Estado de Anarquía

JULIAN BUITRAGO

@jbagbam74

Estado de Anarquía Columna de Julian Buitrago Clic para tuitear

La estrategia es evidente: una rama judicial totalmente politizada ya no falla en derecho, sino de acuerdo a los intereses de una minoría que, pese a haber perdido las elecciones, insiste en imponer su agenda. No nos llamemos a engaños: los que aplauden la supuesta independencia de los poderes porque se le atraviesan al ejecutivo, olvidan convenientemente que esos mismos poderes fueron coptados en la administración anterior para cambiar la Constitución y validar un acuerdo que fue rechazado por la Sociedad en las urnas.

Las fuerzas derrotadas insisten en que el acuerdo ya es una realidad que se debe implementar al pie de la letra, que debemos voltear la página y hacer un gran pacto nacional para dejar atrás eso que un día nos polarizó. Qué importante habría sido hacerlo después del triunfo del No, pero la soberbia de tener el control del establecimiento los llevó a imponer lo negociado en La Habana y hoy se quejan porque no nos queremos tragar los sapos.

La estrategia es evidente: una rama judicial totalmente politizada ya no falla en derecho, sino de acuerdo a los intereses de una minoría que, pese a haber perdido las elecciones, insiste en imponer su agenda. Clic para tuitear

Es imposible hacernos los pendejos cuando ese tratado de impunidad convirtió en intocables a unos mafiosos y les da el chance de seguir delinquiendo con total descaro, amparados en unas cortes cómplices, unos medios y unos congresistas más interesados en complacer al cartel que en hacer cumplir la ley.

Acatar fallos amañados no es respetar el Estado de Derecho, es asistir a la consolidación de un Narcoestado inviable.

Desprestigiar a nuestras FFMM, fallar a favor del narcoterrorismo, bloquear todas las iniciativas del ejecutivo con tal de cumplir lo pactado en la Habana, tarde o temprano le pasa la factura a la economía. Ningún inversionista serio trae sus recursos a un país con semejante inseguridad jurídica. Tampoco es atractiva una nación en que su ejército coge fama de violador de DDHH, por cuenta de unos malintencionados periodistas que pretenden amarrarlo para que no combata a los múltiples grupos criminales que nos dejó el mejor acuerdo de la galaxia.

El Presidente Duque es un demócrata, es una buena persona, pero más temprano que tarde deberá acudir a todas las herramientas que le brinda nuestra herida Constitución para recuperar la autoridad, el orden y hacer respetar la voluntad del Constituyente Primario, que lo eligió precisamente para enmendar el golpe de Estado que nos propinó Nobelbrecht.  Debe aprovechar la indignación ciudadana que provocó el caso Santrich para promover medidas audaces, incluso por decreto, que le devuelvan la confianza a sus electores.

La reforma a la justicia es inaplazable, pero las cortes no se van a reformar solas y harán hasta lo imposible por no dejarse tocar. Si el costo es que le digan dictador, lo debe asumir, ya sabemos que el arma favorita del progresismo es distorsionar la realidad manipulando el lenguaje, por ejemplo diciéndole defensores de DDHH a los auxiliares del terrorismo o faro moral al senador que está inhabilitado por contratos inútiles de miles de millones.

La reforma a la justicia es inaplazable, pero las cortes no se van a reformar solas y harán hasta lo imposible por no dejarse tocar. Clic para tuitear

Gaviria revocó el Congreso con una papeleta chimba. Pastrana se inventó la zona de despeje del Caguán. Uribe bombardeó Ecuador para acabar con un terrorista. Santos hizo una Constituyente para las Farc. El poder presidencial es inmenso, Duque no debe temer usarlo para enderezar el camino.

Epílogo: El santista gerente del Banco de la República nunca dijo nada de la polarización, a pesar que el país crecía por debajo del 2%. Tampoco protestó cuando el gobierno desconoció el resultado del plebiscito, marcando un grave precedente para los inversionistas locales y extranjeros. ¿Por qué ahora está dedicado a hacer política si la mayor ventaja del Banco es precisamente su independencia? Debería más bien el doctor Echavarría ver cómo baja la tasa de usura, que es 10 veces la inflación, para que el consumo se dispare y mejoren los indicadores de cartera de la banca.

Julián Buitrago
Acerca de Julián Buitrago 14 Articles
Administrador de Negocios, economista.