¡Es la Economía!

ALDUMAR FORERO

Aldumar Forero Orjuela
Solo hay un tema que precede en importancia a la economía, solo uno, y es la seguridad, esta debe ser el hilo conductor, la columna vertebral para que la economía, la salud, el comercio, la educación y demás marchen… Clic para tuitear

La pandemia del coronavirus no solo afectó el sistema de salud en los países, sino que afectó en mayor medida la economía de estos. Por eso en las próximas elecciones el tema central de las campañas debe ser el futuro económico del país. 

Colombia es un mar de problemas desafortunadamente, el advenimiento de la Covid-19 en todo el mundo impactó todos los sectores, la salud, la economía, la educación, entre otros. Y Colombia no quedó exenta de esos coletazos de la pandemia. Nos hirieron de muerte. 

En los albores de la campaña presidencial del 2022 muchos precandidatos están lanzando propuestas a diestra y siniestra lo cual es peligroso porque le da cabida al populismo y a la demagogia que como ya sabemos tiene efectos muy nocivos para la democracia colombiana.

Creo que la prioridad del próximo presidente de Colombia debe ser la economía del país. No se puede descuidar un rubro tan importante que sostiene tanto al Estado como a la sociedad, es decir, el tema económico. Seria un craso error que la economía quede en segundo plano cuando los problemas sociales se dan porque esta se mantiene en cuidados intensivos. 

Solo hay un tema que precede en importancia a la economía, solo uno, y es la seguridad, esta debe ser el hilo conductor, la columna vertebral para que la economía, la salud, el comercio, la educación y demás marchen bien. Luego es importante que el Estado proteja a los ciudadanos y persiga a los delincuentes y al mismo tiempo resolver los problemas económicos. 

Los colombianos debemos tener claro que nuestro país es un ejemplo en materia económica de toda la región, gran solidez fiscal y buen marco macroeconómico lo cual nos hace ejemplo. No podemos pensar que los problemas sociales, de desigualdad e inequidad se puedan resolver atacando la institucionalidad económica del país. No podemos ser ingenuos y mucho menos atrevidos. 

Esta pandemia nos puso muchos retos y en materia económica si que estamos llenos de trabajo. Las decisiones de los gobiernos en el mundo no visualizaron que en largo plazo el riesgo para la sociedad iba a hacer inmenso, ojalá reparables. Las cuarentenas supusieron una gran hecatombe para la clase baja y media, muchos quedaron arruinados otros quedaron peor. 

Una nación no puede pensar en política cuando se tiene en la sociedad personas con hambre; un país no puede pensar en reformas sociales cuando desde el Estado se gasta, se derrocha; un pueblo no puede vivir con la incertidumbre económica; una sociedad no puede progresar cuando las desigualdades cada día son mayores; no podemos vivir cuando la economía está en su tiempo más crítico. 

Pensemos, claro, en una mejor educación, pero cuando nuestros niños, todos, tengan la certeza y la seguridad de que comerán por lo menos tres veces al día; pensemos en una sociedad menos desigual cuando hayamos pasado la cinta de la sensatez económica en donde se proteja a la empresa y no se le persiga; pensemos, pues, en nuestra economía, si ella está enferma la sociedad también lo estará; si la economía está herida por dentro, la sociedad igual. 

Es la economía. En estos momentos nos toca pensar en cómo recuperar empleos, confianza en la inversión, pensar en la gente más que en los caprichos burocráticos del Estado. Algunos dirán que para recuperar la economía se debe encargar netamente el Estado, yo creo que no. Yo prefiero una sociedad que haciendo uso de su derecho natural a conseguir sus bienes la recupere.

Por supuesto que el Estado debe intervenir, pero deberá hacerlo para que la sociedad tenga facilidad para trabajar, nunca he creído que si el Estado planifica la economía todo marcha bien, porque me he dado cuenta que el Estado es más lo que gasta que lo que trabaja. La mejor economía es aquella que trabaja al lado de la gente y no la que “trabaja” al lado de los Estados.

Luego en Colombia debemos pensar en superar esta crisis, no podemos dejarle esta patria a quienes creen que aprovechándose de esta situación quieren subir al poder. La economía es una sola y es la de administrar la casa como lo decían los antiguos griegos y no como piensan los románticos que es la de “administrar sus caprichos a espaldas del sufrimiento del pueblo”. 

La discusión es elemental. La economía debe ser el tema principal. Debemos aportarle a un marco fiscal más responsable con las finanzas públicas, una tributación igualitaria, combatir la evasión que es un flagelo en nuestra sociedad, proteger a quienes crean empleos, las empresas, y no perseguir con discursos trasnochados y pensamientos equívocos la propiedad de la gente. 

Primero la seguridad y la economía, después todo lo demás. Cuando nuestra sociedad no tenga hambre ni miedos podemos pensar en mejor educación, salud, trabajo, recreación, etc. 

Aldumar Forero Orjuela
Acerca de Aldumar Forero Orjuela 64 Articles
Aldumar Forero Orjuela, nací el 12 de noviembre de 1998 en Bogotá D.C., estudiante de Economía de la Universidad de la Salle. Egresado del colegio Externado Porfirio Barba Jacob de Bogotá, de este colegio soy Bachiller Técnico. Durante mis últimos años de bachiller trabaje en prácticas como "asesor" contable en la misma institución académica; técnico en Asistencia Administrativa. Miembro activo del grupo más grande de jóvenes en Colombia en materia política, Universitarios del Centro Democrático (UNICD). Mi pasión la política de mi país, mi interés la coyuntura mundial.