El riesgo de pensar diferente y un cuento corto | Por Johanna Rodríguez Clic para tuitear

¿Qué es lo que más se le valora en una persona? Para aquellos que entendemos un proceso de evolución diríamos que la valentía, la valentía es un don del cielo, un don de Dios, es algo que no está en el corazón de los mortales.

Empezar de nuevo las veces que sea necesario es de valientes, y no solo en lo económico, también aplica en lo sentimental, en las amistades, en la familia y en todo eso que trae la vida. Aquellas personas cuyos pensamientos son forjados en la valentía no significa que no les de miedo, significa que aun sintiendo miedo se arriesgan. ¿Quién no va a tener miedo de iniciar un negocio? Se está exponiendo capital, ¿Quién no siente miedo iniciando una relación sentimental? Se está exponiendo el corazón, y así sigue la vida.

Siempre va a existir un riesgo y eso pasa cuando vivimos, cuando soñamos cuando queremos más, no basta con tener una idea, un sueño en mente, para que este se materialice requiere de disciplina, orden, constancia.

Requiere de evolución, de cambio de hábitos, educar la mente le llaman a eso, y solo aquellos que lo han logrado te van a decir exactamente lo mismo, que se requiere de esfuerzo, tesón. La valentía es un don del cielo, viene directamente de Dios para el hombre, donde pocos son los escogidos.

Cuando observas personas incapaces de emprender algo, de arriesgar algo. Solo se deben entender ya que son durmientes que no gozan de la valentía. Algo que no perdonan los durmientes es que algunos de la manada se despierten y caminen más adelante que ellos. La sociedad durmiente jamás perdonara a un diferente.

Los diferentes son atacados las 7/24 fastidiando todo, como hablan, como piensan y hasta como visten, ya que su gran pecado es tener valentía. El existo es de los valientes, y no solo el económico también el espiritual. x

ALBA LUCIA


El mundo lo percibe distorsionado, son las seis de la tarde y el color gris reviste a la humanidad, es un gris triste esto por las lluvias.

Alba Lucia aún está ahí, medio se siente, toma la botella de licor y le da un gran sorbo, fue el último de esa tarde, ya que al despertar a la mañana siguiente se da cuenta que se ha quedado dormida en el parque del sector, al abrir los ojos un hombre la está mirando y le pregunta; ¿estás bien? ¿de dónde eres?

Alba Lucia es del sector y ya todos conocen su problema, el viajero que se preocupa por ella no, ella rompe en llanto, da gracias por que nada malo le ha pasado y le contesta al extraño.

Soy de acá

¿tienes problemas? Le pregunta el viajero

No, en una época las tuve por eso empecé a beber, ahora tengo todo lo que había soñado, pero no puedo dejar el licor dice ella y cae en llanto.

De pronto mientras se refugia con las manos en su rostro escuchando la voz del extraño que le dice:

Ten cuidado, el diablo cuando quiere atrapar a alguien lo hace.

Al quitar las manos de su rostro para ver al extraño y seguir hablando con él, éste ya no está, al parecer, alguien de la parte celestial está muy interesado en ayudarle. x

Johanna Rodríguez
+ posts
Comparte en Redes Sociales