La Era de la Estupidez

Juan Camilo Vargas

@JuanCVargas98 

La Era de la Estupidez Columna de Juan Camilo Vargas Clic para tuitear

La presente situación cultural del hemisferio occidental hoy no da rastros de esperanza, sino de una progresiva decadencia que parece estar profundamente decidida a eliminar las raíces milenarias que han permitido forjar esta civilización. Si bien la caída ha sido puesta en marcha desde que se consolidara la Reforma Protestante, la precipitación más marcada ha dejado sentirse desde la década de los 60´s, fundamentalmente con ejemplos como Mayo del 68 o el conocido «Woodstock». La revolución sexual ha dejado un daño irreparable en el hombre, un daño en su espíritu que no tiene solución humana. Todas las ideas herederas de este planteamiento constituyen hoy las bases de la degeneración que atraviesa nuestra civilización y aquellos planteamientos libertarios han moteado ya todos los campos de la cotidianidad que vivimos en «los países libres» de occidente.

La revolución sexual ha dejado un daño irreparable en el hombre, un daño en su espíritu que no tiene solución humana. Clic para tuitear

Un conocido, pero controversial autor estadounidense, escribió que gran parte de estas ideas, popularmente asociadas a los discursos de la izquierda política, son producto de un «sentimiento de inferioridad». Es casi un hecho dado que suelen ser de izquierdas los lobistas de grupos minoritarios como los indígenas, homosexuales, comunidades negras y mujeres, pero ¿qué sociología hay detrás de esto? La explicación que magistralmente entrega este antiguo profesor de la Universidad de California está basada en que los representantes de aquellos grupos consideran que los mismos, (los grupos), son inferiores; lo saben y lo piensan, pero no lo expresan. Utilizan la inferioridad para hacer política y buscar garantías y derechos que quizá no existan, con un esnobismo intelectual en el que fungen como brillantes y valiosos filósofos, o tal vez científicos, con el único fin de hallar justificaciones a sus deseos grotescos y antinaturales. Más allá de los métodos y los fines, es de vital importancia entender que ese planteamiento sobre la inferioridad cobra validez si se hace un juicioso análisis de los integrantes, propósitos, modus operandi, idearios y vicisitudes de la izquierda.

Lo que sucede en Colombia es, posiblemente, uno de los mayores reflejos del desenvolvimiento que estas actividades de una izquierda, aunque en gran parte una derecha también, han plasmado en la transformación mental de los que día a día creen ser voceros de colectividades y otros grupos. En una República es importante la participación de los ciudadanos en la actividad política, siempre y cuando estos sean virtuosos y consecuentes con la pesquisa de un bien mayor al individual. El problema es que Colombia se asemeja más a la democracia dibujada por Sócrates, donde reina el caos, y no al orden de la politeia. Como no hay ciudadanos virtuosos, por distintos motivos de origen cultural, todos creen que tienen el deber, más que el derecho, de opinar sobre cualquier tema posible en aras de brindar soluciones a los problemas de la Patria. Se funden aquí la ignorancia, la imbecilidad, la corrupción, el pillaje, el nepotismo, el terrorismo y demás componentes nocivos para Colombia, en una voz que al unísono genera opiniones que nadie ha solicitado.

Thomas Carlyle escribió que para que hubiese armonía en un régimen democrático era fundamental que todos entendieran que el valor de el voto de Judas era el mismo que el de Jesucristo. He ahí el problema, aceptar ese sencillo pero problemático planteamiento. Mientras que los hijos de Mayo del 68 que ven inferioridad rampante por todas partes sigan generando caos al margen de esa igualdad positivista que se nos concede, mientras que sigamos «surfeando» por las aguas de la estupidez y navegando por los mares de las pamplinas; mientras que izquierdas y derechas sigan reduciendo un debate metapolítico a los más ínfimos y aterradores espectáculos de la aberración nacional, será problemático consolidar el planteamiento de Carlyle, y es allí donde habita ese fantasma de la inestabilidad que históricamente devanea en el espíritu de nuestro País.

mientras que izquierdas y derechas sigan reduciendo un debate metapolítico a los más ínfimos y aterradores espectáculos de la aberración nacional, será problemático consolidar el planteamiento de Carlyle Clic para tuitear
Avatar
Acerca de Juan Camilo Vargas 38 Articles
Joven santandereano de nacimiento, Huilense por adopción. Estudiante de Política e Historia en Hillsdale College, ubicado en Michigan, Estados Unidos. Ganador de las becas “Hillsdale Merit Scholarship”, “Weber International Private Enterprise Scholarship” y “Gogel Scholarship, Werner J & Mar”. Caballero Andante, poeta inquieto, enemigo de la corrección política y defensor de la tradición moral y las buenas costumbres. Haciendo Patria