¿Jesucristo el mamerto de los cielos?

Luigi Parra

@LuigiParraF

Derecha Aburrida. (Autocrítica) Columna de Luigi Parra Clic para tuitear

Margarita Rosa de Francisco fiel a su estilo generó la semana pasada indignación y polémica en twitter donde  aseveró “Yo no sé por qué tanto facho es fanático de Jesucristo, el más mamerto de todos. El mamerto de los cielos”.

Es tal el revuelo causado que personajes tan reconocidos como el jugador del Junior Miguel Borja y el reconocido humorista José Ordoñez le salieron al paso. Y no es para más, la palabra mamerto en la jerga política hace referencia a los seguidores y defensores a ultranza de las ideas de izquierda.

Pero más allá del trino, ofensivo o no, queda una pregunta en el aire, ¿era realmente Jesucristo un  mamerto? La biblia, es quizás el único libro autorizado para hablar de este personaje histórico, para unos real para otros pura ficción.

En los cuatro evangelios se encuentran historias de la vida cotidiana de Jesús que describirían  perfectamente a un mamerto, o bueno al menos eso desearía Margarita Rosa, entre ellas resaltan estas inolvidables historias:

En los cuatro evangelios se encuentran historias de la vida cotidiana de Jesús que describirían perfectamente a un mamerto, o bueno al menos eso desearía Margarita Rosa Clic para tuitear

-Cuando Jesús  tenía tan solo 12 añitos de edad al ser encontrado por sus padres después de estar desaparecido por varios días, les dijo que lo dejaran solo y que respetaran su derecho al libre desarrollo de la personalidad.

-Pedro un día se le acercó preocupado porque debían pagar los impuestos y no tenían dinero, y Jesús le respondió, que no debían pagar  impuestos, que lo hicieran los ricos y los grandes capitales de la época, que habían logrado sus fortunas robando a los pobres.

-Jesús no le creía mucho a Dios, ya que como todo buen mamerto era un ateo, por esto no realizó ningún milagro, él dejaba en claro que lo que no se podía comprobar por medio del método científico, carecía de toda autoridad y no eran más que fábulas. Las personas enfermas que se le acercaban no obtenían sanidad alguna, pero si, una retahíla de que los males los aquejaban eran gracias a la Ley 100 de la época.

-Cuando lo despertaron en medio de la tormenta mientras dormía en la barca, no reprendió a los vientos, sino a sus discípulos y les dijo “Todo esto es culpa de ustedes, del hombre, que no es capaz de cuidar el medio ambiente, esta tormenta no es más, que las consecuencias del cambio climático que ustedes ocasionan”.

-Cuando asistió al matrimonio, multiplicó el vino pero mientras lo hacía refunfuñó y le dijo a los presentes que el matrimonio era una figura arcaica a través de la cual se hegemonizaba el heteropatriarcado.

-En la parábola de los talentos, habló de la importancia de la igualdad económica, señalando que el dueño de los talentos al observar que de los tres empleados que tenía, dos habían obtenido ganancias (14 talentos)  y uno no había obtenido nada, para acabar con esa injusticia, tomó todo el dinero y lo repartió equitativamente entre los 3.

-Jesús nunca habló del reino de los cielos, porque creía que el gobierno era asunto de hombres y que el Estado debía ser completamente Laico, que la religión no se  debía enseñar y que la palabra Dios no era algo para mencionar en público.

-Jesús en todo momento hablaba que el Imperio romano debía garantizar todo,  que no era necesario poner la confianza en papá Dios, sino que si se unían, lograrían que papá Estado supliera todo, incluso organizó el gran paro nacional de Israel, para exigir que todo fuera gratis, salud, educación, transporte, etc. y de paso aprovecho para exigir la legalización del aborto, eutanasia. 

Todo lo anterior no corresponde para nada a la realidad, no solamente porque no aparece en la biblia, sino porque generalmente todo lo que ama Jesús las ideas de izquierda lo aborrecen. 

El Jesús de la biblia es un hombre trabajador, obediente de sus padres, respetuoso de la ley, quien nunca recurrió a las vías de hecho, que cuando tuvo la oportunidad de armar una revolución armada no la armo.

Un hombre que enseñó que a través del trabajo, Dios puede suplir, que no debemos depender del Estado para alcanzar todo, que si uno se esfuerza así sea con lo poquito o mucho que uno tiene, en las manos de Dios, se puede alcanzar el verdadero bienestar y progreso.

Encontramos a un hombre que no buscaba igualar a todos sino que daba libertad, libertad para elegir, libertad para decidir, no sembraba envidias, ni apelaba a la lucha de clases. 

Hablaba en lo público de Dios, hacía y creía en los milagros,  amaba y defendía la vida (provida), era un defensor apasionado del matrimonio entre un hombre y una mujer, tanto que su historia de vida es la semejanza perfecta de como un esposo debe amar a su esposa. 

Encontramos a un hombre que no buscaba igualar a todos sino que daba libertad, libertad para elegir, libertad para decidir, no sembraba envidias, ni apelaba a la lucha de clases Clic para tuitear

Es así que Jesucristo es todo menos el mamerto de los cielos.

 

Luigi Parra Forero
Acerca de Luigi Parra Forero 2 Articles
Economista y escritor