Escuelita de la caridad Farc EP

Cecilio José Contreras

Cecilio José Contreras

Escuelita de la caridad Farc EP. Por Cecilio Contreras Clic para tuitear

Cecilio José Contreras

“El ingreso a las farc era voluntario”, con esta frase de Timochenko, coadyuvada por las de Sandra Ramírez, donde dice que las farc nunca reclutaron, nos damos cuenta el nivel de cinismo, el poco compromiso de paz y la burla que siempre han tenido con toda Colombia, gracias al “mejor acuerdo de paz  del mundo” según Juan Manuel Santos. 

La negación de los jefes de las farc, de sus delitos, no es de ahora. Desde las conversaciones en la Habana, De la Calle y compañía tuvieron que escuchar de los integrantes de las farc que todo lo que ellos hacían era por caridad. No secuestraban, no violaban y no reclutaban. El discurso negacionistas de las farc era obvio, no van a aceptar ningún delito político ni mucho menos los de lesa humanidad.  Pero sigamos el juego de las farc y veámosla como la escuelita de caridad que dicen ser. 

Las escuelita de la caridad Farc  EP, fue fundada por Jacobo Arenas y por tiro fijo, quien llevaba ese alias por la puntería que tenía al lanzarle la tiza a sus alumnos que se portaban mal. Esta escuelita fúe creciendo a tal punto de incursiones en varias áreas, como lo fúe la arquitectura, donde remodelaron la Iglesia de Bojayá con cilindros bombas, el club el nogal con un carro bomba y la estación de policía  en Mitú, entre otros. 

La escuelita siguió  creciendo y ya tenía entre sus asignaturas todo lo relacionado con la hotelería  y el turismos, donde mantenían a los secuestrados en hoteles hechos de alambres púas, les daban de comida arroz acompañado de pedazos de vidrios y los mantenían en las profundidades de la selva de Colombia, todo esto acompañado por la amenaza de que si se volaban o si veían algún soldado, los fusilaban. 

Una de las clases preferidas de los profesores de la escuelita de caridad Farc EP eran las clases sobre violación. Cada jefe de esta narcoguerrila obligaban a niñas y niños a tener relaciones sexuales con ellos, también las obligaron a abortar y muchas que se negaban, era eliminada con un tiro de gracia. 

También incursionaron en el agro, con los cultivo de coca y en los negocios internacionales, convirtiéndose en los mayores narcotraficantes del mundo. Y no olvidemos las clases de informática, donde el profesor Raúl Reyes,  hacia valer todo su conocimiento en herramientas ofimáticas para enviar correos electrónicos a su alumno Iván Cepeda. 

Así era la escuela de las Farc, donde no reclutaban, los que llegaban eran por su propia voluntad; donde no secuestraban, retenían; donde no reclutaban menores de edad, ellas se iban para las farc porque en sus casas tenían toallas higiénicas; donde no traficaban coca, vendían televisores y donde no hicieron ningún daño a nadie. Están a una entrevista que nos pidan que les demos las gracias y los indemnicemos.