En un par de años o menos tendremos nuestros Marielitos venezolanos, “El tren de Aragua, el tren del llano, el Coqui entre otros…” estableciéndose en las principales ciudades de Norteamérica imponiendo su crueldad… Clic para tuitear

Entre el 15 de abril hasta el 31 de octubre de 1980 ocurrió el mayor éxodo de ciudadanos cubanos autorizados por el genocida régimen castrista hacia EEUU, todos salieron del puerto de Mariel, a escasos kilómetros de la Habana, se estima que fueron aproximadamente 125 mil cubanos, el terrorífico régimen castrista se aprovechó de la benevolencia de la administración Cárter para mezclar entre su mayoría de honestos ciudadanos cubanos, a miles de delincuentes convictos que purgaban sentencia por delitos violentos en las cárceles castrista; la maquiavélica estrategia del hijo del mal “Fidel Castro” dio el resultado que él esperaba, no solo se quitó la carga económica que representaba alimentar a miles de delincuentes en sus mazmorras, también inundó la ciudad de Miami de delincuentes desalmados, provocando un caos de inseguridad y por ende social sin precedentes en la historia de los EEUU en los años 80 y 90.

 

Debo aclarar nuevamente para no herir sentimiento alguno, que en su gran mayoría de los exodianos de Mariel eran y siguen siendo personas decentes y trabajadoras, pero esa minoría que según los expertos en la materia estiman qué entre 2 mil y 4 mil de los 125 mil cubanos que arribaron en dicho éxodo, eran delincuentes confesos.

 

Ahora bien, reforzada esta tesis no podemos negar que entre los años 80 hasta finales de los años 90 la delincuencia se desbordó sin precedente alguno principalmente en la ciudad de Miami donde los capos narcotráficantes colombianos como Pablo Escobar, los hermanos Ochoa, Carlos Lehder entre otros, se aprovecharon del estatus migratorio (Pies secos y pies mojados) de esa minoría delincuencial cubana para blanquear sus capitales provenientes del narcotráfico y además sembraron el terror en las calles de Miami, al propio estilo de la exitosa película Cara Cortada “Scarface”, donde agarraron desprevenidos a su grandísima mayoría de honestos y trabajadores incansables ciudadanos cubanos.

 

Termino este crudo y tal vez ofensivo relato para algunos, pero muy bien documentado en los libros y tribunales de la historia criminal de la ciudad de Miami entre los años 80 y 90, pidiendo disculpas a los millones de cubanos de bien que contribuyeron y siguen contribuyendo incansablemente a enaltecer los valores éticos, morales y económicos del condado de Miami Dade (EEUU) y sumando.

 

A la vista de todos y sobre todo con la ingenua benevolencia de la administración Biden, están ingresando diariamente por la frontera sur de EEUU vía México, aproximadamente 2 mil venezolanos diariamente desde que asumió la presidencia Joe Biden, si, diariamente y en su gran mayoría ilegalmente.

 

No estoy en contra del ingreso de miles de coterráneos que huyen de la miseria y la persecución política y criminal de los narcos genocidas chavistas, a pesar que según artistas e influencers prepagos
Venezuela ya se arregló, sino del ingreso sin control de ciudadanos de cualquier país a otro; la seguridad de todo país depende necesariamente de los controles migratorios de antecedentes criminales de aquellos que por razón humanitaria o no desean emigrar a otro país, deben necesariamente someterse a dichos requisitos, sine qua non, exigidos por las autoridades locales, y así dicha autoridades podrán minimizar los riesgos de seguridad pública del colectivo común del país anfitrión “Ley y orden”.

 

Los desmanes migratorios avalados por la administración Biden que están ocurriendo específicamente en la frontera de EEUU con México tienen desmoralizados a los cuerpos de seguridad estadounidense, ellos saben por experiencias previas que esta descontrolada apertura de sus fronteras traerá nuevamente el caos criminal vivido en los años 80 y 90.

 

Finalizo mi tedioso artículo vaticinando lamentablemente que; en un par de años o menos tendremos nuestros Marielitos venezolanos, “El tren de Aragua, el tren del llano, el Coqui entre otros…” estableciéndose en las principales ciudades de Norteamérica imponiendo su crueldad inhumana a través de lo que mejor saben hacer, sicariato, extorsión, robos, secuestros, prostitución, tráfico humano y muchos delitos más…, dignos herederos del socialismo del siglo XXI, el hombre nuevo creado por el desquiciado apátrida de Hugo Chávez, y si, nosotros los venezolanos seremos sus primeras víctimas; está mas que comprobado por estudios realizados a un inmenso número de delincuentes por los mejores criminólogos del mundo que; en el éxodo territorial de un delincuente sus primeras víctimas son sus coterráneos, ya que con ellos logran en su malvada psiquis criminal una zona de confort que lo alentará a pulular hacia otros elementos, es un hecho que ocurrirá lamentablemente, cuando y donde comenzará no es un acertijo del corto tiempo…, es una realidad que estamos viendo a través de las redes sociales a diario, donde estos indeseados elementos humanos se hartan publicando sus travesías para advertirnos descaradamente que ya están llegando, a sabiendas que pasarán la frontera sin mayor problema, aprovechándose de la pandemia más letal de la humanidad como lo es el socialismo, que a pasos lentos pero seguros está carcomiendo la democracia más solida del mundo, con la complicidad de quienes se hacen llamar defensores de los derechos humanos, enemigos empedernidos de la Ley y el Orden!.

 

P.D. Para exigirle al estado nuestros derechos civiles y humanos, primero debemos cumplir nuestros deberes y obligaciones no solo con la sociedad sino también con este.

Un gran abrazo para todos.

Salvatore Lucchese
Web | + posts

Abogado Cum Laude. Católico, Apostólico, Romano, profundamente Mariano. Diestro! Columnista

Comparte en Redes Sociales