Libertinaje de prensa

Hugo Leonardo Valenzuela Guzmán

Hugo Leonardo Valenzuela G.
En Colombia y en el mundo se pasó de una libertad de prensa, a un libertinaje de prensa, en donde muchos comunicadores dejaron de lado sus principios, para poner por encima a sus preferencias políticas, sus intereses personales,… Clic para tuitear
Hugo Leonardo Valenzuela G.

Cuando estaba joven pensaba que era una fábula eso de que los medios de comunicación estuvieran amangualados con X o y tendencia política y me parecía más ganas de desprestigiar a algunos periodistas que estaban al frente de noticieros de televisión o emisoras prestigiosas y muy escuchadas. Pero con la llegada de las redes sociales, nuevos espacios de opinión independientes, como este, para el que tengo el honor de escribir, y en general con la descentralización de la información, esas sospechas de sesgo informativo se fueron haciendo realidad. Basta con ver la manera descarada con que CNN participó activamente en las pasadas elecciones de Estados Unidos tomando partido a favor del candidato demócrata Joe Biden. ¡Fueron una absoluta vergüenza! acomodando los datos a su conveniencia o interpretación, retrasando los boletines y haciendo todo lo posible por desinformar a la opinión pública de ese país.

Pero como en todos los lados se cuecen habas nuestro país no podía ser la excepción; los que consumimos noticias a diario tenemos plenamente identificado a cada medio de comunicación y ya sabemos de qué lado están. Emisoras como W Radio se volvieron hace rato una guarida de izquierda que no se sonroja en tener una línea editorial en contra del actual presidente de la República Iván Duque Márquez; pero Blu Radio no se queda atrás, pues en su programa de la mañana tienen mayoritariamente panelistas en su mesa de trabajo que juegan a favor del centro y la izquierda radical. Lo de Aurelio Suárez y Héctor Riveros da grima, porque se dedican todo el tiempo a tratarnos de convencer que mandatarios como Claudia López son la última maravilla del mundo. Ya no existe equilibrio en los conceptos que emiten y los oyentes nos vemos acorralados, pues son pocas las opciones que nos quedan para informarnos de una manera ecuánime.

Y en noticieros de televisión la cosa no es muy diferente; emisiones de 3 horas al medio día (lo cual me parece un despropósito) para dedicarse a resaltar todo lo negativo sin tener en cuenta las cosas buenas que pasan. Orillas informativas como las de Noticias Uno que ya hasta dañaron la sección deportiva solo por el odio visceral e infundado que tienen sus “periodistas” hacia el actual gobierno. Y así les va, porque como se les acabó la mermelada santista ahora les toca salir a extender la mano dependiendo de las donaciones de incautos para poder sobrevivir, mientras su directora se la pasa diciendo estupideces en Twitter haciendo derroche de “ecuanimidad”.

No soy de los que les gusta que le digan solo lo que quiere escuchar, tampoco me voy a la otra orilla sintonizando a Fernando Londoño en su programa La hora de la verdad, acepto opiniones diferentes pero sin descaro, invito a debatir con argumentos a mis amigos, desde el principio del respeto; pero lamentablemente en la actualidad, en Colombia y en el mundo se pasó de una libertad de prensa, a un libertinaje de prensa, en donde muchos comunicadores dejaron de lado sus principios, para poner por encima a sus preferencias políticas, sus intereses personales, monetarios y sus gustos mezquinos.

Hugo Leonardo Valenzuela Guzman
Acerca de Hugo Leonardo Valenzuela Guzman 14 Articles
Bogotano, santafereño y defensor de la changua. No soy foodie pero recomiendo la comida que me gusta. Viajar y contar historias; escritor empírico. Fundador y director de Influencer Fatness Films.