LA CAPITAL DEL MIEDO | Jorge Colmenares Clic para tuitear

Para buscar culpables, para desviar los temas de interés público, para discutir y cazar peleas, para eso si es buena nuestra alcaldesa. Mientras todo eso ocurre, y su mandato de desgobierno culmina, los habitantes de la capital nos quedamos con la ilusión de la Bogotá Cuidadora que nunca existió.
El rimbombante slogan que la Alcaldesa ha impuesto en la ciudad, debe de convertirse en algo más que un discurso, debería ser la lógica de gerencia pública en Bogotá, más aún cuando hemos quedado a la merced de sus actuaciones caprichosas y soberbias.
Es evidente el fracaso de los dos más visibles alcaldes Verdes: Claudia López y Jorge Iván Ospina, quienes tienen a sus respectivas ciudades sumidas en el caos social, la politiquería y la corrupción.
Pero más que la desaprobación, indignación creciente y rechazo entre la ciudadanía hacia Claudia, que se refleja con cada nueva encuesta, nos sigue preocupando la desprotección en la que se encuentran los ciudadanos, la inseguridad, entre tantas talanqueras, sigue siendo el mayor de los males, y la hija de nadie.
Ya estamos sobrediagnosticados, las cifras de hurtos y homicidios, son reales, evidentes, y urgente de ser atendidas por la institucionalidad. Han llegado más policías a Bogotá, ¿y qué ha pasado? Alcaldesa Claudia López, volvemos a insistir en lo mismo, la improvisación no puede ser la base de las acciones implementadas para devolverle la seguridad a los ciudadanos.

El clamor de todos, es que por fin se dedique a gobernar, y a implementar una política pública que seguridad multidimensional, aunque necesario, vaya más allá de aumentar el número de policías, y brinde a los habitantes de Bogotá, mayor acceso a la educación, salud y empleo.

Temas como la lenta recuperación económica y sobre todo, la inseguridad reinante en las calles, preocupan, más que nunca, a los bogotanos. Frente al primer tema, seguimos esperando la inmediata reacción de la Administración Distrital en la ejecución de los billones de pesos que aprobamos desde el Concejo para programas de reactivación del aparato productivo y de comercio de la ciudad. El gobierno de Claudia López se ha caracterizado por su paquidermia y falta de articulación.

Ahora el tema de seguridad, el dolor de cabeza de los bogotanos. Desde cuando entregó las calles de la ciudad, con su permisividad con los vándalos y su arrogancia hacia la fuerza pública, a un reducido grupo de desadaptados de la autodenominada primera línea, desde cuando la apertura por confinamiento por la pandemia, la ciudad comenzó a mostrar signos alarmantes de aumento y el recrudecimiento de los indicadores de inseguridad en la ciudad, en la aparición de bandas de crimen organizado que aterrorizan toda la ciudad y sobre todo, en la crueldad con que se cometen éstos actos delictivos.

La noticia de la asignación inmediata por parte del Gobierno nacional de 500 nuevos policías a la ciudad y de la próxima llegada de otros 2.000, sin duda resulta, un inicio esperanzador que en parte mitigará el grave déficit de uniformados, que se calcula en más de 10.000. Sin embargo, se requiere una acción inmediata para atacar los delitos de alto impacto como el atraco y el fleteo y, sobre todo, para garantizar que todos los aquellos delincuentes que reincidan, sean castigados con penas proporcionales al grave daño que generan a la ciudad.

Los maleantes y criminales se están ensañando con los bogotanos. Así se lo repetimos una y otra vez a la alcaldesa, y poco o nada se hizo para tratar de revertir una errática política pública en materia de seguridad, que tiene hoy a la ciudad al borde del abismo. Hemos presentado varias propuestas a consideración del cabildo distrital, como por ejemplo la instalación de cámaras de seguridad en el sistema de transporte masivo y el sistema de prevención para proteger a niños y adolescentes, entre otros. Esperamos que la administración acompañe nuestras iniciativas.

Jorge Colmenares
+ posts

Nació en Bogotá. Es el concejal más joven del Partido Centro Democrático y un líder innato; fue electo como miembro para la representación del Consejo Estudiantil de su alma mater en el periodo de 2014.   Su deseo de contribuir al bienestar social al tiempo que ejerce su carrera, lo llevó a ser miembro del grupo S.O.S por la justicia, además de abanderar varias causas en pro del país y de las juventudes.