Juan M Santos (NobelBrecht), Defensor y Protector de Criminales

Duván Idárraga López

Duván Idárraga

Si se llega a generar esa compulsa de copias, nada va a pasar (como nada pasó por la financiación ilegal de su campaña del 2010, ni la reelección 2014 con dineros de Odebrecht). Ni a él, ni a sus aliados, nada les ocurre. Clic para tuitear

A pocos días de su posesión como presidente de Colombia, Juan M Santos (conocido como Nobelbrecht gracias a que con dinero ilegal de esa multinacional logró la reelección del 2014 y a partir de ahí, con toda serie de artilugios, compró el Nobel de paz en 2016) descubrió su faceta de aliarse con cualquiera que le aportara a sus oscuros propósitos. Inició declarándose el mejor amigo del dictador Hugo Chávez, no cabe duda que pensando en la influencia que éste podría tener sobre los narcoterroristas FARC y a partir de allí llevarlos (junto con Fidel Castro, el otro líder natural de las FARC) a desarrollar las negociaciones de La Habana (que no lo fueron, dado que en una negociación las partes ceden y se comprometen por igual; en este caso, Santos cedió y comprometió al Estado a todo, las FARC a tres o 4 cosas irrelevantes, al punto que hoy nada han cumplido y nada les ha pasado) y llegar al narco acuerdo firmado con ese grupo criminal. Años después, estos comportamientos, de defender y proteger criminales, fueron y han sido evidenciados.

A partir de ahí, poco a poco se ha venido conociendo la manera descarada en que Juan M Santos doblegó al Estado colombiano y atendió todas las exigencias del grupo criminal FARC con tal de que le firmaran el documento qué sería la base para recibir posteriormente el Nobel de paz; algo que para un ególatra como ese sujeto era de especial significancia. Para ello, hizo todo cuanto estuvo a su alcance para proteger y defender los intereses de los narcoterroristas FARC a quienes les garantizó preservar y lavar sus fortunas billonarias; proteger el narcotráfico, uno de sus principales y más lucrativos negocios, incluso dándole estatus de delito político y eliminando la aspersión aérea (lo que finalmente llevó a llegar a más de 200.000 hectáreas de cultivos de coca en el país). También los protegió garantizándoles, a través de la JEP (un tribunal de justicia que las FARC crearon de acuerdo a sus necesidades de impunidad total y venganza contra sus principales enemigos: La fuerza pública colombiana) que no pagarían un día de cárcel.

Pese a la gravedad de lo anterior, faltaba otra muestra de su gusto por proteger y defender criminales, en este caso al dictador y asesino Nicolás Maduro; sin duda dentro de su lógica y necesidad de contar con el silencio cómplice del mandatario venezolano, quien en un video le agradece toda la ayuda y la defensa que hizo Juan M. Santos ante organismos internacionales. Si bien en algún momento Santos se atrevió a hacer un cuestionamiento sobre la dictadura de Maduro, bastó que este personaje le recordará que tenía mucha información de lo ocurrido en la negociación con las FARC (Venezuela fue país garante) para que Nobelbrecht guardara silencio cómplice.

Hace un par de días la revista Semana dio a conocer otra escabrosa actuación de Santos en defensa de los peores criminales. Esta vez, según el medio periodístico, violando las leyes de Colombia; gracias a las decisiones de su gobierno, se logró que el narco terrorista Gabino (jefe máximo del ELN) pudiera ser traslado a Cuba, utilizando el territorio colombiano. Para este propósito no se hizo lo correspondiente, según nuestro ordenamiento jurídico: Levantar las órdenes de captura en contra del peligroso criminal. Con la anuencia y protección de Santos, su entonces comisionado de paz, violando la ley, permitieron el traslado de este bandido, responsable de los peores crímenes. Parece que la Fiscalía tiene un proceso de investigación en contra de funcionarios del gobierno Santos por este manejo ilegal, se esperaría que compulsara copia a la Comisión de Acusaciones de la cámara para que se investigué por este delito (otro más) a Juan Manuel Santos.

Si se llega a generar esa compulsa de copias, nada va a pasar (como nada pasó por la financiación ilegal de su campaña del 2010, ni la reelección 2014 con dineros de Odebrecht). Ni a él, ni a sus aliados, nada les ocurre. No obstante, se verifica nuevamente que Juan M Santos (Nobelbrecht) se dedicó en sus ocho años de desgobierno a defender y proteger a los peores criminales de la región.

EL COLMO 1: El Presidente de la JEP, Eduardo Cifuentes, amenaza con llevar a la justicia a quienes cuestionemos las actuaciones acomodadas, para beneficiar a sus creadores (Las FARC), de ese espurio tribunal (recordemos que el Pueblo Soberano rechazó todo el narco acuerdo; su implementación fue ilegal). Y eso que retiraron el numeral 3.4, página 70, del documento inicial (decía que se perseguiría a quienes amenacen la implementación de los acuerdos). NO HAY DERECHO.

EL COLMO 2: Para quienes aún dudan de lo parcializados a favor de las FARC en la JEP (recordemos que ellos mismos la crearon, único caso del mundo donde los criminales crean a su conveniencia el tribunal que los ha de juzgar), miren: Para la defensa de 4.358 ex FARC, la JEP destinó en 2020 $6.404 millones y 83 abogados; para 270.000 victimas de ese grupo narcoterrorista, destinó $6.512 millones y 90 abogados; para la Fuerza Publica solo $648 millones. Además, pone a la organización Yira Castro, de la mamá de Ivan Cepeda tan cercano a las FARC, a dar asesoría jurídica a las víctimas. NO HAY DERECHO.

Avatar
Acerca de Duvan Eduardo Idarraga L 137 Articles
Administrador Empresas Univalle, Especialista en Finanzas ICESI; amo al glorioso Ejército de Colombia. Chaparraluno de nacimiento, caleño por adopción; opinador por gusto y por convicción sobre la realidad politica y económica del país.