Estoy con Iván Cancino

Francisco José Tamayo Collins

Estoy con Iván Cancino. Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

@tamayocollins

Hoy rendimos homenaje a los abogados colombianos que no han dejado permear su concepto de Justicia por ideologías adversas a la condición humana, opuestas a la Libertad dentro de cualquier democracia y manipuladoras de la voluntad de las personas. Por tanto, representando a esa élite de juristas, nuestro invitado es el profesor Iván Cancino, quien tiene toda la razón cuando se refiere a  algunas de las actuaciones de la JEP y de ciertos miembros la Corte Suprema, particularmente en el caso de las interceptaciones telefónicas cometidas contra el senador y ex – presidente Álvaro Uribe. Dichas acciones judiciales despiertan dudas en millones de compatriotas.

Para comenzar, apreciado doctor Cancino, quiero ratificar que, ante la Justicia, el ciudadano de bien inclina su cabeza y acepta sus mandatos; dicho sea de paso, esa actitud respetuosa entraña un comportamiento cívico decoroso.

No obstante, de acuerdo con lo que muestran los hechos acaecidos en la semana anterior, no es equivocado afirmar que existe un doble rasero por parte de ciertos individuos que tienen la responsabilidad de impartir Justicia en el seno de la sociedad.

Son numerosos los casos que nos permiten afirmar que cualquier ciudadano -apellídese Martínez, Pérez, González o Uribe-, está expuesto a recibir un trato diferente si no hace parte de esa “nueva clase”, encumbrada en lo más alto del imaginario colectivo, compuesta por sátrapas corruptos, traquetos millonarios, narco-guerrilleros (algunos reincidentes terroristas) y, por supuesto, sus bellas acompañantes:chicas voluptuosas y coquetas, muchas de ellas retocadas en el quirófano por manos expertas; auténticas maestras en el arte del “man-tra yo-ga” (léase: mientras el man trabaja, yo gasto).

Antaño, en esta tierra de pocos y de nadie, según la opinión de los que conocemos como ciudadanos de a pie, existían dos tipos de justicia: una para los de ruana, es decir, los hijos de las clases menos favorecidas; y otra para los oligarcas de cuello blanco, como solía llamar el gaitanismo los dueños de los medios de producción y responsables de la prensa. En dos palabras: la clase dominante, conforme lo propone la retórica marxista.

Eran épocas donde primaba la categoría académica de los jueces y magistrados, muy por encima de sus ideologías o apetitos políticos. Su estirpe familiar, doctor Cancino, es prueba de este argumento. Seguramente, su padre, inmenso Maestro, rendía tributo a los juristas que, como él,  buscaban lo mejor de las fuentes del Derecho para resolver los casos que se ventilaban en los despachos de jueces dignos y de las altas cortes de otros tiempos, donde no había carteles de la toga sino eruditos tratadistas; vale decir, togados con todas las de la Ley.

su padre, inmenso Maestro, rendía tributo a los juristas que, como él, buscaban lo mejor de las fuentes del Derecho para resolver los casos que se ventilaban en los despachos de jueces dignos y de las altas cortes… Clic para tuitear

Todo lo contrario a lo que sucede en nuestros días,  donde vemos una rama judicial ideologizada, entregada y empeñada en la causa del “encarnizamiento jurídico” contra individuos que se han sabido defender de injurias, falacias y calumnias, amplificadas por la prensa, milimétricamente fabricadas por esbirros de siniestros intereses, cuyo único objetivo es enterrar la Libertad en nombre de la libertad, y acribillar los Derechos Humanos en nombre de los derechos humanos.

En esos tiempos no tan lejanos, había una sola Corte, una sola Justicia; Las autoridades judiciales eran las primeras en dar ejemplo. No había mimos para nadie, ni existía una posición condescendiente con quienes habían ganado con creces su derecho a la cárcel de por vida.

Una pregunta para quienes están detrás del “error” de las chuzadas contra Uribe: ¿no les da pena estar sentados en los sillones que sirvieron de asiento a sus profesores asesinados en la toma del Palacio de Justicia en Noviembre de 1985, acto cometido por el M-19 y sus cómplices narcos?

¿no les da pena estar sentados en los sillones que sirvieron de asiento a sus profesores asesinados en la toma del Palacio de Justicia en Noviembre de 1985, acto cometido por el M-19 y sus cómplices narcos? Clic para tuitear

DeRelax:¿Por qué los magistrados de la JEP no han exigido que aparezca y se presente ante las autoridades alias “Iván Márquez”? ¿Todavía no han resuelto la situación de alias “Jesús Santrich”, solicitado por la Justicia estadounidense para responder por delitos de narcotráfico?¿Los comandantes de las Farc tienen corona y merecen un trato VIP, mientras el resto de colombianos debemos soportar todo el peso de la Ley?

Torta milky-way y una deliciosa bandeja de galletas “limoncitas” para acompañar el capuchino de hoy.

#EstoyConIvánCancino

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

Acerca de Francisco Jose Tamayo C 41 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.