La mafia de los secuestros a finales de los años 90. EL caso de los primos Garzón

J. SEBASTIÁN GUTIÉRREZ HERRÁN

@SebastianGutih1 

La mafia de los secuestros a finales de los años 90. EL caso de los primos Garzón . Columna de J. Sebastián Gutiérrez Herrán Clic para tuitear

Hubo un tiempo tétrico para la historia de nuestra nación en el que “pesca milagrosa” era el sinónimo más grande de terror, destaca ya de antemano el nombre de un personaje cruel y siniestro discípulo directo del Mono Jojoy, me refiero a alias “Edinson Romaña” o simplemente “Romaña” (Henrry Castellanos Garzón) quien desde 1992 se encontraba vinculado al frente 53 de las FARC pero quien ya había hecho una larga carrera delincuencial desde finales de los 70s pasando por el frente 26-27-40-51.

Funestos son los recuerdos que se tienen de dicho personaje, por ejemplo las acciones criminales de monterredondo (Guayabetal), los retenes entre Villavicencio y Restrepo, hechos por los cuales era famosamente reconocido por su sevicia y nivel de criminalidad, pues quien no colaboraba con sus “impuestos revolucionarios” pagaba con su vida dichó desprovisto. Era un ladrón de tiempo completo, registra robos no solo en carretera sino también a su paso por el campo, el abigeato era para este monstruo pan de cada día, y fueron múltiples familias campesinas de los llanos las que se vieron expuestas a la ruina por cuenta de este sujeto.

Hubo un tiempo tétrico para la historia de nuestra nación en el que “pesca milagrosa” era el sinónimo más grande de terror Clic para tuitear

La mafia del secuestro.

El 7 de enero de 1999 se instaló la mesa de negociación del Caguán encabezo por el entonces gobierno de turno del ex presidente Andrés Pastrana Arango y que tomaba como bandera política inicial el dialogo y la paz como fuente de dichas acciones políticas. En esos últimos años entre 1994 a 1998 se produjo un auge sin precedentes nacionales de asuntos criminales tales como la extorción, el secuestro y los atentados terroristas por parte del grupo narcoterrorista de las FARC, fue la época de oro de esta terrible organización criminal.

Personajes pintorescos del momento mediaban entre la organización criminal de la FARC (y parte del ELN) para mitigar este flagelo terrible que se caló dentro de la conciencia colectiva con un sinsabor terrible a miedo y desolación; un claro ejemplo de ello era el entonces humorista Jaime Garzón quien fungía no sólo como personaje público en prensa y televisión sino también como un fuerte activista político, el país le veía de forma particular por su amalgama extraña a la hora de actuar, y por  su particular sonrisa purrela y oblicua. En algunos sectores de la sociedad no gustaba mucho su estilo y su forma de actuar, y se poluban comentarios como que dicho sujeto pertenecía a algunas estructuras criminales a servicio de las FARC y el ELN, asunto por el cual tenía tanta facilidad en sus labores de canje humanitario y proceder con las organizaciones al margen de la ley.

La cercanía entre Jaime Garzón y Henrry Garzón (Romaña)

Aparentemente el despliegue mediático que realizo Caracol televisión y otros medios de comunicación en el proceso de diálogos del Caguán dejo varios momentos e imágenes icónicas de este periodo de la historia de nuestro país; no sólo es recordada la imagen del ex presidente Pastrana esperando a Manuel Marulanda en una silla rimax blanca sino también el momento en que supuestamente se “conocen” Jaime Garzón y el temible “Romaña”, públicamente se mostraban totalmente contrarios en perspectivas y métodos, tanto políticos como de otra naturaleza, de ello hay pruebas y registros que demuestran que aparentemente pugnaban por una versión de país muy distinto. Vaya sorpresa la que se llevó el país cuando Jaime Garzón y Romaña se encontraron de forma jovial, simpática y aparentemente con el aire de que ya se habían visto por lo menos una vez en su vida, esa fue la sensación en general que producía dicho encuentro entre ambos sujetos.

Como si fuese una historia salida de un mito urbano los asuntos son confusos casi como el mismo magnicidio del humorista aquel opaco día en la mañana del 13 de agosto de 1999, la realidad entonces parece encontrarse de manera transversal y por momentos paralela, donde se envisten y chocan asuntos muy confusos que rayan entre lo real y lo imaginario. Lo cierto es que mucha de la inteligencia militar al humorista apunta que tenía un alias, y que sus actividades al parecer se derivaban de una estructura al mando de otros, y que sus acciones eran meramente casualidad o voluntad personal.

Lo cierto es que mucha de la inteligencia militar al humorista apunta que tenía un alias, y que sus actividades al parecer se derivaban de una estructura al mando de otros Clic para tuitear

Se volvió entonces al parecer un negocio redondo, no solo en términos económicos para uno de estos dos personajes, sino también un negocio político y de popularidad mediática, estrategias político-militares que se reflejaban y sintetizaban en índices de popularidad. El punto siempre del foco de debate ha sido tenían que ver algo directamente Jaime Garzón y alias “Romaña”? – una pregunta que ha tenido infinidad de perspectivas encontradas donde deambulan personajes nefastos que distorsionan a conveniencia al igual que simpatizantes fanáticos de Jaime Garzón que ven en él un héroe nacional, al igual que otros un tanto más díscolos rayando dentro de teorías de conspiración que dicen que al humorista no lo mataron o lo mataron Hombres de Uribe y otras cuantas locuras que rayan directamente dentro de la obcecación.

 

J Sebastian Gutierrez Herran
Acerca de J Sebastian Gutierrez Herran 37 Articles
Padre de Viko, nieto de Flaminio Herrán. Caldense por fortuna de Dios; Padre Manizaleño y Madre del oriente de Caldas. Coaching en Trabajador Social empresarial y organizacional. Tres años de experiencia laboral en el sector privado y un año en proyectos del sector público. Aficionado amateur de la filosofía-política, la Historia, la sociología el Derecho. Me gusta el cine clásico de John Wayne, Ford y Clint Eastwood. Amante de la música de Vikernes, Piazzolla y Antonio Aguilar.