Indignación selectiva

David Ghitis

Indignación selectiva

@ghitis 

Indignación selectiva Columna de David Ghitis Clic para tuitear

Hace poco tiempo el país entero se sacudió con la noticia de el rapto, tortura, violación y asesinato de una niña de 7 años, de familia muy humilde, a manos de un arquitecto estrato 6. Hoy conocemos un caso parecido las noticias nos informan de la suerte similar corrida por una niña de 9 años, pero no vemos a la sociedad civil reaccionar de igual manera.

Podemos también poner como ejemplo la golpiza propinada por el actor Alejandro García a la actriz Eileen Moreno y que generó gran rechazo por todos los estamentos del país.

La diferencia que hay entre la golpiza a Eileen Moreno y los crímenes contra Yuliana Samboní y contra Génesis Rúa es la condición socioeconómica de los perpetradores. Mientras que Rafael Uribe Noguera viene de una familia muy acomodada y con negocios inmobiliarios y el actor Alejandro García es alguien con algún grado de reconocimiento, Adolfo Arrieta García es una persona anónima de escasos recursos.

La diferencia que hay entre la golpiza a Eileen Moreno y los crímenes contra Yuliana Samboní y contra Génesis Rúa es la condición socioeconómica de los perpetradores. Clic para tuitear

Se suma otro caso para repudiar: el secuestro del niño de 5 años, Cristo José Contreras, que tampoco ha generado el rechazo de toda la sociedad.

Incluso he visto en redes sociales a algunas personas criticando a quienes pedimos un igual rechazo al asesinato de Génesis y culpando de querer hacer política con el crimen a quienes piden que se aplique todo el peso de la ley. Es una actitud totalmente burda, obscena, baja (para utilizar las palabras de alguien de los que critica a quienes pedimos justicia). Mientras que hay quienes pedimos acciones eficaces para atacar la criminalidad contra menores, hay quienes muy mezquinamente dicen que lo que se está tratando de hacer es politiquería. Yo creo que quienes hacen politiquería son quienes guardan un silencio cómplice mientras ponen el tema político sobre la mesa. Buscan cambiar el foco de atención y que la sociedad ignore los crímenes contra menores y rechace a quienes pedimos justicia.

Mientras que hay quienes pedimos acciones eficaces para atacar la criminalidad contra menores, hay quienes muy mezquinamente dicen que lo que se está tratando de hacer es politiquería. Clic para tuitear

¿Por qué no se mueve igual la sociedad con el caso de Génesis Rúa? ¿Por qué hubo gran repudio en unos casos y una apatía con otro? Yo no tengo las respuestas, eso debe ser motivo de reflexión de cada uno y de la sociedad.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de El Parche del Capuchino 

Articulos Relacionados

David Ghitis

Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.

Acerca de David Ghitis 25 Articles
Originario de Cali en 1964. Estudié en el Colegio Hebreo de Cali. Presté servicio militar y gracias a eso conocí cosas de la Colombia que a los jóvenes “de buena familia” rara vez les toca conocer. En 1998, por la situación en la que estaba el país y como muchos colombianos, salimos a buscar mejores oportunidades en otras latitudes. Un tiempo en Israel, otro en USA y otro más en República Dominicana me dieron una visión con varios matices de cómo las distintas circunstancias esculpen las personalidades. Regresé a Colombia convencido de que no hay mejor país y con el ánimo de aportar mi grano de arena para que sea cada vez mejor.