Los once principios nazi, usados por la izquierda

Jamer Chica

Jamer Chica
Los once principios nazi, usados por la izquierda. Por Jamer Chica Clic para tuitear
Jamer Chica

Hace una semana, revelé la primera parte de la estrategia empleada por los sectores de izquierda y el denominado “santismo”, para desposicionar la imagen del Presidente Duque y del uribismo. Se describió con gran tino, cada uno de los componentes que han sido utilizados a lo largo de los dos primeros años del Gobierno actual.

 

Ahora bien, lo más paradójico, es que su despliegue táctico se ha fundamentado en los principios creados por Joseph Goebbels, jefe de propaganda del nacismo, como método de persuasión y ataque al enemigo. 

 

A continuación, se describe brevemente cada uno de los principios del nacismo, manual que ha empleado el “bloque antiuribista” como método de ataque, sin entrar en detalle de las acciones que se han puesto en marcha en cada una de las siguientes categorías:

 

Principio 1 – Simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo; individualizar al adversario en un único enemigo. (Álvaro Uribe)

 

Principio 2 – Del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; (Antiuribistas, oposición al Gobierno Nacional)

 

Principio 3 – La transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. “Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan” (Campaña de noticias falsas sobre el Gobierno, imputarle al Presidente todo lo que sucede)

 

Principio 4 – Exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en un hecho grave. (Falsas amenazas, auto atentados, águilas negras, asesinato de líderes sociales, etc.)

 

Principio 5 – Vulgarización. “Toda propaganda debe ser popular, dirigida a la mayoría de los individuos. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. (Campaña de humor negativo con caricaturistas, series de desinformación y rumorología por redes sociales)

 

Principio 6- Orquestación. “La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente”. “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad” (etiquetas: Paraco, falsos positivos, Ley 100, Porky, Uribestias)

 

Principio 7- Renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos, a un ritmo tal que cuando el adversario responda, el público se interese en otra cosa. (escándalos, rumores, noticias falsas y movilización)

 

Principio 8- Verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos de informaciones fragmentarias. (Contratar activismo negativo a través de medios e influencers – actores, periodistas, cantantes, columnistas, modelos)

 

Principio 9- Silenciación. Callar sobre las cuestiones de las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen al adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines. (Bolsa de Petro, corrupción de la izquierda – Contratar periodismo aliado)

 

Principio 10-Transfusión. La propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, como un complejo de odios y prejuicios tradicionales; se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas. (Interlocutores de la oposición con tribuna y capacidad de movilizar desde el Capitolio, las Alcaldías y las Gobernaciones)

 

Principio 11- Unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente que piensa en que “todo el mundo” está de acuerdo con sus postulados, creando impresión de unanimidad. (Usar lenguaje incluyente y tomar la delantera en agenda de matrimonio gay, igualdad de género, aborto, racismo, etc.)

 

En consecuencia, los grupos políticos de oposición al Gobierno de Iván Duque, se han organizado con gran precisión y han hilado una estrategia política de ataque, que emplean técnicas usadas en las campañas negras, de la cual han participado diversos personajes de la vida pública nacional, con el fin de “allanar el terreno para que los sectores de oposición (la izquierda y aquellos que se hacen llamar de centro) logren tomarse el poder en las justas electorales de 2022.