Ganamos todos

FRANCISCO BERNATE OCHOA

Ganamos todos

@fbernate

Ganamos todos Columna de Francisco Bernate Ochoa Clic para tuitear

Una vez conocidos los resultados de la denominada consulta anticorrupción, dos tipos de lecturas encontramos entre la opinión publica. Unos, consideran que se trata de una derrota para sus promotores, en tanto que no se logró el umbral establecido en nuestra constitución para que la consulta fuera aprobada, y otra que considera que aún cuando, en efecto, no se lograron los votos necesarios para su aprobación, se trata de una victoria del pueblo colombiano que se traduce en un claro mandato al Congreso de la República para que implemente las medidas allí contenidas.

 

se trata de una victoria del pueblo colombiano que se traduce en un claro mandato al Congreso de la República para que implemente las medidas allí contenidas. Clic para tuitear

Desde el principio de este proceso manifestamos que el mismo contenía un vicio de entrada que le impedía prosperar, y es que nuestra Constitución no puede ser modificada por la vía de la consulta popular, y, efectivamente, varias de las preguntas que se sometieron al escrutinio de los colombianos, suponían modificaciones de nuestra Carta Política, como aquellas que se referían a la asignación de los congresistas, o a la posibilidad de elegirse por mas de tres periodos. Por otra parte, las preguntas relacionadas con las inhabilidades para contratar a personas condenadas por corrupción, quienes a su vez no pueden ser beneficiarios de beneficios penales, así como la necesidad de hacer públicos sus bienes y rentas, son disposiciones que ya existen en nuestra normatividad.

Así, de haber alcanzado el umbral necesario, ello no convertía automáticamente las preguntas en normas jurídicas obligatorias, sino que deberían tramitarse sendos proyectos de ley y actos legislativos para implementarlas. Considero que ante lo significativa de la votación, es imperativo que el Congreso se disponga a tramitar aquellos puntos que requieren de una reforma constitucional, comenzando por reducir los salarios de los congresistas, sin que con ello se afecten las erogaciones que reciben otros funcionarios del Estado cuya asignación esta fijada en un porcentaje de lo que reciben nuestros parlamentarios, como sucede con los miembros de la Rama Judicial. Debe igualmente tramitarse un acto legislativo que impida que quienes acceden a cargos de elección popular se reelijan por mas de tres periodos consecutivos, tal y como lo dispuso la voluntad popular en este mandato arrollador. Igualmente, los diferentes sectores de la economía nacional y las entidades concreten pliegos únicos, tal y cómo está señalado en este mandato popular que mas de once millones de colombianos le dieron al Congreso de la Republica.

Al final del día, creo que con los resultados de esta consulta popular, se obtuvo el propósito que se buscaba, y es generar una serie de cambios normativos, que, se supone, atacan el fenómeno de la corrupción. No le queda al Gobierno ni al Parlamento salida diferente a materializar este anhelo de todos los colombianos, a través de las reformas que efectivamente se necesitan, y a la aplicación de aquellas normas que ya existen.

No le queda al Gobierno ni al Parlamento salida diferente a materializar este anhelo de todos los colombianos, a través de las reformas que efectivamente se necesitan, y a la aplicación de aquellas normas que ya existen. Clic para tuitear

Por ultimo, creemos que causas como la lucha contra la corrupción, la tutela de los derechos de los menores de edad, o el cuidado del medio ambiente deben estar al margen de las controversias políticas, y reconocerse como mínimos en los que todos estamos de acuerdo, con independencia de nuestros criterios particulares.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 362 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo