Hablemos de articulitos

JHON MILTON JR

@jbagbam74

Hablemos de articulitos Columna de John Milton Jr. Clic para tuitear

Durante el año 2004 se llevó a cabo en el Congreso el trámite para reformar la Constitución y permitir la reelección presidencial.

Este procedimiento no estuvo exento de polémica y los opositores a Uribe resolvieron crear un montaje estilo hacker con una representante mitómana, que para deslegitimar el acto dijo que su voto fue comprado por funcionarios de Uribe ofreciéndole una notaría. Si Uribe hubiera perdido en la primera vuelta , como le pasó a Santos en el 2014, y hubiera tenido que gastarse el presupuesto nacional comprando votos para la segunda, como hizo el Nobel, aparte de otras maniobras ilegales para asegurar el triunfo, seguramente podríamos hablar de una reelección ilegítima, pero lo cierto es que su segundo mandato nació del clamor popular, de un mandato ciudadano que no quería ver interrumpido el proceso iniciado en el 2002 que le estaba devolviendo la confianza al país derrotando a los violentos. En el 2006 Uribe obtuvo una cómoda victoria en primera vuelta , con más del 60% de los votos válidos.

En el 2006 Uribe obtuvo una cómoda victoria en primera vuelta , con más del 60% de los votos válidos. Clic para tuitear

Sorprende que sean esos progres que tanto hablan del articulito, los mismos que no tuvieron ningún problema en que Santos destrozara la Constitución y las instituciones para imponernos a las malas su narcoacuerdo con las Farc no con uno sino con varios articulitos . Si , como en el caso de la reelección de Uribe, la reforma constitucional hubiera sido producto del clamor popular , nos tendríamos que tragar el sapo.

Pero no, lo que hace totalmente ilegitimas las reformas impuestas vía fast track es que previamente el acuerdo había sido rechazado por el Constituyente Primario, pese a los miles de millones gastados en publicidad, a la satanización de los opositores y al costoso lobby para conseguir el apoyo de lagartos internacionales.

El mitómano de Anapoima prometió que el pueblo tendría la última palabra porque , como buen tahúr , acostumbrado a ganar con las cartas marcadas, creyó que con la chequera del Estado, el discurso de la paz y los medios escupiendo veneno contra el uribismo  nada podría quitarle el triunfo. Sin embargo pasó lo impensable: el montañero amigo de la guerra lo derrotó con un megáfono.  Corrieron a inventarse huracanes, a decir que él No ganó con mentiras, hasta los noruegos, comprometidos por Santos desde el primer día en su proceso, tuvieron que salir a tirarle el Nobel de Paz como salvavidas.

Las curules de las Farc, la impunidad a criminales de lesa humanidad, la JEP, son producto de articulitos ilegítimos, que el Senado decidió aprobar contra la voluntad del Pueblo, en un procedimiento oscuro en que solo fungió como notario.

La voz del pueblo es la voz de Dios, esa que pidió la reelección de Uribe y negó el acuerdo de Santos. Pero la idea que tienen los progres de democracia es que a los terroristas se les deben dar curules a dedo y al mejor presidente de la historia no le es permitido volverse a presentar a las urnas. Eso decidió nuestra flamante Corte Constitucional avalando los adefesios del Fast track y negando el referendo de origen ciudadano que permitía una segunda reelección de Uribe.

Pero la idea que tienen los progres de democracia es que a los terroristas se les deben dar curules a dedo y al mejor presidente de la historia no le es permitido volverse a presentar a las urnas. Clic para tuitear
Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 469 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo