Hace falta el Movimiento de Salvación Nacional

Francisco José Tamayo Collins

francisco Jose Tamayo

@tamayocollins 

El capuchino “conversado” de los sábados: Hace falta el Movimiento de Salvación Nacional; Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

francisco Jose Tamayo

Casi 24 años después del magnicidio de Álvaro Gómez Hurtado, sin duda alguna, sus ideas están más vigentes que nunca. Por ende, sus principios requieren un nuevo espacio en el panorama nacional, bastante soso en propuestas por cierto.

Es tan elocuente la impronta del mártir, que representantes de todos los espectros ideológicos de la realidad nacional, incluso antagonistas de su pensamiento, lo respetan y exaltan como un grande en la cultura democrática colombiana.

Como ciudadano amigo de la Democracia, hoy cuestiono la manera de actuar de los partidos políticos, pobres en la defensa de principios y cada vez con menos ascendiente sobre los ciudadanos.

En la presente campaña, por ejemplo, algunas de las medidas que hemos observado en las colectividades políticas, especialmente en la selección de candidatos para el debate del mes de octubre, dejan un mal sabor: se ha impuesto la encuesta gris, poco transparente, sobre el voto directo del militante. (En contraste, da gusto ver el ejemplo que acaba de dar el Partido Conservador Británico: más de 159 mil afiliados tories decidieron, a través de su voto, el nombre de su nuevo líder, Boris Johnson, flamante Primer Ministro).

Como ciudadano amigo de la Democracia, hoy cuestiono la manera de actuar de los partidos políticos, pobres en la defensa de principios y cada vez con menos ascendiente sobre los ciudadanos. Clic para tuitear

Teniendo en cuenta lo que pude conocer de primera mano, en el Movimiento de Salvación Nacional había rigor en los detalles, excelencia en el proceder: era el propio Álvaro Gómez Hurtado quien diseñaba las listas de candidatos y afinaba la estrategia, siempre con una mirada crítica, apegada a la realidad de sus electores. Enrique Gómez Hurtado hizo lo mismo cuando tomó las banderas de su hermano.

La defensa de unos principios claros, el impulso de unos valores que jamás se negocian, siempre fue una realidad: la garantía de buscar el desarrollo para la sociedad y su proyección en el tiempo era la meta común en el Movimiento de Salvación Nacional. Hace falta esa cultura política.

Al grupo político de los Gómez Hurtado se unieron conservadores y liberales probos, quienes disfrutaban del ejercicio filosófico-ideológico, ese que demanda cualquier colectividad que trabaja en busca del poder: había un trabajo serio en lo formativo.

Hoy no hay ni un partido político que siga ese ejemplo; en cambio, en sus círculos más fuertes, priman la deshonestidad, las componendas y los favores que benefician intereses particulares, oscuros y egoístas, que pasan por encima del interés general: prácticas que no se compadecen con los objetivos que busca cualquier ciudadano de bien.

El Movimiento de Salvación Nacional no quitaba avales después de darlos, pues siempre fue una colectividad que escuchaba a las mayorías, muy rigurosa en el proceso de escoger a sus candidatos.

Fue un partido político que creció apoyado en lo mejor de la tradición occidental, el humanismo y la herencia política heredada de la propia Grecia.

En lo personal, siempre celebré la forma como se estudiaban los problemas sociales, se escuchaba a los militantes, se acogían sus ideas y se imponían el respeto y el decoro en el tratamiento de cada persona.

El partido que siempre defendió los valores en los cuales he creído toda la vida merece volver al ruedo de la política. ¿Cuántos colombianos se encuentran “huérfanos”, porque no se sienten plenamente representados? Hace falta el Movimiento de Salvación Nacional.

Bien charladito: “… El Régimen necesita que la política sea sucia porque es la manera de conseguir la amplia gama de complicidades que se necesitan para mantener su predominio” (Álvaro Gómez Hurtado).

¿Cuántos colombianos se encuentran “huérfanos”, porque no se sienten plenamente representados? Hace falta el Movimiento de Salvación Nacional. Clic para tuitear

Avatar
Acerca de Francisco Jose Tamayo C 70 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.