Guaidó: ¿Presidente encargado de Venezuela?

ROXANA DA SILVA

@DaSilvaRoxy

Guaidó: ¿Presidente encargado de Venezuela? Columna de Roxana Da Silva Clic para tuitear

Estaba montada la escena para la juramentación de Nicolás Maduro ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Fuerte despliegue de seguridad, Maduro hacía un largo desfile saludando a los presentes, a su mano derecha se encontraba Cilia Flores, primera dama; a su lado izquierdo, Maikel Moreno, presidente del TSJ, mientras de fondo se oía a la orquesta Sinfónica Nacional Simón Bolívar.

Presencia de los poderes públicos afines a Maduro y la asistencia de algunos presidentes y representante de países cercanos al poder venezolano. El balbuceo de Maikel Moreno leyendo el guion de la juramentación fue el tropiezo ante una serie de detalles bien cuidados para el nuevo período presidencial 2019-2025.

El balbuceo de Maikel Moreno leyendo el guion de la juramentación fue el tropiezo ante una serie de detalles bien cuidados para el nuevo período presidencial 2019-2025. Clic para tuitear

Mientras esto sucedía, en la Organización de Estados Americanos (OEA) con 19 votos a favor se acordó “no reconocer la legitimidad” de Maduro. De esta manera quedaba representado el aislamiento internacional con 47 países que desconocían el segundo mandato de Maduro. Entre ellos, el Grupo de Lima, Estados Unidos y la Unión Europea. Sumado a esto, las sanciones financieras impuestas por varios gobiernos al régimen chavista. Además, el Parlamento venezolano declaró la “usurpación” del cargo de la presidencia de la República.

   El contexto

Juan Guaidó pasó de ser un diputado del Parlamento de Venezuela a ser el presidente del mismo. En menos de una semana se convirtió en el líder de la oposición venezolana. Guaidó fue elegido como cabeza de la Asamble Nacional (AN) para el periodo de sesiones 2019-2020. En su primer discurso, fue contundente y aclaró que la AN asumiría la representación del “pueblo” a partir de 10 de enero, día de la juramentación de Nicolás Maduro ante el TSJ.

Nicolás Maduro fue reelegido en mayo del pasado año en unas votaciones desconocidas en Europa y América por más de 40 países. Esto debido a que Maduro negó la postulación de los candidatos opositores, no permitió observadores internacionales creíbles, y el consejo electoral lo conforman funcionarios afines al régimen.

Tiene la AN un rol fundamental, pues es la institución reconocida por la comunidad internacional. El Parlamento se convirtió en la representación de Venezuela al ser el único poder legítimo del país, con ello, anunció la creación del consejo de transición en conjunto con el TSJ legítimo en el exilio y la Fiscal Luisa Ortega, entre otras medidas a tomar.

 La dirección que tomó el Legislativo consiste en promover un órgano de transición orientado a restaurar el Estado venezolano. Han sido múltiples los llamados desde la AN al alto mando militar para que se apeguen a la Constitución y depongan a Nicolás Maduro, quien rompió la cadena de mando de las Fuerzas Armadas.

El día después

Artículo 233 de la Constitución venezolana:  “Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional.”

Era el momento en que todos los ojos del mundo estaban sobre la oposición venezolana. Desde el cabildo abierto, nombre que dieron a la concentración de calle, se esperaba que Guaidó asumiera como presidente interino, de acuerdo a lo establecido en la Constitución, pero no lo hizo, al menos no formalmente. Entre líneas se lee que lo hará, siempre y cuando el pueblo y las Fuerzas Armadas, especialmente, den una señal de apoyo a su investidura.

El presidente del Parlamento se apegó a la Constitución y aseguró hacerse responsable y asumir “el mandato constitucional de dirigir a Venezuela”. Haberse proclamado Presidente de la República en estas circunstancias le habría asegurado una celda en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), policía política del país.

A pesar de ello, no se salvó de las amenazas y persecución de quienes “usurpan el poder”. Dos días después de que realizara las declaraciones, Guaidó fue detenido por una comisión del SEBIN mientras se dirigía a un cabildo abierto en el estado Vargas. Minutos más tarde fue liberado. ¿Se trató solo de un “aviso”? Jorge Rodríguez, ministro de Comunicaciones, aseguró que se trataba de funcionarios que actuaron de manera “unilateral” y no por medio de una orden superior. ¿Conflictos internos en la policía política? ¿Orden y contraorden?

¿Se trató solo de un “aviso”? Jorge Rodríguez, ministro de Comunicaciones, aseguró que se trataba de funcionarios que actuaron de manera “unilateral” y no por medio de una orden superior. Clic para tuitear

¿Ahora qué?

Guaidó es la figura, el líder venezolano reconocido internacionalmente, pues preside el único órgano legítimo en Venezuela. No ha llevado a cabo el acto protocolar por medio del cual debe juramentarse pasando así a ser el presidente de la República. Nicolás Maduro está en Miraflores, “usurpa” el poder y es desconocido por más de una decena de países.

Quien dicta órdenes, hasta ahora, es Nicolás Maduro, pero Guaidó cuenta con el reconocimiento de Luis Almagro, secretario general de la OEA, quien lo reconoce como presidente interino; además del respaldo de algunos Gobiernos sudamericanos, como Brasil. Luisa Ortega Díaz, decidió asumir que el nuevo presidente de Venezuela es Juan Guaidó y le dio su respaldo. Por su parte, los miembros del Tribunal Supremo de Justicia legítimo en el exilio emitieron un comunicado en el que respaldaron a Guaidó, y le exhortaron que se juramentara como presidente.

El presidente de la Asamblea Nacional mantiene contacto constante con gobiernos que apoyan la causa venezolana, tiende puentes con otras grupos opositores y menciona constantemente la amnistía dirigida a militares y civiles que defiendan la Constitución. Serenidad en el accionar político. Toma de decisiones. Venezuela y el mundo están expectantes ante las acciones para continuar la marcha de la transición democrática.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

Acerca de Roxana DaSilva 7 Articles
Periodista independiente. Comunicadora Social. Leo, redacto e informo sobre lo político y social.