Homenaje a Mi General Charry Solano 50 años después

Andres Usuga

Andrés Usuga
Rindamos Homenaje al Señor Brigadier General Ricardo Charry Solano. y oremos porque sus luces sigan iluminando con San Josué a los agentes de la Inteligencia Colombiana. CAVE PRO PATRIA Clic para tuitear
Andrés Usuga

Existen hombres que dan esencia a ciertas instituciones, pero hay unos, que no solo son un nombre en los títulos o las marquesinas de edificios, sino que son el sustrato mismo de las mismas instituciones o incluso más allá de algunas formas de vida y en este caso específico de especialidades y elementos cruciales de la república.

Este es el caso, del Sr Brigadier General Ricardo Charry Solano, que hoy 18 de Octubre de 2020,  cumple 50 años de su deceso en el Hospital General de Bogotá,  a causa de una peritonitis, luego de haber entregado más de 30 años de su vida al Ejército Nacional de Colombia y de ser el fundador y abanderado de la inteligencia militar, que tantas victorias le ha dado al país y que hoy viene siendo golpeada por muchos de los afectados, entre ellos ex terroristas amnistiados, indultados, que hoy hacen política y unos pocos, pero poderosos medios de comunicación, que creen tener patente de corso para violar el orden jurídico colombiano y de pasar de infractores de las normas a víctimas de quienes han querido atacar.

Es por esto, que en los que hemos tripulado la escuela que hoy lleva su nombre (desde hace 35 años), como alumnos y como docentes, nos sentimos orgullosos del legado de este militar, que había nacido en el año 1.920 en la ciudad de Bogotá, como hijo del dirigente huilense Conservador Arcadio Charry, quien fuera incluso consejero de estado en los años veinte´s y de doña Abigail Solano.

De formación colegial lasallista, del Colegio Bartolomé y el Colegio Antonio Nariño, ingresó en el año 1.938 a la Escuela Militar, de la cual egresó como subteniente del arma de artillería en diciembre de 1.941 y ascendería en julio de 1.968 al grado de Brigadier General de manos del presidente Carlos Lleras Restrepo, en el mismo cargo que fallece 2 años después.

Mientras era orgánico del Batallón de Artillería San Mateo en la ciudad de Pereira en 1.946, contrajo nupcias con la Sra. Nidia Hormaza, unión de la cual surgieron sus 8 hijos, los cuales es nuestro deseo que ojalá puedan ver estas líneas de homenaje a su padre.

Cuando ostentaba el grado de Coronel y luego de recorrer buena parte del país ejerciendo el mando en las unidades donde fue asignado, el mando de la época (1.962) lo designa para cursar con el ejército de los E.E.U.U. un curso en Inteligencia Militar en el Fort Holabird (Baltimore) donde se ubicaba para entonces el Army Intelligence College y que hoy se ubica en Cochise County Arizona en el Fort Huachuca.

De allí y con esos conocimientos, llegaría a implementarlos en el Ejército Nacional de Colombia y por eso es considerado como el padre de la inteligencia Colombiana, aunque en mi opinión personal hemos sido mezquinos con la figura de Policarpa Salavarrieta, quien fue la que organizó las redes de inteligencia del Ejército Patriota, desde Guaduas su tierra natal e incluso infiltró al ejército realista y con esta información las tropas de Bolívar, Santander, Soublette y Anzoátegui pudieron darnos la victoria y la libertad a inicios del siglo XIX.

El E-2 o departamento 2 de la época, sufrió una transformación sustancial en el tiempo que lo comandó y se fundaron las primeras redes contrainsurgentes para el conflicto, que en ese entonces apenas comenzaba y se fundó el primer batallón de inteligencia, pionero de las unidades militares de esta especialidad, no solo en el Ejército Nacional, sino en todas las Fuerzas Militares Colombianas.

Hoy la Inteligencia Militar y en general la Inteligencia Colombiana, sigue las aguas del primer abanderado de la especialidad y forma a sus hombres, con la misma integridad y profesionalismo en sus escuelas de cada fuerza y en la Dirección Nacional de Inteligencia, que no aparecen en las fotos de la gloria, pero son los que siempre están detrás de todas y cada una de ellas.

Rindamos pues, un Homenaje al Señor Brigadier General Ricardo Charry Solano en los 50 años de su deceso (misma edad que tenía cuando falleció y cuando fungía como comandante de la Brigada de Estudios Militares) y oremos porque sus luces sigan iluminando con San Josué a los agentes de la Inteligencia Colombiana de todos los niveles, en la búsqueda de la protección de la república y la permanencia del sistema democrático por siempre.  CAVE PRO PATRIA.