El Yerro fue de Colón

Coronel Danilo Andres Arboleda Martínez

Coronel Danilo Andrés Arboleda
Mercader y corsario, navegante intrépido, talentoso, blondo, ojos azules, nariz aguileña, italiano, joven y buen mozo, con esas descripciones cualquier fémina muisca, panche, chibcha, kogui o colima se derrite. Clic para tuitear
Coronel Danilo Andrés Arboleda

Mercader y corsario, navegante intrépido, talentoso, blondo, ojos azules, nariz aguileña, italiano, joven y buen mozo, con esas descripciones cualquier fémina muisca, panche, chibcha, kogui, kankuama, lanche o colima se derrite y le diría, Cristóbal capullo yo quiero un hijo tuyo, sin embargo, este adonis nunca piso tierra colombiana, fue Alonso de Ojeda y Américo Vespucio en uno los viajes del mono, para ser exactos en el tercero.

A pesar del descubrimiento de América en 1492, hasta 1525 los españoles comenzaron el proceso de colonización de Colombia que llevó a que se convirtiera en una colonia integrada en el imperio español. Pero, los procedimientos colonizadores chapetones, no fueron muy ortodoxos a la hora de consolidar su poder, ninguno fue especialmente positivo para la población aborigen.

En las 3 “CALAVERAS” de Colon que escudriñando las historia fueron solo dos (La pinta y la Niña) nos desembarcaron un particular flete de mangantes y pelanduscas con las cuales se encontraba repleta y contaminada la madre patria y necesitaban descongestionar un poco su sociedad, así fue que los entregaron al monazo y amiguis como en gesto de… no sabemos qué inventar con este pelambre te entrego y suerte es que te digo.

Comenzó el expolio de oro, esmeraldas, cobre, sal, carbón, textiles, y hasta mujeres, en los albores del siglo XXI leyendo nuestra noble historia nacional ¿Cómo podríamos catalogar nuestros amados conquistadores, héroes o villanos? no quedan más interrogantes que ¿nos conquistaron o nos atracaron? ¿Nos descubrieron o nos invadieron? No podemos desconocer la importancia del Imperio español, pero se debe aclarar que dejó profundas heridas en el continente americano, nos dejaron la herencia del delito, el engaño, como voy yo, fifty-fifty, marcas imborrables de corrupción, tatuando nuestro ADN maldito, eso sí salvando la malicia indígena, que respetaba a la Pacha mama y las tradiciones indígenas ancestrales.

Ahora bien, aterrizando el concepto a nuestra actualidad, nos preguntamos ¿Por qué somos tan desmadrados? Pues, con semejante herencia, desde el desayuno sabíamos que iba a ser el almuerzo, la cena, refrigerio y medias nueves.

Tenemos el concepto de las cosas por lo que nos cuenta el vecino, las noticias, el amigo, el chismoso, la prensa amarillista y en escasas ocasiones por lo que leemos o nos tomamos el trabajo de investigar, por eso es que nos calibran con exceso de arena, pero añorando un toquecito de vaselina.

Sujetamos nuestra opinión a lo que exprese el payaso de turno, el influenciador criollo acelerado, el periodista sesgado, juegan con la emoción ajena y pasión dejando el libre albedrio al azar de lo que diga tal o cual y peor aún a la hora de definir el futuro de la nación, de nuestros hijos, de la familia, entregando el legado de los abuelos, tirando el abolengo por la borda, por el simple hecho de no salir de la zona de confort, por dejar en manos de terceros lo que nos correspondía formar desde casa.

Se perdió la voz del varón, ahora todo se firma, se autentica, se microfilma; el contrato de los abuelos y de ahí para atrás era su palabra frente a la mía y se sellaba el negocio con un apretón de manos, hoy en día toca con terceros y hasta cuartos validadores.

 

Llego la nueva era, la generación sin miedo, el cambio climático, el 2, 3, 4 y 5G, la ideología de género, la subversión cultural, se confundió el concepto de familia, de unión, de liderazgo, de feminismo como movimiento activista, el estigma del vandalismo disfrazado de protesta social y nos tenemos que tragar los sapos.

Hoy en día las palabras más fastidiosas por el contexto que le quisieron dar a su significado un colectivo de activistas maquiavélicos son “LIDER SOCIAL” y “DEFENSOR DE DERECHOS HUMANOS” al punto que una de las mujeres con estas dos etiquetas osa dar sensible catedra a la hora de actuar en una “MARCHA PACIFICA” a nuestros hermanos de la Policía Nacional de Colombia, pues se trata de Smith Duarte Cano arrestada en 2007 por conspiración con el fin de acabar con la existencia de Álvaro Uribe Vélez en Neivayork y su comprobado vínculo afectivo con otro guerrillero de la sangrienta, bárbara y despiadada columna móvil Teófilo Forero las FARC, la señora en mención es parte del equipo de trabajo del actual alcalde de Neiva, quien la contrató como asesora de paz, tiene derecho a la reincorporación social eso es innegable. ¿Pero será ella el adalid de la moral para hablar del tema a un grupo de uniformados? ¿Tiranía, agravio?

Dentro del su accionar delictivo de nombrado cardumen terrorista cuentan, las acciones más detestables se atrevieron a secuestrar un avión en vuelo donde apresaron a Jorge Gechem, el exterminio del clan Turbay Cote en el Caquetá, secuestro de Gloria Polanco y sus hijos en el edificio Miraflores, el rapto de los 12 diputados del Valle del Cauca que termino en su aniquilamiento, el atentado del club el Nogal, coartaron la libertad de los tres contratistas norteamericanos, la masacre de los concejales de Rivera y muchas otras de las cuales la memoria es frágil aunque el papel no. Luego, dicen los impolutos activistas políticos que apoyan a muerte los acuerdos de paz ¿Por qué los colombianos no perdonan y olvidan? Pero, así es muy «hijueputa» #RAEconsultas válida como reflejo de la pronunciación coloquial americana.

! PALABRA DE ESPARTANO ¡

Danilo Andres Arboleda Martinez
Acerca de Danilo Andres Arboleda Martinez 12 Articles
Oficial del Ejercito en uso del buen retiro, profesional en Ciencias Militares, Especialista en Seguridad y Defensa Nacional, con credenciales como consultor de Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, caminante de la vida por Colombia como gitano y vago a la vez, pero con mi casa a cuestas como Soldado de la Patria, fui a donde muchos les dio miedo ir a pie y sin dinero.