La del rebusque

Argiro Castaño

@ArgiroCasta58

La del rebusque Columna de Argiro Castaño Clic para tuitear

Comencemos por decir que no nací en cuna de oro, por el contrario, nací fue en una humilde casa de bareque con piso de tierra y fogón hecho en adobe y piedra, con garabato en la cocina pa` colgar las 2 libras de pecho que llevaba mi papá los domingos, para los almuerzos especiales que nos hacía mi madre los sábados, los almuerzos de los sábados eran papas machacadas con cebolla y tomate, arroz y un pedazo de carne tiesa bajada del garabato y frita en manteca negra. 

Gracias a Dios en esa época lo que habían eran dientes y muelas finas pa` meterle garra a esa carne, en esta época me la tendrían que dar licuada y pasada por colador. 

Mi padre Antonio hizo casi de todo en la vida para que no le faltara la plata pa` llenar el costal de mercado los domingos para el sustento de sus 9 hijos. Fue aserrador, quemador de carbón, quemador de panela, albañil, sobandero, músico y por último carpintero.

Mi padre Antonio hizo casi de todo en la vida para que no le faltara la plata pa` llenar el costal de mercado los domingos para el sustento de sus 9 hijos. Clic para tuitear

Cuando mi viejo logró comprar una casita en el pueblo producto de muchos años de ahorro y sacrificio nos fuimos a vivir a ella. Ahí comencé a trabajar, me iba los sábados y domingos a rebuscarme haciendo lo que fuera, desyerbar patios empedrados de casas grandes, llevaba caballos a potreros y hacía mandados. Ya estaba grande (10 años) y tenía que ganarme mi plata. 

Un día sábado, estaba parado en una esquina y me llamó don Argemiro Villegas dueño de un granero. mijo! Que si le lleva este mercadito a doña Inés allí. (allí: eran como 10 o 12 cuadras) que ella le paga bien (Dijo don Argemiro) Yo miré semejante bulto y me dije: yo soy capaz! y ese “le paga bien” me motivó demasiado, hágale don Argemiro me lo ayuda a subir al hombro. de un solo envión me lo puso y quedé fue doblao y casi me voy de culos. Sacando fuerzas comencé a caminar medio encorvado y a cumplir con ese vía crucis, a partir de la primera cuadra comencé a tirar cuentas, será que me da un peso? con eso me compro 10 chocolatinas jet y hasta me pueden salir estas figuritas escasas (el Jabalí, el Dodo, las Esponjas). estaba coleccionando el álbum y tratando de llenarlo hacía como 2 años, a las 5 cuadras mi mente seguía fija en el pago y el cansancio era llevadero…  listo! Que me dé no más 50 centavos pues, con eso me compro 5 chocolatinas y que me salgan siquiera 2 de las escasas. faltando una cuadra y casi a punto de llegar me dije: que me de 30 centavos por muy mala que sea y con eso me compro 3 chocolatinas y que me salga el Jabalí. Llegamos a la casa y con mis últimas fuerzas subí 3 escalas que había hasta la puerta. le descargué el costal en la cocina y mi corazoncito estaba a mil, llegó el momento! Vi que sacó un monedero y dije: ya billete de peso no habrá… me extendió 5 centavos y me dijo: Tome mijo y muchas gracias. 

Ahí fue donde pasó esta expresión por mi mente que me habría de acompañar toda la vida: vieja pedorra ifueputa (con lo que me sale). ahí mismo, en la casa de enseguida vendían cremas hechas de morezco, pasé y me compré una, me le chupé lo dulcecito y a la cuadra ya iba chupando hielo. Seguí soñando con el anhelado peso y poder comprarme las 10 chocolatinas para completar mi álbum “Historia natural” de la nacional de chocolates, me alejé pensando en el (Jabalí… el Dodo… las Esponjas… el Decatopecten) en fin, en todos los caramelos escasos que me faltaban pa` llenarlo y ganarme el premio. Otro día será y seguí pa` la plaza a seguirme rebuscando.

Así fui creciendo entre escuela y trabajo los fines de semana, cuando crecí y me comenzaron a gustar los aguardientes y las viejas dejé la escuela y me puse a trabajar en la carpintería con mi papá.   

Con el tiempo y en estas épocas del todo fácil o regalado llegué a la conclusión que a la inmensa mayoría de los de mi generación y a un poquito de ésta se nos desarrolló una NEURONA extra “la del Rebusque” y es que cuando se trata de rebuscarnos no sentimos frío ni calor, ni hambre, ni sueño. y madrugar nos parece el mejor ejercicio. Nos le medimos a lo que sea y siempre decimos “Este año es el mío” así llevemos toda la vida diciendo lo mismo. 

Hoy en día esta hermosa neurona está envejeciendo y muriendo con mi generación, ya muy pocos la traen y a muy pocos se les desarrolla. 

Los que definitivamente no la traen son los que ahora están soñando con primaveras, con ríos de leche y miel y se sienten con todo tipo de derechos. 

¡El estado tiene una deuda histórica con los jóvenes! Dicen algunos. 

¡Esto sería mejor si el estado subsidia esto o aquello! Dicen otros. 

¡Somos la generación sin miedo! dicen los aguevaos que escasamente se levantan a medio día a desayunar.

No es que los viejos nos hayamos quedado con el romanticismo del trabajo, el estudio y la familia como la única fórmula para tener éxito y  una mejor sociedad, ¡No gûevones! Es que así funcionan las cosas. 

También nos duele la corrupción, los políticos ladrones, nos duelen que maten y desplacen personas y que esto se vuelva parte del paisaje colombiano ¡Claro que nos duele y mucho! 

Pero lo que más nos duele es ver la juventud embelecada con falsos profetas que les prometen ríos de leche y miel y ellos se la creen entera.

Pero lo que más nos duele es ver la juventud embelecada con falsos profetas que les prometen ríos de leche y miel y ellos se la creen entera. Clic para tuitear

Este mundo no se cambia agarrados de la mano cantando en coro el himno a la alegría, menos con coreografías pendejas como “el violador eres tú”. Este mundo lo cambiamos trabajando, estudiando, con Dios, la familia y el trabajo  como base de la sociedad.   

Argiro Castaño
Acerca de Argiro Castaño 24 Articles
carpintero de profesión, campesino de corazón, enamorao de mi negra y mas uribista que un putas.