El “gobierno de transición”, el futuro y el coronavirus.

Fernando Orjuela Galeano

Fernando Orjuela

@PoliticaPuntual

El “gobierno de transición”, el futuro y el coronavirus Columna de Fernando Orjuela Galeano Clic para tuitear

Si algo nos tiene que preocupar a los que amamos a nuestra patria y a los que queremos que nuestro país tenga como meta, visión y misión, el desarrollo económico de la nación con gran justicia social, son los resultados que puede generar el coronavirus en nuestra débil estructura social y económica.

Lo más probable es que nos empecemos a acostumbrar al Covid-19, a manejarlo y a protegernos constantemente de él que es lo más importante. Como cualquier virus finalmente la humanidad terminara derrotándolo, ojalá más temprano que tarde, y así la historia lo ha demostrado, pero sus efectos como resultado de las políticas en su manejo por parte de los gobernantes y el equivocado tinte ideológico politiquero que la condición humana le ha sumado a la pandemia sanitaria, nos pueden marcar transformaciones y derroteros muy complicadas de manejar en términos de estructura política, social y económica para todos los países del mundo.

En el caso de Colombia, la frase “gobierno de transición” que gesto el fallido acuerdo de paz del gobierno de Santos, con el discurso de Timochenko como condición para el cumplimiento de los acuerdos, puede tener hoy, como principal aliado para su consolidación, el virus que nos está atacando. 

Si triunfa la tesis de la cuarentena y de seguir prolongándola para evitar el contagio, con su consabido estancamiento económico, los resultados para nuestra economía van a ser catastróficos y con seguridad se consolidará un gran caldo de cultivo, para que el populismo y la demagogia hagan de las suyas ofreciendo lo imposible para solucionar los graves problemas que se puedan generar como desempleo, incremento de la pobreza, hambruna, déficit fiscal, inflación, delincuencia, inseguridad entre muchos otros, por el descriteriado manejo de la pandemia y por supuesto si se quiere seguir encerrándonos a la suerte, para que todo siga funcionando por inercia, dándole la más clara oportunidad para que un gobierno de transición se consolide y arrase en las urnas.

Si triunfa la tesis de la cuarentena y de seguir prolongándola para evitar el contagio, con su consabido estancamiento económico, los resultados para nuestra economía van a ser catastróficos Clic para tuitear

El manejo de la pandemia puede ser incluso injusto, pero no es responsabilidad del gobierno su destino. Cada persona sabrá cómo manejarlo de acuerdo con sus condiciones, sobre todo económicas y de salud. Habrá un grupo de privilegiados, por lo demás muy pequeño que tendrán los recursos suficientes y ahorros para contener el contagio en cuarentena y me alegro por ellos. A este grupo se suman todos los que tienen empleo en el sector público y privado, que con teletrabajo y en cuarentena pueden evitar el contagio. Pero otra es la realidad del país, en Colombia hay cerca de 6 millones de informales de los cuales dependen sus familias y que representan casi el 50% del total de las personas con capacidad de trabajo. A este grupo de personas no se les puede tener en cuarentena y tendrán que salir a trabajar a riesgo de ellos, gústele o no a los gobiernos nacional, regionales y locales. Este grupo junto con los independientes, a los que siempre les toca bailar con la más fea y de los que depende el progreso del país en una proporción muy alta, al lado de los comerciantes y empresarios, les tocara cuidarse, cumplir protocolos estrictos y protegerse muchísimo, pero no se les puede impedir que trabajen. Eso además de ilógico, es improcedente, poco inteligente y puede traerle muchas desgracias en todos los ámbitos al país. 

El presidente Iván Duque debería aprovechar al máximo la trascendencia política del coronavirus, para hacer realidad las propuestas que hizo en campaña, a las buenas o a las malas. Si bien Duque recibió un estado quebrado y con el presupuesto dilapidado por su antecesor, que con sus ministros de hacienda se dedicaron a darle prioridad a la mermelada y a la corrupción con fines oscuros, personales, en contravía del bien común, de la nación, aumentando el déficit fiscal y con endeudamiento desproporcionado sin resultados. El presidente todavía tiene la oportunidad con su juventud e ímpetu de hacer historia marcando derroteros de gran trascendencia para la nación, como implementar la reforma a la justicia, a la JEP y otros, y  ahora más que nunca poniendo en marcha los instrumentos de su economía naranja para el emprendimiento y consolidación del desarrollo económico saliendo a la vanguardia y protección de la economía a como dé lugar en esta pandemia, mientras otros solo piensan en la cuarentena como única y equivocada medida para enfrentar el virus. El que pega primero pega dos veces y los colombianos tenemos la madera para poder hacerlo. 

Las propuestas populistas y demagogas de ayudas y subsidios no solo acaban con la caja del estado, sino que son imposible de sostener en el tiempo, además solo se podrían hacer realidad, si y solo si, si se emiten billetes con su respectiva y devastadora inflación o captando más impuestos que en las actuales circunstancias resultaría muy contraproducente implementar. 

Solo hay un camino para combatir el virus y es reactivando la economía y rápidamente. Además, sería la mejor forma de proteger nuestra democracia y nuestra libertad, de por sí ya muy maltratada y en grave riesgo.

Las propuestas populistas y demagogas de ayudas y subsidios no solo acaban con la caja del estado, sino que son imposible de sostener en el tiempo Clic para tuitear
Avatar
Acerca de Fernando Orjuela Galeano 38 Articles
La Política, el arte, las tertulias y escribir son sus grandes pasiones. La tranquilidad del campo cabalgando y apreciando el ganado es tal vez, lo que mas goza y le da satisfacción, sin embargo una buena conversación es lo que mas lo reconforta, pero sin lugar a dudas lo que mas admira es la inteligencia del ser humano.