Los Campos de concentración en Venezuela. Una realidad poco conocida

J. Sebastián Gutiérrez Herrán

@SebastianGutih1 

Los Campos de concentración en Venezuela. Una realidad poco conocida. Columna de J. Sebastián Gutiérrez Herrán Clic para tuitear

No es nada nuevo en la historia de la humanidad, y más en los procesos de configuración de los Estados-nación modernos la categoría de “Campo de concentración” como aquel lugar aterrador donde se ubica de manera sistemática un sector poblacional no deseado, o considerados enemigos del Estado por un determinado Régimen hegemónico; El termino nos remota dentro del imaginario colectivo a principios de la segunda guerra mundial, y más precisamente al tercer Reich en cabeza de Adolf Hitler, pero cabe aclarar en estas letras que la categoría manejada históricamente, y a mí parecer homogéneamente de “campo de concentración” para el caso específico de la segunda guerra mundial es una categoría imprecisa puesto que había una dicotomía en función entre un “campo de concentración” y un “campo de exterminio” que son de ante mano categorías diferentes. También destaco que es un error histórico colectivo el pensar que sólo los alemanes en el marco de la segunda guerra mundial poseían este tipo de campos, puesto que al igual los rusos en la Unión soviética tenían un modelo similar denominado Gulag.

El caso Venezuela, lugares secretos no tan secretos. 

En el caso particular del país hermano muchos historiadores han formulado que en la actualizad en Venezuela hay campos de concentración evidentes, unos un tanto conocidos y famosos y otros en la clandestinidad total donde aún el ojo de la opinión y la tinta no se han derramado. Venezuela para comienzos de los años 40 (el mismo tiempo del Tercer Reich de Adolf Hitler) ya contaba con unos lugares similares a campos de concentración, como es recordado por muchos el delta del Orinoco un lugar llamado “Guasina” en el corazón de la selva venezolana.

En el caso particular del país hermano muchos historiadores han formulado que en la actualizad en Venezuela hay campos de concentración evidentes, unos un tanto conocidos y famosos y otros en la clandestinidad Clic para tuitear

Los Estados de naturaleza básicamente socialista/comunista casi nunca aceptan estos lugares como lo que realmente son, campos de concentración y de exterminio, lo mismo sucedió en la URSS, que no se supo bien sobre las temibles Gulags, las cuales desde los años 30 estaban establecidas de manera oficial e institucional por parte del estado a través de NKVD (Comisaria del pueblo para asunto internos), Actualmente en Venezuela no es la excepción en esa lógica nefasta del marxismo contemporáneo que emula sus prácticas represivas de la manera más cruenta, para la opinión pública internacional no es muy conocido algunos términos y lugares que a los oídos de los venezolanos sólo tiemblan de escucharlos, caso particular el edificio “helicoide” que en su momento de construcción se suponía iba a ser uno de los mejores centros comerciales de Caracas, pero que hoy por hoy opera como un “campo de concentración” de tortura a menores, y violación de todo tipo de derechos humanos que van desde detenciones y torturas físicas, hasta violaciones y desaparición de reclusos.

Lo que esconden los medios Venezolanos.

Siempre que se ve canales o medios oficialistas venezolanos como “tele sur” aluden a la violencia en otros países como Colombia, Perú o chile, siempre en su sentido político de comunicar la información hablan de múltiples violaciones de derechos humanos en el mundo; Casi nunca, o más bien nunca hablan de este tipo de problemáticas sociales que se evidencian en su propio país, de Colombia siempre dicen que van 120 “líderes sociales” muertos en los primeros 30 días del año 2019 en Colombia, pero nunca dicen que en su propio país en una semana en plenas marchas civiles donde se supone una democracia garantiza la manifestación de sus opositores, pueden morir hasta 30 personas al cabo de unos pocos días, y que decir de lo que nunca mencionan de lugares como el “helicoide” donde en términos cuantitativos ni se sabe un dato claro de cuantas personas mueren o son torturadas allí.

Conjetura Final:

Las analogías históricas son necesarias, desde un punto de vista académico y como ejercicio claro de comparación para cualquier Estado y sus ciudadanos, no es nada diferente lo que hoy vive Venezuela en esos lugares de castigo y tortura a lo que se evidenció en la segunda guerra mundial con el tercer Reich de Hitler o las Gulags de la Unión soviética y Stalin. Acá lo que podemos observar es un Estado totalmente controlador de las libertades tanto individuales como de un sistema económico que por sus malos manejos asfixia a su ciudadanía de la manera más canalla, por ello vemos procesos de migración tan grandes como el que vive Venezuela, como decía una madre venezolana en una manifestación ante la GNB, “los venezolanos somos actualmente los mendigos del Mundo”.

Acá lo que podemos observar es un Estado totalmente controlador de las libertades tanto individuales como de un sistema económico que por sus malos manejos asfixia a su ciudadanía de la manera más canalla Clic para tuitear

Tenemos aún esperanza como país hermano que somos, como mundo occidental, como américa de norte a sur. Tenemos fe que esto va cambiar, esperamos este 2019 ver una Venezuela Grande, democrática y Libre como siempre lo fue. #MADUROCONCHAETUMADRE

J Sebastian Gutierrez Herran
Acerca de J Sebastian Gutierrez Herran 56 Articles
Padre de Viko, nieto de Flaminio Herrán. Caldense por fortuna de Dios; Padre Manizaleño y Madre del oriente de Caldas. Coaching en Trabajador Social empresarial y organizacional. Tres años de experiencia laboral en el sector privado y un año en proyectos del sector público. Aficionado amateur de la filosofía-política, la Historia, la sociología el Derecho. Me gusta el cine clásico de John Wayne, Ford y Clint Eastwood. Amante de la música de Vikernes, Piazzolla y Antonio Aguilar.