La paz del Cartel de los Soles

Iván Mauricio Guzmán Rojas

@ivanmguzman

La paz del Cartel de los Soles Columna de Iván Mauricio Guzmán Rojas Clic para tuitear

Dentro del revuelo y la angustia que ha generado la pandemia del coronavirus en Colombia, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos le confirmó al país una verdad estremecedora y hasta vergonzosa: El Acuerdo de Paz con las FARC fue logrado con la ayuda de un poderoso cartel de narcotráfico, mejor conocido como el Cartel de los Soles, liderado por el dictador venezolano Nicolás Maduro, quien fuera garante de los diálogos en La Habana.

La verdad que nos contó el Departamento de Justicia de los Estados Unidos es una absoluta vergüenza, incluso para quienes de buena fe apoyaron desde el Gobierno, desde el Congreso de la República, las Cortes e incluso con el voto por el “SI” en el plebiscito del 2016, un acuerdo de paz que fue posible gracias a las gestiones e incluso dineros de un cartel criminal que además de secuestrar la democracia de Venezuela, ha convertido a nuestra hermana república en un verdadero narco estado.

El Acuerdo de Paz con las FARC fue logrado con la ayuda de un poderoso cartel de narcotráfico, mejor conocido como el Cartel de los Soles, liderado por el dictador venezolano Nicolás Maduro Clic para tuitear

Las afirmaciones del gobierno estadounidense nos confirman además que, coincidencialmente, desde el año 2013, mientras corrían los diálogos de paz en La Habana, esta empresa criminal de narcotráfico liderada por Nicolás Maduro tuvo su auge, mientras que en Colombia crecían exponencialmente, e incluso con aterradora permisibilidad del Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos, cultivos ilícitos controlados por las FARC, que serían después procesados y enviados a los Estados Unidos con la ayuda del gobierno venezolano, lo cual mancha irreversiblemente el proceso de paz y nos lleva a preguntarnos si es que el Gobierno Santos fue permisivo con una empresa criminal para lograr el Acuerdo de Paz en 2016.

Más grave sería esta verdad si consideramos que por efecto de un acuerdo hecho con el apoyo y a la medida de una comprobada empresa criminal, los mayores miembros y beneficiarios de la operación criminal terminaron conformando un partido político que se financia con el dinero de los colombianos y con curules sin votos en el Congreso de la República desde donde legislan y critican la realidad nacional a diestra y siniestra, con los bolsillos llenos de un lucrativo negocio de narcotráfico. Nada que criticarle a aquellos tiempos que Pablo Escobar legislaba también desde el Capitolio en los años 80 , Juan Manuel Santos nos dejó al Cartel de los Soles, con Partido, curules y justicia especial que les garantiza impunidad.

Otra terrible realidad es la que el mismo indictment del Departamento de Justicia nos confirma: Iván Márquez y Jesús Santrich, son parte fundamental de la empresa criminal, los mismos que las Cortes y la JEP dejaron en libertad y libraron de su posible extradición a los Estados Unidos, para luego lavarse las manos diciéndole al país que confiaron en la “buena fe” de los líderes guerrilleros que terminaron huyendo hacia la protección del régimen de Maduro, rearmandose y por supuesto, retomando su lucrativo negocio dentro del Cartel de los Soles.

Las verdades que nos confirmaron desde el Gobierno estadounidense son desoladoras, los colombianos fueron claramente engañados por el Gobierno del Presidente Santos, que no consiguió la paz estable y duradera que prometió al país y a la que dedicó todo su capital político, si no que consiguió que un miserable cartel de criminales se incorporara a las instituciones democráticas de Colombia, financiado con el dinero y el esfuerzo de los contribuyentes y protegido con una justicia especial que nos cuesta millones a todos los colombianos, para garantizar su impunidad y su continuidad en el lucrativo negocio del narcotráfico. Al final, después de todo no ganó Colombia, ni los colombianos de bien, ganaron las FARC y lograron la paz del Cartel de los Soles.

La justicia norteamericana se encargará, tarde o temprano, de poner tras las rejas a Nicolás Maduro y su grupito de criminales que gobiernan y desangran a Venezuela, pero desde Colombia es preciso que también exijamos respuestas, no podemos escandalizarnos selectivamente cuando es tan claro y tan evidente que una empresa criminal ha penetrado nuestras instituciones y ha interferido en los destinos de Colombia, no podemos hablar un día de “ñeñepolítica” y al otro día ignorar que el Cartel de los Soles se infiltró mejor que cualquier grupo criminal en las instituciones de Colombia. 

Exijamos todas las respuestas al Presidente Juan Manuel Santos, el arquitecto de la “paz” y sepamos hasta qué punto flexibilizó nuestra democracia y nuestras instituciones para ponerlas al servicio del Cártel de los Soles. Es triste, pero Estados Unidos también dejó en evidencia otra realidad: El nobel de paz no fue más que un vil logro de los dineros del narcotráfico.

Exijamos todas las respuestas al Presidente Juan Manuel Santos, el arquitecto de la “paz” y sepamos hasta qué punto flexibilizó nuestra democracia Clic para tuitear
Ivan Mauricio Guzman Rojas
Acerca de Ivan Mauricio Guzman Rojas 4 Articles
Colombiano Abogado Pontificia Universidad Javeriana | LL.M University of Miami School of Law | Columnista | Opiniones Personales