¿La justicia cojea, pero llega, como la correspondencia de 4/72?

@LombanaSierra 

¿La justicia cojea, pero llega, como la correspondencia de 4/72? Columna de José Ignacio Lombana Sierra Clic para tuitear

En Colombia desde que tengo uso de razón como hijo de un abogado litigante y luego como uno, nos solemos consolar con ese viejo adagio que dice que la justicia cojea, pero llega. Hoy ya sabemos que nunca llegará porque viene por 4/72.

Un estado donde su justicia tarda 20 años para resolver un magnicidio (si es que lo resuelve) o unos 10 años para atender en primera instancia el desfalco del erario, sencillamente es un estado fallido, pues uno de los principales propósitos fundantes del estado moderno es el de proveer al ciudadano, entre otras cosas, de una pronta y cumplida justicia como garantía de una pacífica convivencia.

Un estado donde su justicia tarda 20 años para resolver un magnicidio (si es que lo resuelve) o unos 10 años para atender en primera instancia el desfalco del erario, sencillamente es un estado fallido Clic para tuitear

Francamente ya no sé qué me aterra más de lo bajo que hemos llegado como sociedad: si el tener un sainete de justicia como la JEP porque el ex presidente Farcsantos nos vendió para satisfacer cuando menos su ego y su vanidad, o ver ahora a la Ministra de Justicia yendo ante los “magistrados” de esa “jurisdicción” a dar explicaciones, o mejor, a reconocer su incompetencia.

Para los usuarios de justicia en Colombia es normal que las comunicaciones que de los despachos judiciales nos remiten lleguen una semana después de la fecha para la diligencia a la que por ese medio se cita, y no pasa nada, así son las cosas acá. El juez simplemente señala “otra fechita” y así sucesivamente, poco a poco, se hacen los procesos.

Pero lo que ocurrió con la comunicación que el Ministerio de Justicia debía hacer llegar al Departamento de Justicia o de Estado de los Estados Unidos es inaudito, y más aún la falta de diligencia del despacho de la señora Ministra, en donde sus funcionarios se limitaron a poner al correo por 4/72 la cartica y ya, cumplieron.

Cómo es posible que ningún funcionario del Ministerio de Justicia le haya hecho seguimiento permanente a esa carta, cuando además se supone que por Internet tal cosa es posible, y nos tocara esperarnos hasta que se hiciera público lo que ya todos sabemos, que por 4/72 nada llega a tiempo o sencillamente no llega.

Es de tanta trascendencia este tema, que hubiese estado perfectamente justificado que se enviara un funcionario a radicar la carta en USA.

Los problemas de la justicia colombiana son profundos y serios, y se necesita gente todavía más seria para resolverlos. No es para nada malo por un buen sueldo hacer parte de una Fundación que se dedica a proponer modelos utópicos de sistemas de administración de justicia, a promover una que otra demandita de inconstitucionalidad o a intervenir en algunas; a organizar foros para quejarse de los problemas de la Administración de Justicia local o extranjera, y a hacer hasta lobby; eso está bien. Es hasta necesario. Pero queda claro que no es suficiente para proponer y hacer realidad la política estatal en materia de Administración de Justicia.

La reforma estructural y profunda a la justicia que prometió el presidente Duque en campaña como uno de los pilares de su plan de gobierno, que es asunto de extrema necesidad y que reclama el país desde hace décadas, nació muerta y la Ministra no fue capaz de hacer nada para reanimarla siquiera. Y nada pasó.

Ya vimos con la ley de financiamiento que el Presidente y el gobierno si tienen capacidad para maniobrar y sobreaguar en las dificultades y proponer soluciones así no sean las más populares, pero mostró gestión en el Congreso y con los diferentes sectores políticos y los gremios, luego es claro que no hay falta ni de Presidente ni voluntad del Congreso.

El asunto Santrich es tan importante desde todo punto de vista, pues pone a prueba de verdad a la JEP y la institucionalidad del país y su Administración de Justicia, y permite que el Presidente haga realidad sus promesas de campaña frente al manejo del terrorismo, pero es triste ver cómo el Ministerio de Justicia se convirtió en el palo de su propia rueda, y todo cuanto sale a decir la Ministra es que la JEP llegó para quedarse, palabras que a mí en lo personal me producen escozor, pues yo ni perdono ni olvido lo que las FARC le han hecho a este país.

Es triste ver cómo el Ministerio de Justicia se convirtió en palo de su propia rueda, y todo cuanto sale a decir la Ministra es que la JEP llegó para quedarse, palabras que a mí en lo personal me producen escozor Clic para tuitear

¿Qué más podremos esperar los colombianos del Ministerio de Justicia? De la JEP no me quiero ni imaginar pues apenas la estamos conociendo, y parece ser que no hay quién le ponga su tate quieto, y ahora menos, cuando arrodilla a la Ministra y se le encara al Fiscal General y a la Corte Suprema de Justicia.

PD: La Ministra de Justicia está esperando que 4/72 le entregue la solicitud de renuncia que le envió el Presidente.

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 469 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo