Los juicios de la “Primera Línea Clic para tuitear

Durante las jornadas del Paro Nacional que se vivieron en lo corrido de este año, fueron muchos los participantes, desde organizaciones sindicales hasta organizaciones gremiales, desde la tercera edad hasta los más jóvenes, muchos actuaron de manera correcta, pero muchos otro no. Para tristeza del país, un grupo de “jóvenes universitarios” se agrupó de manera consciente y estructurada bajo un conjunto que ellos mismos denominaron “Primera Línea”, el cual, supuestamente, tiene como propósito, la “defensa” de los manifestantes de las acciones del ESMAD lo que es completamente falso. Para nadie es un secreto que ese autodenominado grupo, cometía acciones terroristas, violentas y completamente fuera del marco de la ley y la legitimidad.

Mientras se vivían los momentos más oscuros y angustiantes del paro, tras semanas de gran violencia por parte de un grupo de manifestantes, tras los saqueos y destrucción a bienes públicos y privados y tras los días interminables de bloqueos y desabastecimientos, se fraguaba la organización de un grupo incitador de violencia, una estructura conformada por “universitarios”, la palabra universitarios se debe colocar en comillas ya que alguien con los mínimos conocimientos y valores, no actuaría de la forma como estos sujetos actuaron, amparados bajo el débil argumento de una juventud inconforme con el actual y pasados gobiernos y sus decisiones. Aquellos miembros de este grupo violento, posaban como héroes defensores de los ciudadanos, los podíamos observar con una actitud campante sosteniendo escudos artesanales y elementos donados por senadores incitadores, orgullosos y sin escrúpulos aceptaban entrevistas con medios internacionales para mostrar un relato de la historia, el cual, era falso en su totalidad.

Con el pasar de los días y meses, se empezaron a recolectar elementos que sirvieron como prueba para desenmascarar las verdaderas intenciones y las acciones criminales que realizaron en el marco del Paro Nacional los integrantes de la autodenominada “Primera línea”, elementos que han sido revelados de manera paulatina para no entorpecer las acciones investigativas realizadas por los entes correspondientes y que ya han rendido fruto en el marco judicial.

En las semanas y horas pasadas, hemos observado como algunos miembros de este grupo, han caído en las manos de la justicia colombiana, dando a descubrir sus actuares macabros y retorcidos los cuales parecen copiados de una película de terror. Curiosamente, a estos personajes, nunca se les pasó por la cabeza que fueran a ser requeridos por la justicia, ya que se amparaban bajo un falso pedestal moral y al mejor estilo de Maquiavelo, profesaban que el fin justifica los medios, llegando a cometer delitos como secuestro, tortura y homicidio. Preocupantemente, los políticos que incitaron de manera directa la violencia, no han sido llamados por la justicia y ellos jugaron un papel fundamental en las acciones cometidas, por ende, no deben ser puestos en un segundo plano y deberán responder judicial y políticamente.

Lo anterior es una muestra de que las acciones tienen consecuencias y que, como ciudadanos, debemos reflexionar sobre la importancia de proteger a nuestro país, a nuestras instituciones y a nuestras familias para que grupos de violentos como el mencionado, no tengan herramientas para atacar y desestabilizar a Colombia.

Juan José Salamanca
+ posts