Concentrémonos en lo verdaderamente importante, en las ideas, en las propuestas, en el mensaje. Dejemos de juzgar al otro por sus posesiones materiales así no parezcan en coordinación con sus ideas. #IdeasPreconcebidas Clic para tuitear

¿Qué tiene que ver qué Susana Boreal marche usando un morral Mario Hernández o que Gustavo Petro se ponga unos zapatos Ferrogamo o que hagan campaña con Benedetti en avión privado o que una persona que es afín al Pacto Histórico tenga un buen carro o se dé “gustos” en viajes o efectos personales con sus creencias políticas?

¿Acaso la posición política o las ideas que se comparten son un obstáculo o barrera para poder tener objetos materiales o viajar cómodos y seguros o vivir en condiciones que cada quien considere y haya trabajado para tener o no?

Esto sería lo mismo que afirmar que una persona con poco poder adquisitivo no pueda votar por Federico Gutiérrez o por Sergio Fajardo o por la derecha, porque se supone que su posición social es más afín a la izquierda.

Creo que tener una forma de ver la vida no implica tener que hacer votos de pobreza o vestirse de una manera o escuchar cierta música o leer ciertos libros, los tiempos han cambiado y quizá sea posible encontrarse a un mamerto de derecha o a un empresario de izquierda.

Las propuestas e ideas que cada uno expresa de forma individual no necesariamente tienen que ver con su situación financiera. He conocido hijos de grandes empresarios seguidores de la izquierda o algunas parejas que no comparten su voto por un partido u otro, a pesar de tener la misma situación económica.

En muchas familias las discusiones políticas abundan, llevando incluso a prohibir hablar del tema o en casos extremos dejar de hablar del todo, por lo menos hasta que pasen las elecciones.

Cada cual puede pensar lo que quiera sobre como espera que gobiernen su ciudad o país, además de participar en marchas o protestas que quieran, usando la ropa de marca o sin ella, mientras sean expresiones sin violencia.
Cada quien puede leer cualquier libro, revista o panfleto sin necesariamente seguir una línea política, simplemente para estar informado.

Tenemos que abrir la mente, no ser tan cerrados como para juzgar a los demás, debemos recordar que lo que está en juego es mucho más profundo que la marca de una camisa, que la participación ciudadana, bien sea en marchas o votando, deben ser pensadas, no es posible que nuestro país sea controlado con el estómago y no con la cabeza.

Insisto, hay que ver más allá, informarnos bien de las propuestas, sustentar nuestras posiciones políticas, votar y luchar por ideas no por disfraces ni máscaras, aunque estamos en un momento en el que la imagen vende más que mil palabras debido a las redes sociales, los invito a no caer en la trampa.

Dejemos de criticar sin un trasfondo claro y concentrémonos en lo verdaderamente importante, en las ideas, en las propuestas, en el mensaje. Dejemos de juzgar al otro por sus posesiones materiales así no parezcan en coordinación con sus ideas.

IVÁN CANCINO G.
+ posts

Papá, esposo de la más hermosa mujer, columnista y abogado.

Comparte en Redes Sociales