¿Qué la moda no comunica? ¿Qué la moda no transmite? Pues el 20 de julio en el Congreso de la República se demostró totalmente lo contrario, fue la alfombra roja de la política colombiana. Clic para tuitear

 

Pensar que la moda es superflua es ligero y muchas veces es una idea apresurada y sin sustento.

A lo largo de la historia la manera de vestir ha significado protesta o fijar posiciones frente a determinados derechos que son o fueron desconocidos. Las prendas de vestir expresan mucho más de lo que parece, aunque queramos pasar desapercibidos, los colores que usamos o la neutralidad queremos aparentar ya plantea una posición.

En 1907 Anette Kellermann fue detenida en Estados Unidos por usar un vestido de baño porque era prohibido por mostrar mucho y ahí fue la génesis para que el vestido de baño diminuto, que hoy es común en las playas y piscinas, sea algo normal, pero hace 113 años daba cárcel.

Hasta 1950 una mujer que usará traje pantalón podía ser arrestada “por suplantar a un hombre“ y para no ir tan lejos hay países donde hasta hace poco e incluso hoy en día usar faldas cortas es contra la ley, como en Emiratos Árabes, en Sudán o Filipinas en este último país hace menos de un lustro Kinsey Golden  fue detenida por ir en un carretera en vestido de baño.

A principios de siglo XX las mujeres manifestaban vestidas de blanco para exigir el derecho al voto, el colectivo Las Tesis en Chile hace teatro y aparece en público con overoles rojos como mensaje contra la violencia contra las mujeres, y en la MET Gala más de uno intenta dar un mensaje extra con su vestimenta, como lo hizo la congresista estadounidense Alexandra Ocasión-Cortez en 2021 con un vestido blanco un decía “tax the rich” (impuestos para los ricos), así podría seguir con múltiples ejemplos, pero quiero aterrizar en lo que vimos en la posesión del Congreso de la República el pasado 20 de julio.

María Fernanda Carrascal fue vestida de MAZ una marca que trabaja con mujeres cabeza de hogar  y usó prendas realizadas por excombatientes así como colores de las luchas feministas como el aborto libre y Carherine Juvinao lucia fabulosa en su vestido blanco que en una manga decía “despertemos” como invitación a la paridad entre hombres y mujeres en el Congreso y en general en la política.

Jennifer Pedraza llegó con una chaqueta realizada por 14 exguerrilleros del Tolima, que simboliza respaldo a los acuerdos de paz, entre otras cosas. Los hombres no se quedaron atrás, Andrés Cancimance para apoyar la lucha contra la violencia y discriminación de la población LGTBIQ+ fue de traje y tacones y el representante David Racero una camisa con aplique de la bandera de Colombia y el verde del medio ambiente, así como la primera congresista palenquera Cha Dorina Hernández llegó vistiendo una capa con los colores tradicionales de las comunidades afro estampados en ella.

¿Qué la moda no comunica? ¿Qué la moda no transmite? Pues el 20 de julio de 2022 en el Congreso de la República de Colombia se demostró totalmente lo contrario, fue la alfombra roja de la política colombiana y esta vez los mensajes del legislativo iniciaron desde el día cero.

Iván Cancino G.
+ posts

Papá, esposo de la más hermosa mujer, columnista y abogado.