La valentía de las rosas

Cecilio José Contreras G

@Ceciliojosecont 

La valentía de las rosas Columna de Cecilio José Contreras Clic para tuitear

Desde el estribillo burlesco del narcotraficante Jesús Santrich -quizás, quizás, quizás- se vaticinó la lucha que tendrían las víctimas de las FARC para que sean reconocidas como tales. A pesar de testimonios de personas que sufrieron delitos atroces, aún los jefes de las FARC no reconocen estos. Evaden el tribunal que ellos mismos crearon y así mismo hacen con la verdad.

La selva colombiana es testigo de todas las perversiones de los guerrilleros de las FARC, sus máximos jefes, sintiéndose insatisfechos ante el derramamiento de sangre que provocaban sus acciones terroristas y ahondando más en el placer que les produce causar dolor en los demás, saciaron su espíritu de depravación violando niños y niñas.

A pesar de testimonios de personas que sufrieron delitos atroces, aún los jefes de las FARC no reconocen estos. Evaden el tribunal que ellos mismos crearon y así mismo hacen con la verdad. Clic para tuitear

Un grupo de valientes mujeres, víctimas y sobrevivientes de estos depredadores sexuales, ha derrumbado el cuento de la lucha contra el establecimiento que siempre ha pregonado las FARC para disfrazar el terrorismo y su cartel del narcotráfico; valientes mujeres que han desenmascarado  cada pedófilo de las FARC, como alias el paisa, quién violaba niñas de 11 años de edad y como Carlos Lozada quién era conocido por los niños en las filas de esa guerrilla como tornillo. Las valientes mujeres de la Corporación Rosa Blanca.

Por ser víctimas reales de delitos atroces y demostrar con decenas de testimonios las violaciones, abortos y  reclutamiento forzado, muchos activistas de izquierda y defensores del acuerdo con las FARC atacan a la Corporación Rosa Blanca, aunque con ello demuestran, aparte de su condición de miserables como personas, que las víctimas no son el centro de los acuerdos Santos-farc, como tanto dijeron y que tampoco les interesa saber la verdad, o al menos no la verdad de las víctimas y sí la de los victimarios. Tal vez les guste escuchar  los ataques de  Carcajadas que  le dan a Timochenko cuando le preguntan por las jóvenes menores de edad que violó y por el hijo que no reconoció, fruto de esas violaciones.

Las mujeres de la Corporación Rosa Blanca exigen lo que cualquier victima, justicia, ver a sus victimarios en una cárcel, pagando la pena que le corresponde por delitos de Lesa humanidad. No se puede encontrar conexión entre estas conductas aberrantes y graves con el delito político. No hay justificación ideológica que valga para que un menor de edad sea reclutado y violado,  robándole sus sueños, su infancia, su dignidad.

La lavandería de dinero y delitos que se creó en la Habana disfrazada de proceso de paz, por poco “corona”, afortunadamente muchas personas que sufrieron de las degeneradas conductas de los jefes de las FARC, alcanzaron a salir del infierno en que fue convertida la selva de Colombia; y aún con temor pero con la esperanza de que fueran escuchadas, denunciaron las atrocidades a las que fueron sometidas. El presidente Iván Duque y su equipo de gobierno las ha escuchado y la objeción al inciso segundo del artículo 19 de la ley estatutaria de la JEP es muestra de ello.  Por ahora se abrió un pequeño camino de justicia para estas víctimas, esperemos que el congreso no lo cierre.

Por ahora se abrió un pequeño camino de justicia para estas víctimas, esperemos que el congreso no lo cierre. Clic para tuitear