Hablemos de privilegios

CECILIO JOSÉ CONTRERAS G

@Ceciliojosecont 

Hablemos de privilegios Columna de Cecilio José Contreras Clic para tuitear

Desde la extradición de Andrés Felipe Arias, se ha dicho, por periodistas y activistas de izquierda, que el ex ministro ha tenido privilegios. Cuestionaron desde el avión en qué fue extraditado hasta el sitio donde está recluido. Pretenden que Arias sea expuesto como un trofeo para ellos regocijarse con la tragedia de una familia.

Es increíble ver como sienten simpatía por un asesino, violador y narcotraficante y no por alguien que se esforzó por ser siempre el mejor, alguien que gracias a su capacidad fue nombrado ministro pese a su juventud. Pero aquí ya estamos acostumbrados a las incoherencias. Mientras hablan de paz, por un lado, insultan por el otro lado y mientras piden perdón para asesinos, hacen linchamientos contra los demás.

Pero hablemos de privilegios. Privilegio no es que Andrés Felipe Arias esté  privado de la libertad en la escuela de caballería del ejército, privilegio es que un narcoterrorista esté  sentado en el Congreso de la república; privilegio es que un narcoterrorista haya aspirado a la presidencia  de Colombia; privilegio es que digan que hay conexidad entre el narcotráfico y el delito político; privilegio es que narcoterroristas tengan un tribunal hecho a la medida; privilegio es que narcoterroristas se hayan ido para Venezuela sin presentarse  a la JEP  y que este tribunal no los excluya del proceso de paz; privilegio es que seas capturado negociando un cargamento de drogas, hayan elementos materiales probatorios  y testimonios que así lo comprueban y tengas un senador que radique  cuatro habeas Corpus para lograr tú libertad; privilegio es que hayan impedido la extradición de Santrich para luego permitir su fuga; privilegio  es que Iván Cepeda sea el único que  tenga el numero de teléfono de Iván Márquez; privilegio es que no exista investigación alguna por farcpolítica;  privilegio es que una ministra haya hecho una carretera que conduce hasta el puerto de la familia de su pareja sin tener  consecuencias; privilegio es recibir bolsas llenas de dinero y que no pase nada; privilegio es que hayas dejado el país inundado en coca y digan que firmaste el mejor acuerdo de paz posible.

Cuestionaron desde el avión en qué fue extraditado hasta el sitio donde está recluido. Pretenden que Arias sea expuesto como un trofeo para ellos regocijarse con la tragedia de una familia. Clic para tuitear

No hablen de privilegios cuando ustedes apoyan cosas peores. Ya quisiera Arias tener el uno por ciento de los privilegios que tienen el secretariado de las farc o Santos y sus ministros.

Esperemos que Andrés Felipe Arias tenga el derecho – No el privilegio – de una segunda instancia y que esta vez haya un fallo en derecho y no por conveniencia política.