Los Dueños De La Calle

Hoffman Pacheco Gómez

@hoffmanpacheco

Los Dueños De La Calle Columna de Hoffman Pacheco Gomez Clic para tuitear

Las jornadas de protestas que comenzaron en Colombia el 21N, están marcadas por varios puntos a tener en cuenta: lo primero es que estas obedecen a mandatos claramente políticos; la participación abierta y sistemática de militantes de la izquierda radical, ha enturbiado el fin del paro. Claramente está demostrado que quienes perdieron las elecciones presidenciales agitan el corazón del paro. Lo segundo es que las razones para convocar las protestas se basaron en mentiras flagrantes; el gobierno del presidente Duque ha explicado hasta la saciedad que no tiene una agenda para eliminar las pensiones; que no hay borradores de proyectos para afectar el empleo, y que mucho menos existen acuerdos para acabar con la vida laboral del País.  Como tercer punto podríamos decir que dichas protestas están alimentadas por los ambientes políticos que están abrazando el continente; las agitaciones vandálicas en Chile y Ecuador así lo determinan. Sin duda alguna que plataformas ideologizadas como el foro de Sao Paulo; gobiernos comunistas como el de Cuba y Venezuela, mas todas estas corrientes ideológicas de extrema izquierda, contribuyen a agitar el problema.

Las jornadas de protestas que comenzaron en Colombia el 21N, están marcadas por varios puntos a tener en cuenta: lo primero es que estas obedecen a mandatos claramente políticos Clic para tuitear

Durante los días de protesta, que se han prolongado en el tiempo más de lo que debieron, han aparecido algunos personajes que se han adueñado del tema. Estos, no solo intentan tener una representación exclusiva con el gobierno, sino el de erigirse como representantes de segmentos de esa gran olla llamada comité del paro. Son los capos, los determinadores de lo que se debe y que no hacerse; que aceptar y que no aceptar; que imponer y que decir.  Evidentemente la diversidad de interés es esta olla de sopa, imposibilita entender en realidad que quieren estos señores. Han despreciado reunirse en un gran grupo que aporte a las soluciones de País; pero no, a ellos lo que les interesa son sus peticiones; como si el único diálogo que valiera fuera con ellos. Como si los otros segmentos de la sociedad que han aceptado las conversaciones del Gobierno fueran unos convidados ‘de piedra’ y solo sirviera arreglar la Nación con ellos.

Los actos vandálicos que hemos visto durante los días del paro, nos demuestran que estos agitadores tienen claro que deben incluir todas las formas de lucha para lograr objetivos que satisfagan sus egos. Acabar con el aparato que transporta a los más humildes, que lo usan para llegar a sus trabajos, no deja de ser una contradicción absoluta. Esto nos demuestra que el fin de las personas que están detrás de estas agitaciones, no es otro que la destrucción de los bienes públicos y privados. Las largas filas de ciudadanos intentando llegar a sus casas después de su jornada laboral, contrasta con las declaraciones de los miembros del famoso comité del paro. Estos afirman que su lucha es por el pueblo colombiano; por lograr mejores condiciones de vida; por una mejor educación, en fin, toda una mezcla de peticiones que parecieran de muy buena voluntad, pero en realidad son la cortina de humo para lo que realmente estos personajes tienen en mente, la desestabilización de un gobierno elegido democráticamente por una inmensa mayoría.

El pliego de peticiones que este comité presento al gobierno, tiene puntos que incluso los terroristas negociaron con el anterior gobierno en la Habana; asuntos como desmontar el ESMAD, es un viejo anhelo de los vándalos profesionales; esa es una petición que, aunque parece velada, está cargada de tigre. Las peticiones de los estudiantes no tienen ningún sentido; este gobierno ha dispuesto en su presupuesto y el plan de desarrollo la partida más grande para este segmento.  Los trabajadores recibieron el mayor aumento porcentual en 25 años de negociación del salario mínimo; el crecimiento del País es de los mayores del mundo; por eso no nos explicamos la radicalización de estos señores con sus peticiones.

El gobierno cedió para que tengan una mesa de conversaciones solo para ellos, pero ni aun así se dan por satisfechos en ese voraz apetito que quiere llevar a la destrucción del País. Para cualquier analista desprevenido es fácil deducir que los famoso trece puntos del pliego lo que buscan es co-gobernar el País. Quieren poner al presidente a consultar los lineamientos de su plan de gobierno. Si el presidente cede ante este chantaje de trece puntos, estará poniendo en riesgo, no solo su gobernabilidad, sino también la misma democracia. Es mentira que el comité de paro represente a los trabajadores y estudiantes; su meta es co-gobernar el País, son sus intereses políticos, porque hasta negociar con los terroristas del ELN piden; el pliego de peticiones busca desestabilizar el País. Ellos buscan ganar con la protesta lo que no pudieron en Democracia. Quieren cambiar de un plumazo el modelo de País.

En las muchas entrevistas que hemos visto con los promotores del paro, se les nota en su rostro la rabia, el enojo en contra de un gobierno que en quince meses lo que ha hecho es recomponer un País que le fue entregado desmembrado; es de admirar que el presidente en tan corto tiempo haya puesto a la nación a niveles que no veíamos hace años. Ahora bien, nos podríamos preguntar: ¿porque al anterior gobierno todo se lo dejaron pasar? ¿Porque no salieron masivamente a las calles a protestar por políticas nefastas? Algo hay en el canto de la cabuya. En estos días el expresidente Andrés Pastrana alerto en una carta al presidente Duque de que una mano negra estaba detrás de todas estas agitaciones. Aún queda un poco de mermelada para untar al pan del negociado del gobierno anterior.

¿A que nos ha llevado el paro? A obstaculizar el crecimiento y desestabilizar económicamente a las familias trabajadoras; se estima que el comercio ha perdido más de un billón de pesos durante los días de parálisis; aquí quienes pierden claramente son la clase trabajadora. En un mes de diciembre la mayor parte del comercio contrata personal extra para atender la demanda tradicional del mes; muchas personas arreglan su navidad con un puesto de trabajo extra, esto lo produce el comercio que está siendo afectado. No solo las ventas en general han bajado; sus locales comerciales han sido atacados por los vándalos. 

El otro punto negro son las muertes y lesiones físicas que esto ha producido. ¿Sobre quienes debe recaer el fallecimiento de jóvenes que han sido usados para agitar la protesta? ¿Quién les responde a las familias de los agentes de policía lesionados?  Mientras los promotores del paro están a sus anchas en lujosas oficinas o casas, unos idiotas son usados para poner el pellejo en peligro. Parece que participar en agitaciones cuyo fin es destruir los bienes está de moda; es lamentable como la sociedad se deja manipular por ideas que solo buscan alimentar el odio personal de quienes siempre han mostrado ese lado rebelde, eso que va en contra de lo establecido; pareciera que la idea de quienes agitan a la población fuera la imposición de las ideas a cualquier costo. El odio visceral por los demás es su razón de ser, lo tienen impregnado en su corazón. 

Parece que participar en agitaciones cuyo fin es destruir los bienes está de moda; es lamentable como la sociedad se deja manipular por ideas que solo buscan alimentar el odio personal Clic para tuitear

No sabemos hasta cuándo será mantenida esta protesta; pero lo que sí sabemos es que el único perdedor en todo esto será el pueblo, el ciudadano de a pie, aquel que tiene que salir a diario de su casa a buscar el sustento de su familia. Por estas razones y muchas más yo digo, #NoMasParo

Hoffman Pacheco Gómez
Acerca de Hoffman Pacheco Gómez 30 Articles
Doctor en Divinidades, Licenciado en Teología, Capellanías y Defensor de Derechos Humanos con estudios en el Seminario Mayor Anglicano de Colombia Escuela de Teología y Ciencias Religiosas. Líder Social con más de 28 años de Servicio en varias Comunidades en Colombia. Conferencista y expositor bíblico con experiencia de más de 25 años en Colombia, Estados Unidos y otros países. Consultor y Asesor de empresas en los temas de crecimiento, superación personal y manejo de conflictos derivados de la relación familiar y laboral. Ha estado residenciado en Colombia en las ciudades de Barranquilla, Medellín, Sincelejo, Bogotá. También en Lima- Perú y en los Estados Unidos. Escritor, Director General de LAN, Liderazgo de Alto Nivel. Presidente durante 12 años de Iglesia Centro Internacional de Alabanza Barranquilla. Certificado y ordenado como Pastor el 5 de diciembre de 1.999. Consejero familiar y en Adicciones. Terapeuta y Facilitador de Comunidades de adictos y Gestor de Convivencia Social del S.E.N.A. Experto en el tratamiento de adicciones y en resolución de conflictos familiares. Mi mayor habilidad es la enseñanza. He formado durante más de 25 años personas que sirven con excelencia en sus diferentes disciplinas de trabajo. Puedo ser profesor universitario en áreas afines a mi formación profesional. Soy experto en capacitación y superación personal profesional. Hoy en día dedicado a tiempo completo como conferencista invitado frecuentemente a los Estados Unidos y otros países a entrenar Lideres en iglesias cristianas. Asesor de comunidades cristianas y equipos de pastores y líderes para llevarlos a realizar un trabajo de excelencia en el ministerio cristiano de avanzada.