Las Instancias Que Sean Necesarias Para Garantizar La Justicia

LUIS FELIPE ARANGO P

@luchoap

Las Instancias Que Sean Necesarias Para Garantizar La Justicia Columna de Luis Felipe Arango P Clic para tuitear

Aunque muchos puedan sorprenderse les voy a dar un dato importante: La justicia no penal fue concebida para castigar a los culpables. El propósito último de la justicia en materia penal es evitar que un inocente sea injustamente condenado. Es por eso que los procesados se presumen inocentes hasta que no sean condenados y oídos en juicio. A este principio básico se suman otros como el de que en materia de derecho penal sustantivo la aplicación de ley posterior prima sobre de la ley anterior, si ésta es  mas favorable para el procesado. Asimismo  está contemplado el principio del “in dubio pro reo”, según el cual cualquier duda en la interpretación de una norma debe absolverse en favor del procesado.

Sobre el tema del carácter sustancial de la segunda instancia me permito citar al prestigioso penalista Dr Iván Cancino quien ayer me hizo esta aclaración, para de una vez acabar con los argumentos de aquellos que quieren negar la aplicación de la favorabilidad de la ley de segunda instancia para Arias:

“Ya esta claro en la jurisprudencia: Hay normas Procesales que son sustanciales, y se aplica la favorabilidad. La segunda instancia es una de ellas.

Lo que sucede es que la corte pasada en cabeza de la polémica magistrada  María del Rosario González quiso cerrar y acabar la favorabilidad. pero no pudo.”

Siguiendo esta línea de pensamiento, en materia penal mi criterio es que ninguna condena sebe quedar en firme si aparecen hechos nuevos que demuestran la inocencia de alguien previamente condenado.

Si las justicias internas de las naciones no están preparadas para garantizar este derecho, siempre habrá instancias internacionales que defiendan los derechos de un ciudadano injustamente condenado.

Si las justicias internas de las naciones no están preparadas para garantizar este derecho, siempre habrá instancias internacionales que defiendan los derechos de un ciudadano injustamente condenado. Clic para tuitear

Dentro de esta serie de garantías procesales está también la de la segunda instancia la cual le garantiza al procesado que otros ojos mirarán su caso para garantizar que una condena injusta puede ser revocad. Además, más allá de la segunda instancia, hay otros recursos extraordinarios, como el de casación.

Yo me pregunto: ¿Porque los juzgados por la corte no tenias segunda instancia? ¿Son los magistrados infalibles acaso? Como sabemos, eso no es cierto, el caso Santrich, el cartel de la toga y otros desafortunados evento han demostrado su fragilidad moral.

Parto de la base de la imparcialidad y la buena fe de los jueces y entiendo que un juez se puede equivocar o cometer un error pero siempre bajo el entendido de que éste se comete de buena fe.

Es por eso que entiendo y no solo justifico sino exijo la existencia de la segunda instancia.

Yendo a los hechos es claro y evidente que si una persona comete un crimen y las pruebas son contundentes puede tener no una, sino dos, tres y hasta cuatro instancias y su condena será confirmada porque se trata es de condenar a los culpables el número de instancias no hace un procesado más o menos culpable.

Nuevamente la existencia de las instancias de sustenta en la necesidad de proteger los derechos de lo inocentes que puedan ser condenado injustamente.

Ahora bien el caso de Andrés Felipe Arias político colombiano que recibió una condena por 17 años dictada por la Corte Suprema de Justicia de Colombia por unos hechos que no conozco.

Yo no entro a debatir acá la inocencia o culpabilidad del mencionado Doctor Arias, a quien no conozco ni me produce ninguna simpatía o antipatía en particular.

Esta mañana quedé estupefacto al leer un trino del cuestionado periodista Julio Sánchez Cristo en el cual dice que el admite que la condena de Arias fue excesiva, y que tuvo un sesgo político, pero que lamentablemente ya está condenado y no hay nada que hacer. Afirma que darle una segunda instancia seria un beneficio que entonces debería dársele a todo el mundo.

Acá el trino:

No se si es mala fe o que más bruto e ignorante no puede ser Sánchez. En la misión de garantizar la protección de los inocentes contra atropellos judiciales, por supuesto que hay que garantizarle el mismo beneficio a todos los colombianos. Nadie debe estar preso si es inocente. Para eso se creo el derecho penal y la rama penal de justicia. Que vergüenza de periodista.

La prensa ignorante, inculta y obrando de mala fe le puede hacer mas daño a la democracia colombiana que 50 frentes guerrilleros.

Es acá y ahora donde hay que pararle el macho a la prensa amarilla enmermelada y como abogado tengo claro que ninguna injusticia tiene porque ser perpetrada así hayan expirado términos o se hayan agotado instancias. Si se establece que una sentencia tuvo un sesgo político o que la pena fue excesiva se debe poder enmendar una falla de la justicia, las cual yo sigo presumiendo que fue de buena fe.

¿Cuál es el temor de la Corte Suprema de Justicia de conceder una segunda instancia? ¿Es acaso el temor de quedar en evidencia en una condena dictada con motivaciones políticas y no jurídicas?

Si Arias es culpable y amerita la pena que recibió se confirmará en la segunda instancia. Lo que importa es el hecho objetivo no es lente con que se mire.

Es por eso que sin conocer Arias ni tener un juicio definido acerca de su carácter, hoy me pongo de pie y exijo que se le conceda la segunda instancia el desarrollo de lo solicitado por la Organización de las Naciones Unidas.

¿Cuál es el temor de la Corte Suprema de Justicia de conceder una segunda instancia? ¿Es acaso el temor de quedar en evidencia en una condena dictada con motivaciones políticas y no jurídicas? Clic para tuitear

Es un acto mezquino cobarde y miserable de la Corte Suprema de Justicia no conceder esta oportunidad procesal. Arias como reo condenado tendría derecho a la aplicación de la ley más favorable que es la que creó la segunda instancia, como ya lo aclaro Cancino.

¡Ay de la justicia colombiana si se conforma con tener un reo injustamente procesado y condenado tras las rejas!

Para cerrar: Da tristeza el comportamiento de la misma Corte Suprema con Jesús Santrich que contrasta burdamente con el tratamiento que le dan Andrés Felipe Arias.

Es evidente que a Colombia ya le llegó el momento de reformar la justicia y renovar las cortes. Hago votos porque el gobierno respalde con toda su voluntad política la convocatoria de una asamblea nacional constituyente que ponga orden en las altas cortes, para que no se repiten situaciones tan repugnantes como la condena de Arias  sin derecho a segunda instancia y la fuga del narcoterrorista facilitado y propiciada por la misma corte.

Luis Felipe Arango Pardo
Acerca de Luis Felipe Arango Pardo 13 Articles
Comentador asiduo. Voy por Millos, Boca y Barça. Beatlómano, Tintinólogo, Abogado y Administrador de Salud-USC. Opino a título personal.