Las Petro-marchas suicidas

Francisco José Tamayo Collins

francisco Jose Tamayo

Las Petro-marchas suicidas

@tamayocollins 

El capuchino “relajado” de los domingos Las Petro-marchas suicidas Columna de Francisco José Tamayo Collins Clic para tuitear

Regresa un invitado acostumbrado a los lujos y, cómo negárselo, a los abusos también. Hombre al que le gusta la ropa fina, de marca, importada. Para él sólo camisas, pantalones, chaquetas, sacos y calzado europeo; excepcionalmente, recibe alguna cosita gringa para no quedar como un grosero.

Lo mismo ocurre cuando de comida se trata: todavía no le hemos visto con una empanada en la mano, un pedacito de chicharrón en la boca o preparando un trocito de chunchullo con ají (¿se marea?)… Imagino que a él le gusta el filet mignon, la langosta thermidor o una sabrosa vouyavez… Mejor dicho: como buen comunista, nació con paladar de rico y bolsillo de arrancado; y a pesar de las vicisitudes, se ha hecho millonario mientras “olvida” pagar las deudas que contrae con los “ingenuos” que hacen negocios con él.

Es curioso, este avezado “progre” es una tribuno que domina la plaza pública, arengando derechos que sus descendientes jamás podrán disfrutar, porque mientras con el verbo incendiario que lo caracteriza, clama por una educación pública y gratuita para los jóvenes, sus hijos estudiaron (y las más pequeñas estudian) en uno de los colegios privados más tradicionales de Bogotá; de hecho, la prole de este antiguo comandante guerrillero, además de presentar el examen Saber 11, tuvo y tendrá que contestar las pruebas del llamado bachillerato internacional, bastante exigente por cierto.

Lo de Gustavo Petro, quien alguna vez me llamó “intelectual de extrema-derecha” en un trino de Twitter, es el “arte” de incitar a la violencia, azuzar a las masas y quedarse mudo ante el salvajismo de algunos “estudiantes”, protagonistas de desmanes que afectan la convivencia ciudadana, rompiendo en mil pedazos la paz más elemental.

Sin querer queriendo, Petro se parece cada vez más a Hugo Chávez: “¡Patria, socialismo o muerte!” (Por lo visto, no se echará para atrás, así los argumentos que se presenten en el debate sean racionales).

Sin querer queriendo, Petro se parece cada vez más a Hugo Chávez: “¡Patria, socialismo o muerte!” (Por lo visto, no se echará para atrás, así los argumentos que se presenten en el debate sean racionales). Clic para tuitear

Con el otrora alias “Aureliano”, es imposible llegar a un acuerdo. Para la muestra este botón: a pesar de los 41 billones de pesos dispuestos en el presupuesto para el sector educación, y la partida de recursos adicionales, creada para garantizar el mantenimiento de la nómina y realizar mejoras en la infraestructura de las universidades públicas, no hay nada qué hacer: la orden es continuar con las “movilizaciones”, al precio que sea.

Por supuesto, hay detalles que debemos pasar por alto, como los daños que tengan que padecer y pagar comerciantes, medios de comunicación y habitantes de zonas residenciales, que nunca antes habían sido invadidas por las protestas vandálicas que se derivan de las, llamémoslas así, “Petro-marchas”.

Para su información, senador Petro, en los “barrios de los ricos” se están lanzando papa-bombas y se han dado enfrentamientos entre sus “muchachos” y agentes del Esmad, en medio de gases lacrimógenos que afectan a personas de todas las edades, incluyendo ancianos, niños y bebés.

Ahora, llegar a casa los jueves se ha convertido en una pesadilla para ciudadanos del común, pues no saben si tendrán que verse la cara con hordas formadas por sujetos llenos de resentimiento y odio, quienes a pesar de contar con argumentos válidos, han preferido pasar por encima de las autoridades, pegándoles o prendiéndoles fuego, tal como sucedió hace dos semanas en inmediaciones de la sede de RCN Radio en Bogotá.

Señor Petro: deje de incitar a la lucha de clases. Comprenda de una buena vez que usted y sus seguidores no viven solos en Colombia.

Señor Petro: deje de incitar a la lucha de clases. Comprenda de una buena vez que usted y sus seguidores no viven solos en Colombia. Clic para tuitear

No olvide que existen miles de comerciantes y empresarios que deben cerrar sus locales y oficinas, mientras las Petro-marchas de los jueves, tan violentas y malintencionadas como sus gestores, se llevan por delante lo que se les atraviesa.

Por eso, las Petro-marchas se terminarán aniquilando a sí mismas.

DeRelax: ¡No dejaremos llegar el Socialismo al poder en Colombia! Hay muchas voces que se unen a este grito. Quienes no marchamos, a pesar de tener “el agua al cuello”, estar acribillados por impuestos confiscatorios y tener que soportar la poca objetividad de muchos medios de comunicación, queremos darle vida a una Nueva Colombia, un país que tiene sus valores en el ventrículo derecho del corazón.

Ponqué de tienda, para acompañar el capuchino de hoy

#ColombiaEsDerecha

Avatar
Acerca de Francisco Jose Tamayo C 47 Articles
Filósofo, publicista, humanista, profesor, guionista. Por encima de todo, amante de la Libertad, la música y los libros; el cine y el teatro, como ejercicio creativo. Me encanta hacer radio. En lo humano, soy sobreviviente a un infarto masivo y tres paros cardíacos que me encimaron en apenas 40 horitas. Me gusta el humor. Como ya fui y volví, no trago entero. Además, me encanta ponerle picardía a lo que escribo. El mundo gourmet me acompaña desde siempre. Por ahí dicen que cocino muy sabroso.