¡Los pájaros tirándole a las escopetas!

José Ignacio Lombana Sierra

¡Los pájaros tirándole a las escopetas!

¡Los pájaros tirándole a las escopetas! Columna de José Ignacio Lombana Sierra Clic para tuitear

Las FARC una vez más se aprovechan de la situación, y con su doble moral y su juego semántico de siempre buscan burlarse otra vez de todos los colombianos, de la comunidad internacional, así como de las instancias judiciales multinacionales, y pretenden salir impunes. Claro, como con la ayuda de FarcSantos lo están consiguiendo, por qué no seguir cn el sainete.

Esta semana el país y el mundo entero vio y así quedó registrado en fotos que no han parado de dar vueltas, lo que se creía imposible: al ex presidente Uribe reunido con las FARC, con Cepeda, Petro, con sus esbirros  y con todos los actores políticos de todas las corrientes que hay en Colombia, tratando de apostarle a la falsa paz de Santos y las FARC, buscando una salida para hacer menos ignominiosa la JEP para el país y para los militares y policías que desean por falta de garantías someterse a esa “jurisdicción”.

¡Pero más se demoró en salir humo blanco de esa reunión impensable, que las FARC con su descaro de siempre, en pedir la intervención de las Corte Penal Internacional si se hacen cambios a lo “pactado”!

Lo pactado fue negado, gústele al que le guste y al que no también. Discúlpenme, pero el que la Corte Constitucional le haya juagado el jueguito a Santos y a las FARC, no legitima la derrota del SI.

Lo pactado fue negado, gústele al que le guste y al que no también. Discúlpenme, pero el que la Corte Constitucional le haya juagado el jueguito a Santos y a las FARC, no legitima la derrota del SI. Clic para tuitear

Pero como las FARC ya tienen prácticamente sus indultos y la amnistía asegurados, así no confiesen, reparen y no pidan perdón, porque cuentan para ellos con una JEB (Justicia Especial de Bolsillo) como alguien en estos días acertadamente la describió, se rasgan las vestiduras esos bandidos y amenazan con la CPI a todos los demás. Y no resultaría extraño que venga la CPI se lleve a todo el mundo para La Haya, y deje aquí a las FARC porque ya fueron juzgados por la JEP.

¡Son los pájaros tirándole a las escopetas! Son las FARC las que ahora nos amenazan con la CPI a todos nosotros, cuando son ellos los que deberían estar allá respondiendo por Mitú, Miraflores, Gutiérrez, Bojayá, Patascoy, etc., etc., etc., y 1000 etcéteras más!

Aseguran desesperadamente que están buscando ofrecer garantías  para las FF.MM con la creación de salas especiales para ellos en la JEP integradas por “magistrados” que ofrezcan confianza en el proceso a los militares y policías, bajo premisas tales como, que en derecho las cosas de deshacen como se hacen, y que con ajustes a la Constitución o mejor, al adefesio ese del acuerdo de La Habana lo van a conseguir, porque todo es posible siempre que el fin sea salvar el acuerdo y a las FARC, buscando el menor mal para los militares y policías.

Estoy convencido que la solución ha estado desde siempre en la Constitución Política de Colombia desde que fuimos supuestamente un estado libre y tuvimos una vida republicana por allá en 1810. Está en el actual artículo 221 de la Constitución de 1991, y no es nada nuevo, es el Fuero Penal Militar.

La Justicia Penal Militar se basa justamente en el principio de especialidad y del juez natural, en donde los militares juzgan a los propios militares, buscando la coerción, unidad y disciplina de la Fuerza.

La Justicia Penal Militar se basa justamente en el principio de especialidad y del juez natural, en donde los militares juzgan a los propios militares, buscando la coerción, unidad y disciplina de la Fuerza. Clic para tuitear

El debilitamiento del Estado, fruto de lo permeado que se encuentra por la izquierda socialista en todas sus esferas del poder público, y en particular en la Rama Judicial, ha con llevado la redución del Fuero Militar a su mínima expresión, dejándolo casi en un simple fuero disciplinario, lo que jamás será.

El Fuero Penal Militar no es una patente de corso para delinquir como se ha querido mostrar. Es una garantía fundamental para los miembros de la Fuerza Pública, para asegurarles que por los actos del servicio serán juzgados por sus pares bajo sus reglas, porque cierto es que solamente quien ha vivido como un soldado puede juzgar su actuar. Por algo dicen: ¡Una vez solado, siempre soldado!

Así las cosas, el Fuero Penal Militar como garantía fundamental opera como un factor de atribución de competencias, nada más, no la fuente de impunidad que la izquierda y la guerrilla desde siempre han pretendido mostrar. Ahí están las decisiones que se han adoptado por esa Jurisdicción a lo largo de nuestra vida republicana.

La JPM no es perfecta, porque como toda justicia terrenal, es operada por seres humanos.

Los militares no pretenden un trato “diferenciado”, porque desde un inicio son distintos a los bandidos. Quieren es ser tratados con respeto, el que se han ganado no con el sudor de la frente, sino con la sangre derramada por la libertad de todos y no ser equiparados con los bandidos que han combatido con la vida. Quieren ver respetado su honor, y no le temen a la justicia cuando saben que serán tratados con garantías, con justicia.

Tal vez muchos no conocen ni saben qué hace la JPM. El poco espacio de esta columna no me permite lamentablemente extenderme en ello.

El Código de Justicia Penal Militar consagra delitos típicamente militares. Pero también remite y permite la aplicación por parte de los Jueces Militares de las normas ordinarias en materia penal. Lo que cambia entonces, so pena de resultar poco técnico en la explicación, porque eso tiene más de largo y de ancho, pero es para hacerme entender, es el juez y el procedimiento.

Pero hay algo que no le han dicho a mucha gente, y es que la JPM puede sancionar hasta con 60 años de prisión a un militar o policía por un homicidio, mientras la JEP no.

Lamentablemente las Cortes, la Constitucional principalmente mediante sentencias de constitucionalidad en que se acude a la aplicación de tratados internacionales en materia de DD.HH y DIH, fue diezmando indebidamente el alcance del fuero para excluir de su ámbito conductas consideradas como crímenes de lesa humanidad, por creer que la JPM lo que hace es absolver sin más a los sometidos a su jurisdicción, desconociendo que si es una justicia especializada, debe entonces justamente conocer de lo que la hace especial: la guerra.

Colombia se ha destacado en el mundo por andar suscribiendo cuanto tratado en materia de DD.HH o relacionado con esto le pongan por delante sin pensar en su realidad nacional y en las consecuencias futuras.

Colombia se ha destacado en el mundo por andar suscribiendo cuanto tratado en materia de DD.HH o relacionado con esto le pongan por delante sin pensar en su realidad nacional y en las consecuencias futuras. Clic para tuitear

Pero si de cambiar la Constitución (parcialmente) se trata para salir del atolladero y si a eso estamos dispuestos, así hayamos dicho NO la mayoría, hagámoslo bien, y de una vez por todas restablezcamos el fuero militar pleno, como debe ser.

No alimentemos más con carne de cañón de soldados, policías y sus familias a ese Kraken nacido en La Habana llamado JEP, a la que concurren cada vez más militares y policías desesperados, como atraídos por un canto de sirena afanados por volver a estar en esta navidad con sus familias, sin importar qué pueda pasar con ellos en unos meses, porque la angustia y la privación de la libertad injusta a la que han sido sometidos por Fiscalías Especialidades en DD.HH y por jueces de izquierda pueden más que el valor y arrojo que mostraron en el combate.

La privación injusta de la libertad a logrado menguar el valor y la moral de las tropas, como no lo hace el miedo a morir en el fragor de la batalla por las balas que pasan silbando sobre las cabezas de nuestros soldados y policías.

No saben que van camino al matadero. Que van derecho a ser obligados a confesar crímenes que no cometieron, porque hay que confesar algo para obtener beneficios, no importa qué.

Y qué pasará entonces cuando desde lo más profundo de su ser emerja su conciencia, vistiendo el uniforme de gala y les recuerde su honor militar o policial y el juramento que hicieron en su momento, y les haga reflexionar sobre el atropello al que están siendo sometidos, y tengan que ver como terminaron igualados a los bandidos que combatieron, los que al final, resultaron impunes y premiados por un gobierno corrupto, saliéndose una vez más con la suya porque no tenían nada que perder y si todo para ganar.

La justica para los militares y policías es un principio, es un valor; es un imperativo categórico en su vida por su recia formación y disciplina que siempre han estado dispuestos a defender con la vida, y solamente esperan a cambio por ello un trato digno y justo, que al final no es nada, o lo es todo.

Es hora de tener un estado fuerte, que no tiemble ante el terrorismo armado, pero tampoco ante el que se hace con la ley y el aparato judicial.

Los militares y policías no necesitan una justicia especial de transición, porque sencillamente ellos no tienen que pasar de la ilegalidad a la legalidad.

Los militares y policías no necesitan una justicia especial de transición, porque sencillamente ellos no tienen que pasar de la ilegalidad a la legalidad. Clic para tuitear

Los militares y policías lo único que necesitan es que su justicia militar sea plenamente operante. Ser juzgados por las reglas de la guerra, y por sus propios códigos de honor, nada más. El que resulte culpable que responda con el peso de la ley de verdad, pero con garantías.

Todo esto se habría podido evitar si Santos cuando era Ministro de Defensa no se hubiera opuesto férreamente a la implementación del fuero pleno que con la reforma al Código Penal Militar de 2010 se proponía, llevando al Gobierno a una equivocación imperdonable. Ahora vemos una vez más como todo era parte de un plan perfecto para que las FARC se hicieran con el poder e imponernos la izquierda sus ideas comunistas y socialistas.

¿Si lograron que la JEP pueda sancionar con las irrisorias penas alternativas homicidios y secuestros, por qué no permitimos que la JPM juzgue a los militares y policías con todo el peso de la ley que desde siempre ha aplicado?

Avatar
Acerca de El Parche del Capuchino Opinión sin fronteras 469 Articles
Medio de comunicación y opinión alternativo