La gran oportunidad que nos brinda el coronavirus.

Fernando Orjuela Galeano

@PoliticaPuntual

La gran oportunidad que nos brinda el coronavirus. Columna de Fernando Orjuela Galeano Clic para tuitear

Si algo es necesario tener claro en una crisis como la que hoy padecemos con el Coronavirus o Covid-19, es que se debe pensar y actuar únicamente en pro del bien común como la única gran misión y visión, para poder superar esta crisis con éxito. Por lo demás es la gran oportunidad de los gobernantes de turno para que hagan política exclusivamente, olvidándose de todo lo que la distorsiona vergonzosamente tornándola politiquería. En estas situaciones de altísimo riesgo para la humanidad, las habilidades y la estructura de los estadistas deben salir a flote para planear, prevenir y mitigar el daño social y económico que causan las crisis como esta y que son ineludibles. Salvar la vida de las personas por supuesto en principio es la gran prioridad, sin embargo es necesario visualizar y tener en cuenta que todas las crisis que ha tenido humanidad han sido superadas y que la vida sigue, con el objeto de que se le proporcione la mayor importancia al entorno del desenvolvimiento económico, como pilar de la supervivencia humana y como única garantía para que las crisis no se profundicen, sobre todo cuando actúan en combinación de los errores de la condición humana que normalmente las potencializan.

Por lo demás es la gran oportunidad de los gobernantes de turno para que hagan política exclusivamente, olvidándose de todo lo que la distorsiona vergonzosamente tornándola politiquería. Clic para tuitear

Muchas han sido las grandes oportunidades que las crisis le han proporcionado a la humanidad para su evolución. También está comprobado que la creatividad nace con la angustia, como al amanecer lo antecede la noche oscura. Es después de las crisis donde ha nacido la gran inventiva, donde se han dado los grandes descubrimientos y donde se han creado las grandes estrategias. Nada que yo sepa da tanto orgullo como superar una crisis o una quiebra. Atribuir a las crisis los fracasos y las penurias solo violenta el autoestima, atrofia el talento, genera incompetencia y fomenta la pereza. Sin crisis no hay desafíos, no hay meritos, todo se torna rutina. Las crisis obligan a optimizar los recursos, las capacidades, a reducir los costos y sobre todo nos vuelven enormemente recursivos con algo muy importante y es que el ser y el tener toman sus justas proporciones. Nada forma más y hace crecer que una crisis. Las crisis le dan un gran sentido a la vida, el más importante.

Curiosamente la crisis del coronavirus en el mundo se da cuando el cambio climático, todas sus afectaciones y el deterioro máximo del ecosistema han tenido su mayor incidencia. Se está dando en momentos en que el neoliberalismo salvaje ha trastocado los derechos humanos en muchos países, generando grandes protestas sociales que han doblegado la institucionalidad obligando a grandes cambios constitucionales. Se da en momentos en que la valoración energética, el precio de los hidrocarburos y la implementación de nuevas energías toman una importancia jamás pensada. Se da en momentos en que el fanatismo y la polarización política y religiosa tienen su mayor efervescencia. Se da en un momento de la historia en donde la balanza comercial universal impositiva ha empezado a perder su valor real y por supuesto la potencia implícita del virus, paralelamente ha traído la depreciación acelerada del precio del dinero, la baja drástica en la demanda de productos y servicios, la revolución a la baja de las bolsas de valores en todo el mundo que estacan el crecimiento mundial o lo deflactan, generando un gran caos del que saldrán victoriosos únicamente los que con dignidad y gran creatividad sepan auscultar las oportunidades buscando un equilibrio.

No dejemos pasar esta gran oportunidad y no la desperdiciemos. La crisis de este virus nos puede hacer tremendamente grandes o muy infelices y es necesario jugarle a la grandeza. Potencializar y cuidar nuestro ecosistema nos puede generar enormes fuentes de trabajo y una robusta riqueza. Darle al sector agropecuario el puesto que se merece en la economía se hace imprescindible para nuestra sostenibilidad. Reestructurar necesariamente nuestra institucionalidad nos generaría gran confianza y estabilidad. La generación de empresas producto del emprendimiento avalado, que cubra necesidades básicas del orden nacional e internacional puede ser la clave del crecimiento económico. 

Nuestra actitud para el cambio y por ser mejores personas, puede ser el gran secreto, la esencia y la gran energía que nos potencie como una gran nación. 

Nuestra actitud para el cambio y por ser mejores personas, puede ser el gran secreto, la esencia y la gran energía que nos potencie como una gran nación. Clic para tuitear
Avatar
Acerca de Fernando Orjuela Galeano 35 Articles
La Política, el arte, las tertulias y escribir son sus grandes pasiones. La tranquilidad del campo cabalgando y apreciando el ganado es tal vez, lo que mas goza y le da satisfacción, sin embargo una buena conversación es lo que mas lo reconforta, pero sin lugar a dudas lo que mas admira es la inteligencia del ser humano.