¿Erosionada después de 200 años?

John Marulanda

@JohnMarulandaM

¿Erosionada después de 200 años? Columna de John Marulanda Clic para tuitear

Semana a Semana, se ha ensamblado un ambiente de dudas sobre el Mando Militar colombiano. Gran parte de las informaciones y comentarios provienen del propio Mando, en una lucha interna por el poder que está minando toda la estructura responsable de enfrentar con la fuerza del Estado, organizaciones delincuenciales que amenazan la viabilidad del país.

Eln, farc, epl, clanes del golfo y de Sinaloa, caparrapos, puntilleros y otros carteles y bandas, incrementan su pie de fuerza, se arman y controlan territorios mientras indígenas mañosos y campesinos adoctrinados vituperan, apedrean y expelen de esas zonas a nuestros soldados y policías, mandos medios sufren de parálisis operacional y Generales resultan involucrados en escándalos de corrupción. Los viejos Comandantes, desde su retiro, lo expresan con dolor: “… lamentables, evidentes y desafortunados hechos, que aun siendo aislados, gravitan profundamente el alma institucional y afectan la integridad moral”.

La Institución bicentenaria, la más querida por los colombianos, sufre los efectos mortales de un gobierno que la convirtió en un garito de chismorreos, deslealtades y conspiraciones, a donde llegamos porque, entre otras estupideces, el mejor soldado se fabricó en Palacio, el curso insignia de combate se degradó a un reality de tv, nuestra guerrita se empezó a pensar desde Bruselas, la doctrina Damasco se saborizó en Cuba y el Mando se involucró en política. Errores garrafales de Generales y políticos con perspectivas geopolíticas equívocas.

La Institución bicentenaria, la más querida por los colombianos, sufre los efectos mortales de un gobierno que la convirtió en un garito de chismorreos, deslealtades y conspiraciones Clic para tuitear

Se rompió el acuerdo establecido por Alberto Lleras el 9 de mayo de 1958 en el Teatro Patria, el Ejercito se burocratizó y rápidamente estamos volviendo a tiempos de inseguridad e incertidumbre.

Semana a semana se corroe la solidez institucional y las recomendaciones para el manejo político de la delicada coyuntura las están dando “expertos en seguridad militar”, que no distinguen una trabilla de un afuste.

Ahora, la Corte Constitucional discute si los militares deben entregar “la propia vida” en cumplimiento de su misión. Pronto, algún desprestigiado togado decidirá que el delito de cobardía es una antigualla desechable. Entonces: ¿Quién va a pelear por Colombia?

Como lo ha planeado el Foro de Sao Paulo, la Comisión de la Verdad, del colectivo marxista del Cinep y la JEP, proclamarán la necesidad de acabar o reformar un ejército pro yanqui, burgués, corrupto, causante principal de la violencia de la república y desprestigiado ante el pueblo.  Morir por la patria dará paso a Matar en defensa de un gobierno. Sicariato constitucional. Peor que en Venezuela.

Como lo ha planeado el Foro de Sao Paulo, la Comisión de la Verdad, del colectivo marxista del Cinep y la JEP, proclamarán la necesidad de acabar o reformar un ejército pro yanqui Clic para tuitear