Ni nuevo, ni liberal: Nada le han aportado al país esos zánganos de los GALÁN PACHÓN, a lo largo de unos 23 años de usufructuar el poder en beneficio propio. ¡Deberían de sentir vergüenza estos galanes! Clic para tuitear

 

En Colombia los partidos políticos se han convertido en empresas unipersonales con fines lucrativos que han enriquecido con poder y patrimonio a sus “propietarios”, amparados en formas legales y democráticas que manipulan profesionalmente a su antojo para dejar de lado las ideas, el interés por lo público y las fronteras ideológicas que le dieron valor y protagonismo a lo largo de la historia.

 

Entre las tantas empresas, vale la vena citar algunas, la primera la encabeza el señor Carlos Ramón Gonzales – ex integrante del extinto movimiento guerrillero M-19 – quien es el amo y señor del partido Alianza Verde , por donde han pasado en varias circunscripciones del país: Claudia López, Antonio Navarro Wolff, Jorge Iván Ospina, Iván Name, Ángela María Robledo, Angélica Lozano ,Inti Asprilla, Sandra Ortiz; Óscar Ospina y Ana Cristina Paz… lo que redunda en ingresos multimillonarios a su tesorería por la restitución que en dinero les hace el Estado por cada voto obtenido según lo determina la ley.

 

En igual condición se encuentra el Movimiento Alternativo Social Indígena del que es “propietario” Feliciano Valencia y en cuyas filas ha dado aval a cientos de candidatos, que de raíces étnicas indígenas no tienen nada. Talvez el más emblemático -en propiedad privada- de estos movimientos de la democracia, lo representan el partido MIRA, del cual es dueña y señora la pastora María Luisa Piraquive, quien maneja su rebaño al amparo de la esperanza espiritual de salvación de sus feligreses. Situación de idéntica ocurrencia con el partido Nacional Cristiano, del cual es propietario el pastor y multimillonario Cesar Castellanos; su esposa Claudia de Castellanos se ha paseado en ejercicio del poder por Cambio Radical y por la embajada de Brasil, donde extendió la semilla de su apostolado. Situación similar la del Senador John Milton Rodríguez, precandidato presidencial y dueño del partido Colombia Justa Libres y la más destacable, la empresa del movimiento Colombia Humana, cuyo propietario – el Señor Gustavo Petro – la dirige de manera díscola.

 

Permeando la historia en los partidos tradicionales, el emperador del Partido liberal, César Gaviria Trujillo, elegido presidente de la república aprovechando el vil asesinato en 1989 de Luis Carlos Galán Sarmiento, quien fundó El Nuevo Liberalismo. En estos momentos -en la historia electoral del país- reaparece el partido de “La Familia”, como si se tratara de heredar un bien suntuoso, una finca…, por virtud del requerimiento de la esposa e hijos de Luis Carlos Galán, reclaman -como un patrimonio de la familia- la personería del partido político Nuevo Liberalismo que, dicho sea de paso, de nuevo no tiene nada, mucho menos de liberalismo.

 

Cuando nace el NUEVO liberalismo en 1.979, dirigido y fundado por Luis Carlos Galán, quien tenía el carisma e inteligencia para llegar a las bases populares, se constituye en una disidencia del Partido Liberal haciendo fuerte oposición a los gobiernos de Turbay y Barco sobre las bases de una lucha frontal contra las mafias y la corrupción política tradicional.

 

Hoy se ve con tristeza que a la presidencia de la Republica aspira Juan Manuel Galán, quien de su padre no heredó ni la inteligencia, ni el carisma y cuyo único atributo es llevar el apellido «Galán», lo que le convirtió en un político profesional dedicado a mantenerse en el poder; a defender su curul en el senado y extender el apellido de su padre en parques, avenidas y aeropuertos.

 

Para colmo de males, no ha sido el único que ha explotado durante estos veintitrés años el apellido del inmolado Luis Carlos Galán. Ha sido el apellido que más les cuesta a los contribuyentes y al erario, pues se han parapetado en este apellido para ocupar cargos públicos de todos los niveles y de elección popular, sin que a la fecha puedan mostrarle alguna utilidad pública al país, todo ha sido en provecho propio como un gran sanedrín de zánganos. La primera en sacarle provecho al apellido, fue la viuda Gloria Pachón de Galán como embajadora, hoy disfruta una de las pensiones más altas que pagan los colombianos; luego su hijo -Juan Manuel- como Viceministro de Juventud y electo senador varios periodos, la cuñada y hermana de la viuda Maruja Pachón de Villamizar, quien fue nombrada Ministra de Educación en el gobierno del hoy dueño del Partido Liberal – César Gaviria- y quien a través de la fundación “Luis Carlos Galán” ha sido beneficiada con contratos por miles de millones; Alberto Villamizar, esposo de Maruja Pachón, fue diplomático y político bajo la sombra del partido de Galán y no podían faltar uno de los hermanos de Luis Carlos Galán, Antonio Galán, quien ocupara altos cargos en Bogotá como la gerencia de la ETB y luego se hiciera elegir Concejal, aprovechando el parecido físico con su hermano para buscar “identidad política”.

 

En esta línea sucesoria, Carlos Fernando y Claudio. El primero, con presencia mediática. se hizo elegir como concejal de Bogotá aprovechando su apellido, no se registra durante su periodo como concejal un “acuerdo” aprobado que beneficie a los bogotanos, ni siquiera un discurso que haya quedado en los anales sobresalientes de la historia, el segundo, Claudio, estuvo en la burocracia en la gobernación de Cundinamarca amparado por los favores recibidos de los amigos de su padre. Y para rematar, Andrés Villamizar Pachón, hijo de Maruja y Alberto – cuñados y Tía de los Galán- es representante a la cámara después de haber pasado por altos cargos en la burocracia en nombre de Cambio Radical.

Este segundo tiempo del nuevo liberalismo es ilegítimo e irreconocible como lo han expresado sus verdaderos fundadores, criticando a juan Manuel Galán, no tiene principios, ni valores, ni plataforma ideológica o política; solo la ambición personal de los Hermanos Galán, Carlos Fernando y Juan Manuel, para seguir usurpando el nombre su padre y ostentando el poder del Estado.

No hay nada de nuevo, esta familia ha ejercido el poder durante más de dos décadas sin contribuir en nada al pueblo colombiano y de liberalismo cero, porque de este se apropió su hoy antagónico y antiguo subalterno de Luis Carlos Galán Sarmiento, el señor Cesar Gaviria Trujillo.

Quien sí merece encabezar un tercer tiempo del Nuevo Liberalismo es el hijo negado, excluido y sufrido, Luis Alfonso Corredor, hoy Galán Corredor, que conoce las necesidades del pueblo y quien aporta desde el ejercicio de su profesión como abogado en favor de las víctimas, mucho más a las comunidades, de lo que han aportado esos zánganos de los GALÁN PACHÓN, a lo largo de unos veintitrés años de usufructuar el poder en beneficio propio.

¡Deberían de sentir vergüenza estos galanes!

https://enciclopedia.banrepcultural.org/index.php/Luis_Carlos_Gal%C3%A1n_Sarmiento

 

Liliana Gutiérrez H.
+ posts

Abogada de la Universidad Gran Colombia. Especializada en Derecho Penal y Criminología por La Universidad Autónoma de Colombia. Conferencista Nacional e Internacional. Ha sido docente universitaria, Autora de Artículos sobre Derecho Penal y columnita de opinión en algunos medios de comunicación virtuales. Litigante.

Comparte en Redes Sociales