Los jóvenes en defensa de lo correcto

Aldumar Forero Orjuela

Aldumar Forero Orjuela
Pero como los izquierdistas saben que leyendo se conoce la historia, la verdadera y única historia entonces otro objetivo de ellos son las escuelas, colegios y universidades para entorpecer el conocimiento. Clic para tuitear
Aldumar Forero Orjuela

En Colombia estar a la “moda” es ser antiuribista, progresista, adulador de la izquierda radical, estar a favor de las nuevas “tendencias”, negociar el Estado, estar en contra de las tradiciones y los valores, todo esto es estar en la “onda”, ya no importa nada, han convertido el sagrado derecho de la libertad en libertinaje donde atropellan lo más valioso de la sociedad.

Pensaba uno que los políticos como servidores públicos preservarían los valores que mantienen una sociedad, que trabajarían por que cada uno de los ciudadanos vivan mejor, sin necesidad, con unos valores sociales que fomentan el crecimiento colectivo, pero no, en Colombia pasa todo lo contrario, aquí los políticos en su gran mayoría de izquierda aúnan el camino al caos, la violencia, el desastre, la incertidumbre en donde el pueblo sufre y ellos hacen política con eso.

Lo paradójico en Colombia es que los políticos de izquierda dicen que quieren construir un mejor país – que porque el actual es un desastre – pero utilizan las vías de hecho para exacerbar a la población y que los populistas demagogos lleguen al poder. Me pregunto, ¿será un buen gobierno aquel que llega a través del caos y la violencia?, por supuesto que no, ellos no tienen otra cosa que tener el poder para implementar un Estado que les beneficie sus intereses particulares, ellos conciben el poder como la forma en consolidar un proyecto perverso que solo beneficie a una caterva de sujetos.

Entonces quienes nos atrevemos con convicción a defender unos valores elementales por la salud de la República nos tachan de lo peor y le hacen creer a un grupo de la población de que la defensa de la libertad, el orden, la democracia, los derechos humanos de todos es ser anticuado, retrógrado y criminal. Si alguien defiende la fe como algo importante para los ciudadanos la “moda” dicen que es criminal; si alguien defiende la familia como la base de la sociedad dicen que eso es restringir el libre desarrollo de la personalidad y por ende eso es ser criminal; si alguien decide defender a las fuerzas del orden para que los ciudadanos se sientan seguros dicen que se está de lado de la represión y el crimen. Todo esto promovido por políticos de izquierda.

Lo que ha pasado con la Rama Judicial colombiana es la muestra de lo incorrecto en una sociedad, la justicia ya no se respeta, ya no es faro moral como antes se conocía, sino que la han convertido en una cantina en donde se reparte a diestra y siniestra procesos judiciales que encubren a políticos corruptos con el único objetivo de que en el futuro magistrados sen elegidos para cargos públicos. Ahora con lo sucedido con el expresidente Álvaro Uribe Vélez se ratifica que la justicia es todo menos imparcial, correcta y moral.

Los jóvenes como yo, que defendemos unas ideas, que trabajamos por un objetivo supremo que no es otro que construir un mejor país defendiendo la institucionalidad y la democracia hemos sido objeto de insultos, amenazas y difamaciones por quienes quieren ver un país en caos y con un único pensamiento. En Colombia es difícil ser un joven uribista porque nos señalan, nos dicen que somos jóvenes pertenecientes de una secta y que solo rendimos pleitesía a un líder político.

Quienes critican de manera grosera, porque no son capaces de hacer críticas constructivas porque su pensamiento moral e ideológico no se los permiten a los jóvenes uribistas solo lo hacen con un solo objetivo, impedir que la juventud crea en que los principios en una nación no es estar del lado de la criminalidad o de la burocracia sino de la libertad y el futuro de la patria.

Hay que decirlo, la izquierda ha sido exitosa sembrando cizaña entre la población, sobre todo en la población joven, aquellos nacidos a finales del siglo XX y los nacidos en este siglo han sido para los políticos de izquierda su bastión más grande, son tan perversos estos sujetos politiqueros que juegan con la ignorancia de los jóvenes aprovechando de que no vivieron en carne propia la guerra interna. Pero como los izquierdistas saben que leyendo se conoce la historia, la verdadera y única historia entonces otro objetivo de ellos son las escuelas, colegios y universidades para entorpecer el conocimiento y llevar a la juventud para que comulgue con esas ideas destructoras.

Todo esto pasa en Colombia lamentablemente pero también ocurre otra cosa que es muy positiva,  muchos jóvenes creemos en unos principios inquebrantables y los defendemos a ultranza así a muchos políticos no les guste, así usen artimañas para deslegitimar a un grupo de jóvenes, hagan lo que hagan seguimos firmes en la lucha por cuidar un país.

Aldumar Forero Orjuela
Acerca de Aldumar Forero Orjuela 64 Articles
Aldumar Forero Orjuela, nací el 12 de noviembre de 1998 en Bogotá D.C., estudiante de Economía de la Universidad de la Salle. Egresado del colegio Externado Porfirio Barba Jacob de Bogotá, de este colegio soy Bachiller Técnico. Durante mis últimos años de bachiller trabaje en prácticas como "asesor" contable en la misma institución académica; técnico en Asistencia Administrativa. Miembro activo del grupo más grande de jóvenes en Colombia en materia política, Universitarios del Centro Democrático (UNICD). Mi pasión la política de mi país, mi interés la coyuntura mundial.