criminales de la guerrilla comunista.

Esto se debe a que en un inicio, los recursos del Plan Colombia no contemplaba operativos contra las Farc, pero tanto Tapias como Mora insistieron de manera vehemente en fortalecer las Fuerzas Militares para debilitar al grupo terrorista. En pocas palabras, los Generales Tapias, Velasco y Mora le dieron vida al Plan Colombia.

Este triunvirato de Generales transformaron los dineros en ejecución de recursos y estrategias de combate, y particularmente, Mora se dio la pela para que las aeronaves tuvieran un papel mucho más protagónico y le dieran más capacidad operacional a las Fuerzas Militares en la lucha contra el terrorismo.

Los resultados fueron contundentes, especialmente en la época de la Seguridad Democrática, en la que el grupo narcoterrorista sufrió sus bajas más importantes y debilitó tanto a las Farc, que se llegó a hablar de la derrota militar.

Álvaro Uribe nombró a Jorge Enrique Mora Comandante de las Fuerzas Militares en reemplazo del General Tapias, y se posesionó al tiempo con la entonces Ministra de Defensa, Marta Lucía Ramírez, y durante este periodo, ejecutó con éxito la primera fase del Plan Patriota que buscaba recuperar las zonas urbanas y las vías de comunicación contra la influencia ejercida por grupos terroristas, lo que sería un plan angular en la política de Seguridad Democrática.

Tal vez por esos mismos logros y por el gran prestigio que tuvo el General Mora en su momento, tanto ante la sociedad civil como ante la tropa, fue que Santos se aprovechó de su capital moral y lo nombró como negociador y representante de las Fuerzas Militares en la mesa de diálogos con las Farc.

Por el gran prestigio que tuvo el General Mora en su momento, tanto ante la sociedad civil como ante la tropa, fue que Santos se aprovechó de su capital moral y lo nombró como negociador Clic para tuitear

Lo que no sabía Mora Rangel era que Santos lo estaba utilizando para legitimar unos diálogos en la que habían dos mesas, una fachada y otra real, en la que lo excluyeron de los temas importantes relacionados al Ejército, la JEP y lucha contra el narcotráfico.

Mora se dio cuenta de que estaba haciendo el papel de idiota útil, e intentó renunciar en tres ocasiones diferentes, no obstante recibió presiones tanto del Gobierno como de los Generales en servicio activo para que no dejara la mesa, entonces surgieron las crisis, ya que Santos, para seguir exprimiendo el capital moral de Mora, lo saca de la mesa y lo pone a hacer talleres pedagógicos en todas las guarniciones de Colombia, lo que impulsó la renuncia de los asesores del otrora Comandante General de las Fuerzas Militares.

El contralmirante Luis Carlos Jaramillo Peña y los generales Ricardo Rubianogroot y Víctor Álvarez Vargas, miembros de la Reserva Activa de las tres Fuerzas Militares decidieron renunciar a sus cargos en la Habana, lo que le trajo una gran crisis de credibilidad a la mesa de negociación.

El papel y la imagen del General Mora quedaron muy relegados y salió por un tiempo de la vida pública, hasta que una carta en el 2017, criticando la implementación del acuerdo lo puso nuevamente en el ojo del huracán.

Para ese entonces Mora sabía que Juan Manuel Santos lo había hecho cargar su propia cruz, y que el mismo sátrapa Presidente lo clavaría en el Gólgota de la opinión pública, pero pese a eso, se atrevió a alzar su voz de protesta junto con otros miembros de la Reserva Activa de las Fuerzas Militares.

Pero con el General crucificado, Santos aseguraba que cualquier crítica careciera de valor y lo podía vender como una “paranoia uribista”, y así fue como un Presidente ególatra y tramposo, acabó con la honra de un verdadero héroe de la patria.

No obstante, vale decir que el Presidente de Acore, el General Ruiz, ha venido explicado desde el 2017 que al General Mora lo engañaron, lo manipularon y lo usaron para darle vida a unos acuerdos que pretendían poner a una guerrilla terrorista derrotada en el Congreso de la República, para legitimar una lucha de clases y los miles de asesinatos  y vejámenes que esos bárbaros cometieron.

Las cosas no han cambiado mucho después de tantos años, crucificaron al bueno, y los malos obtuvieron su premio, incluyendo un Nobel.

Las cosas no han cambiado mucho después de tantos años, crucificaron al bueno, y los malos obtuvieron su premio, incluyendo un Nobel. Clic para tuitear

A final será la historia la que juzgue los errores y aciertos del General crucificado.

César Augusto Betancourt Restrepo
Acerca de César Augusto Betancourt Restrepo 45 Articles
Soy Profesional en Comunicación y Relaciones Corporativas, Máster en Comunicación Política y Empresarial. Cordovista hasta los tuétanos, ciclista amateur enamorado de Medellín y admirador de Oscar Wilde, Freddy Mercury y Salvador Dalí. Escribo con alma, vida y sombrero. #DogLover #MejorEnBici