Et tu, brute?

César Augusto Betancourt Restrepo

Columnista

@C88Caesar 

Et tu, brute? César Augusto Betancourt Restrepo Clic para tuitear

Columnista

Después de la Batalla de Farsalia, en la que Cayo Julio César derrotó al imperator Pompeyo Magno, César decidió perdonar la vida de los senadores que se aliaron con su contendor, entre ellos Marco Bruto, hijo de Servilia, una de las tantas amantes de César.

Después de eso, Julio César parte a Egipto en busca de Pompeyo, que pese a haber sido derrotado logró escapar a Alejandría en busca del apoyo del rey Ptolomeo, pero el regente egipcio lo asesina buscando forzar una alianza con César para que este lo ayudara a ganar una guerra civil contra su hermana Cleopatra.

No obstante la ofrenda del rey Ptolomeo, César decide aliarse con Cleopatra y pone fin a esa guerra civil. Después de esto, y de una conocida relación amorosa entre Julio César y la recién proclamada reina de Egipto, éste decide regresar a Roma para ponerle orden a la República. 

Al llegar, se encuentra con una Roma sumida en el caos debido a la escasez de alimentos y a la falta de preparación de Marco Antonio para mantener el orden y gobernar.

Al ver esta situación, Julio César decide gobernar con ayuda del Senado, el mismo Senado que se alió con Pompeyo, pero esta alianza entre los senadores y César tendría un costo, y fue designar a este último como Dictator (dictador) por diez años, quitándole poder al Senado y estar supeditados a los deseos de Cayo Julio César.

Rápidamente César empieza a instaurar una serie de reformas que favorecen al pueblo, como un sistema más eficiente de entrega de alimentos, un calendario solar (el mismo que tenemos hasta hoy), y la entrega de la ciudadanía a las personas que se encontraban en los territorios conquistados por la República.

Mientras esto ocurría y el pueblo se enamoraba más y más de Julio César, Cleopatra reaparece, llegando a Roma para presentarle al Dictator a su hijo, Cesarión. 

Con la llegada de Cleopatra y Cesarión, Julio César empieza a pensar en una dinastía, un reinado, cosa que el Senado jamás aceptaría, pero en especial Marco Bruto, a quien César consideraba un hijo (y tal vez lo fuera) y un posible sucesor.

Marco Bruto ve entonces amenazada su posición de poder, y empieza a planear una conspiración contra César, quien ya le había planteado al Senado su deseo de ser Dictator a perpetuidad, además de anunciar su nueva campaña militar hacia el Reino de Partia (donde murió su antiguo amigo y socio Marco Craso). 

El 15 de marzo del 44 A.C., y tres días antes de invadir a Partia, César es asesinado por unos cuantos Senadores liderados por Marco Bruto, el mismo Marco Bruto a quien Julio César le perdonó la vida en Farsalia y lo puso en una posición privilegiada mientras gobernó Roma. 

William Shakespeare en su obra sobre Cayo Julio César le adjudicó a éste como últimas palabras: Et tu, Brute? Que traducida significa “¿Tú también, Bruto? 

En la batalla por el poder ni los lazos de amistad ni de sangre parecen pesar, por eso es vale preguntarse ¿Es válido otorgar poder a nuestros enemigos en aras de obtener legitimidad aunque estos no vacilen ni un segundo en lanzarse sobre nosotros como perros rabiosos? 

Después del asesinato de César, Roma cae en un estallido social sin precedentes, en el que el General de Julio César, Marco Antonio, se vuelve el amargo rival de Marco Bruto, conflicto que termina con la el suicidio de este último antes de ser apresado.

Luego Marco Antonio termina siendo traicionado y huye a Egipto para casarse con Cleopatra, pero estos son perseguidos por los enemigos de Antonio y finalmente deciden quitarse la vida en un suicidio doble. Días después Cesarión es asesinado.

Fruto de este caos, el sobrino de Julio César, Octavio (sobrino nieto de César), termina tomando el liderazgo de la situación y se autoproclama Emperador, y así nació Roma como Imperio. 

Los senadores en su ambición y afán de restaurar la República y recuperar sus poder, no vieron que el pueblo veneraba e idolatraba a Julio César, y que no les perdonaría haber acabado con la vida del gran conquistador, Imperator y Dictator. 

Producto de su traición perdieron lo que siempre quisieron, la República, y en su lugar vieron el nacimiento de un imperio. 

Octavio adoptó el nombre de César, y se hizo nombrar el emperador (Imperator Caesar Augustus) gobernando desde el 27 A.C hasta el 14 D.C, constituyéndose así como el emperador romano con el reinado más prolongado de la historia.

Sabemos que la política es dinámica, y que quienes hoy posan de amigos, mañana nos clavarán los puñales en la espalda, y que en la lucha por el poder, prima más la ambición y los egos que el bien común y la formación de un Estado fuerte y próspero.

Reza el adagio popular que quien no conoce la historia, está condenado a repetirla.

César Augusto Betancourt Restrepo
Acerca de César Augusto Betancourt Restrepo 72 Articles
Soy Profesional en Comunicación y Relaciones Corporativas, Máster en Comunicación Política y Empresarial. Cordovista hasta los tuétanos, ciclista amateur enamorado de Medellín y admirador de Oscar Wilde, Freddy Mercury y Salvador Dalí. Escribo con alma, vida y sombrero. #DogLover #MejorEnBici