Las emociones

Hoffman Pacheco Gómez

Hoffman Pacheco

“El que gobierna su espíritu es más grande que el que toma una ciudad. “Proverbios 16:32 (RV)

Las emociones son como la gasolina: pueden ser peligrosas y destructivas, pero muy valiosas cuando se controlan o canalizan adecuadamente. Las emociones en nosotros son una energía. Clic para tuitear

Hoffman Pacheco

Gobernar nuestro espíritu es manejar nuestro comportamiento o emociones. El comportamiento se ve directamente afectado por nuestras emociones. Somos espíritu, alma y cuerpo. El cuerpo reacciona a las emociones o disturbios de nuestra alma. Es por eso que el Proverbio dice: “El que gobierna su espíritu …”, lo que significa que podemos gobernarlo. Gobernar nuestro espíritu no siempre es fácil, porque es “lo que realmente somos”. Todo lo que escuchamos, vemos, olemos, saboreamos o tocamos se ingresa en nuestra mente y analiza las situaciones y recomienda una respuesta. Nosotros (nuestro espíritu) decidimos reaccionar o responder, afectando nuestras emociones (alma) y al final nuestro comportamiento (cuerpo). “El que gobierna su espíritu” significa “el que decide disciplinar o gestionar su respuesta”. Alguien dijo que es tan malo pensar algo como hacerlo. Esto no es verdad, porque los pensamientos solos no afectan a otras personas. Es la acción que causa el daño. Todos tenemos emociones; todos podemos enojarnos por las cosas. Pero es extremadamente importante que aprendamos a calmar y manejar esos sentimientos, o nos destruirán.

Los automóviles están construidos con motores, frenos, transmisiones y volantes. Están diseñados para ser utilizados para ir a lugares. Pero si no se manejan o dirigen adecuadamente, se vuelven peligrosos. Entonces, lo que estaba destinado a ser una bendición resulta ser para nuestro propio daño. El Creador nos ha hecho de manera similar. Nos dio las manos para trabajar, los pies para caminar, los ojos para ver y el cerebro para manejar a todos los miembros del cuerpo. Nuestro comportamiento debe ser manejado y gobernado por nuestro espíritu, lo que significa que podemos y somos responsables de lo que hacemos.

El valor de una persona se basa en su capacidad para controlar y controlar su temperamento, sus hábitos y todas sus emociones. Debemos entender que nos comunicamos en gran medida por nuestro comportamiento. La gente nos juzga por nuestro comportamiento porque eso es lo que ven.

Las emociones descontroladas pueden arruinar nuestra reputación al cerrar una puerta o dar una “mirada mezquina” sin decir una palabra. Las palabras son importantes, pero la emoción que usamos para expresarlas es aún más importante. Al menos el 55% de nuestras comunicaciones e impresiones que dejamos en las personas no son verbales. La forma en que nos vestimos, caminamos y nos comportamos les dice a las personas si estamos a cargo de nuestras emociones. El lenguaje corporal no verbal que utilizamos dice tanto sobre nuestro carácter como nuestras palabras. Cuando se siente tentado a ponerse a la defensiva o argumentativa, tres formas de controlar sus emociones son:

  1. Detente y respira hondo antes de hablar.
  2. Sea consciente de la tensión y la postura de su cuerpo.
  3. Piensa en algo humorístico que decir.

A veces nuestros modales y acciones hablan tan alto que se hace difícil escuchar lo que estamos diciendo. Como alguien dijo: “Que todos sepan lo que crees y, si es necesario, usa palabras”.

Las emociones son como la gasolina: pueden ser peligrosas y destructivas, pero muy valiosas cuando se controlan o canalizan adecuadamente. Las emociones en nosotros son una energía. Si se aprovecha esa energía, se convierte en un activo valioso dentro de nosotros. ¿Cuántas veces hemos escuchado a alguien decir: “Ese tipo podría ser valioso si tuviera sus actos (emociones) juntos”? Recuerde que las personas nos juzgarán por cómo controlamos nuestras emociones, no solo por lo que decimos. La conclusión es que, si aprendemos a calmar nuestro espíritu, controlaremos las situaciones, en lugar de las situaciones que nos controlan.

Hoffman Pacheco Gómez
Acerca de Hoffman Pacheco Gómez 33 Articles
Doctor en Divinidades, Licenciado en Teología, Capellanías y Defensor de Derechos Humanos con estudios en el Seminario Mayor Anglicano de Colombia Escuela de Teología y Ciencias Religiosas. Líder Social con más de 28 años de Servicio en varias Comunidades en Colombia. Conferencista y expositor bíblico con experiencia de más de 25 años en Colombia, Estados Unidos y otros países. Consultor y Asesor de empresas en los temas de crecimiento, superación personal y manejo de conflictos derivados de la relación familiar y laboral. Ha estado residenciado en Colombia en las ciudades de Barranquilla, Medellín, Sincelejo, Bogotá. También en Lima- Perú y en los Estados Unidos. Escritor, Director General de LAN, Liderazgo de Alto Nivel. Presidente durante 12 años de Iglesia Centro Internacional de Alabanza Barranquilla. Certificado y ordenado como Pastor el 5 de diciembre de 1.999. Consejero familiar y en Adicciones. Terapeuta y Facilitador de Comunidades de adictos y Gestor de Convivencia Social del S.E.N.A. Experto en el tratamiento de adicciones y en resolución de conflictos familiares. Mi mayor habilidad es la enseñanza. He formado durante más de 25 años personas que sirven con excelencia en sus diferentes disciplinas de trabajo. Puedo ser profesor universitario en áreas afines a mi formación profesional. Soy experto en capacitación y superación personal profesional. Hoy en día dedicado a tiempo completo como conferencista invitado frecuentemente a los Estados Unidos y otros países a entrenar Lideres en iglesias cristianas. Asesor de comunidades cristianas y equipos de pastores y líderes para llevarlos a realizar un trabajo de excelencia en el ministerio cristiano de avanzada.