El lavadero de crímenes

Aldumar Forero Orjuela

Aldumar Forero Orjuela
Las FARC y Santos alardeaban de ese acuerdo, de que se sabría la verdad y que los responsables irían a pagar, todo eso fue mentira logrando un precedente en la historia de que el crimen en Colombia si paga.… Clic para tuitear
Aldumar Forero Orhuela

A los colombianos nos engañaron con un discurso de la paz, utilizaron la palabra paz para maquillar los horrendos crímenes de las FARC, mal utilizaron un derecho de todos los ciudadanos para beneficiar a un grupo narcotraficante, delincuentes de lesa humanidad que justifican cada día sus crímenes y que por ello les ofrecieron curules en el congreso para que vayan como cínicos a dar catedra de moral.

Si bien es cierto que a todos los colombianos nos utilizaron para hacerle el juego a un desgobierno, se enfocaron en un grupo poblacional que los delincuentes les gustan engañar, a los jóvenes. En el 2016 en las universidades profesores a través de unos lineamientos del Ministerio de Educación obligaron que se impartiera lo que denominó cátedra para la paz, en donde enseñaron todo menos el valor de la paz, se dedicaron a justificar las actuaciones de FARC y lamentablemente muchos jóvenes “compraron” esa idea.

Nunca “enseñaron” a parte de una negociación donde el Estado se daban concesiones a las FARC a diestra y siniestra lo que realmente pasaría en Colombia en materia de la “implementación del Acuerdo”. Acaso los colombianos sabían a ciencia cierta que los más sanguinarios criminales de esta organización delictiva pasarían al recinto de la democracia sin haber pagado un solo día de cárcel. Juan Manuel Santos una vez decía que nunca los máximos responsables de crimines atroces llegarían al congreso y llegaron.

Como tampoco decían la verdad en cuanto a la jurisdicción que daría vía libre para la transición de la guerra a la paz, muchas cosas se dijeron, que los magistrados serian profesionales, imparciales, que tomarían las decisiones en derecho, que ningún crimen iba a quedar en la impunidad, todo absolutamente todo era propaganda mediática, ya desde los escritos del Acuerdo estaba todo planeado. Le denominaron Justicia Especial para la Paz, JEP. Jurisdicción que a lo largo de los últimos años ha mantenido un sesgo político e ideológico en favor del grupo criminal de las FARC. Se han atrevido a exculpar a estos delincuentes con un discurso abominable de que todo se debe hacer por alcanzar la paz.

Estoy seguro de que la inmensa mayoría de los colombianos NO creen en ese adefesio denominado “Acuerdo para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”, y la piedra angular para no estar de acuerdo con ese monstruo es que se creó un tribunal de absoluciones para crimines de las FARC como también en el más grande lavadero de crímenes de la historia reciente de la humanidad. Las FARC y el gobierno Santos alardeaban de ese acuerdo, de que se sabría la verdad y que los responsables irían a pagar, todo eso fue mentira logrando un precedente en la historia de que el crimen en Colombia si paga. Lamentable.

Lo que se hizo en La Habana no fue otra cosa que una reestructuración de la Constitución, para poder pasar los proyectos del Acuerdo tuvieron (los lacayos de Santos, y el régimen castrochavista) cambiar las maneras de votación, atropellando a diferentes congresistas luego pasaron por encima de muchos colombianos. Todo absolutamente todo ese acuerdo trajo consigo la deconstrucción de una sociedad democrática.

Los máximos responsables de crímenes atroces hoy están libres, sin que la justicia los persiga y sin que nadie les pueda decir nada. La JEP terminó siendo un tribunal en donde las FARC se sienten seguros como si estuvieran en casa ya que cuando comparecen – si es que los convocan – no dicen nada, no reconocen los crimines, todo lo niegan y culpan a las personas. Tienen un discurso abominable en que todas las atrocidades que hicieron las justifican con un proyecto político desde la selva, lo peor es que la JEP está ahí para darles la razón.

El grupo narcotraficante FARC – los son toda vez que nunca han pagado por ese delito – se burla de los colombianos y la JEP los secunda, habida cuenta de que para ellos hay crímenes buenos y otros malos, es decir, los crímenes de FARC según la JEP no lo son sino más bien son errores que se realizaron en una supuesta lucha. El cinismo por parte de las FARC es insuperable, pero el cinismo de a JEP es de magnitud escandalosa.

De cuando acá los tribunales de justicia están al servicio de los delincuentes, por qué la sociedad permite esto, el Congreso de la República y el gobierno nacional deben hacer respetar la honorabilidad del sistema judicial, en un país no se puede con la excusa de llegar a la paz atropellando a todo el mundo, diciendo que algunos crímenes son buenos y dejando libre a los delincuentes.

A través de esta columna quiero invitar a todos los lectores a considerar que para el 2022 debemos tener una nueva administración de justicia.

Aldumar Forero Orjuela
Acerca de Aldumar Forero Orjuela 36 Articles
Aldumar Forero Orjuela, nací el 12 de noviembre de 1998 en Bogotá D.C., estudiante de Economía de la Universidad de la Salle. Egresado del colegio Externado Porfirio Barba Jacob de Bogotá, de este colegio soy Bachiller Técnico. Durante mis últimos años de bachiller trabaje en prácticas como "asesor" contable en la misma institución académica; técnico en Asistencia Administrativa. Miembro activo del grupo más grande de jóvenes en Colombia en materia política, Universitarios del Centro Democrático (UNICD). Mi pasión la política de mi país, mi interés la coyuntura mundial.