La celebración de los miserables

Cecilio José Contreras G

@Ceciliojosecont

La celebración de los miserables. Columna de Cecilio José Contreras Clic para tuitear

El revuelo que causó la renuncia del fiscal tuvo un sabor dulce y de celebración en cierta parte de la sociedad. Los de la izquierda lo tomaron como un “triunfo” contra  la corrupción, Brindaron con whisky, se jactaron de ser ellos quienes tumbaron al fiscal, creyéndose el cuento Chimbo que con tendencias tuiteras se puede quebrar un banco, un canal de TV, una empresa y hasta hacer renunciar a unos de los hombres más poderosos de Colombia; pero no esperemos menos, esos son los mismos de las encuestas en Twitter donde Petro ganaba la presidencia. Estamos en presencia de una nueva forma de derrocamiento del estado: el derrocamiento tuitero.

Aunque se les hinche el pecho con la mentira de que gracias a ellos el fiscal renunció, lo cierto es que lo hizo por la absurda decisión de la JEP de negar la extradición del Narco Santrich, por la intromisión en las facultades del fiscal ordenando la libertad del narco y además pidiendo que se investigue a los miembros de la fiscalía por este caso, siendo esto una acción de intimidación  para cualquiera que intente buscar la extradición de los narcos de las FARC.

Aunque se les hinche el pecho con la mentira de que gracias a ellos el fiscal renunció, lo cierto es que lo hizo por la absurda decisión de la JEP de negar la extradición del Narco Santrich Clic para tuitear

Un colombiano cuerdo no tiene nada que celebrar, los únicos que tienen la obligación de brindar por la renuncia del fiscal son los narcos de las FARC. ¡Los golpes que les dio a esa organización sacando a la luz millones de dólares que habían escondido y los negocios que tenían a nombres de testaferros, a esos a los que el fiscal les daño el plan del lavado de dinero orquestado en la Habana, son los que alzan las copas llenas de whisky y dicen, salud!

Que celebren los miserables, esos que prefieren ver a un narco libre, esos que radicaron cuatro habeas corpus para tratar de liberar a Santrich, esos que meten micos a los proyectos de ley para evitar a toda costa la extradición, esos que reciben llamadas de socios de los narcos en pleno debate en el senado, esos que apoyaron la impunidad rampante que vemos hoy. Que celebren los amigos de las FARC… mientras puedan.